El voto en blanco

sábado, 7 de diciembre de 2013

Foto: Stefan Beutler
Sobre el voto en blanco circulan conceptos equivocados, afirmaciones no contrastadas, desencantos somatizados e interpretaciones interesadas: el voto en blanco es una muestra de abstención activa; el voto en blanco es una expresión de disconformidad del votante con todos los partidos que se presentan a unas elecciones; el voto en blanco es una manera de manifestar indiferencia por todos los partidos; el voto en blanco es un cheque en blanco para el partido mayoritario; el voto en blanco es un voto para el partido ganador; el voto en blanco es un voto igual que el voto nulo; el voto en blanco es un voto sustractivo; el voto en blanco es un voto a los escaños vacíos; el voto en blanco es un voto inútil; el voto en blanco es un voto útil… No es cuestión de opinión, es cuestión de legislación. Según la Ley Orgánica 5/1985 del Régimen Electoral General, el voto en blanco es un voto válido, útil para calcular el porcentaje a partir del cual los partidos obtienen representación en las cámaras e inútil para calcular el reparto de escaños en las cámaras. Por tanto, el voto en blanco no es un voto de apoyo al partido mayoritario, sino un voto de castigo a los partidos minoritarios, que, cuando hay muchos votos en blanco, tienen más difícil su acceso a las cámaras, porque les cuesta más alcanzar el porcentaje mínimo. Esto es lo que hay. De haber reforma electoral, podrían variar los porcentajes mínimos, podrían aparecer los escaños vacíos representativos, podrían sustituirse los cocientes de D'Hondt, etcétera, etcétera. A ver si va a tener razón Churchill en aquello de que "tras un recuento electoral, sólo importa quién es el ganador; todos los demás son perdedores", incluidos, por supuesto, los del voto en blanco.

3 comentarios:

Malpicán dijo...

Rojillo, ben sabe usted que eu voto azul gaivoteiro pero levo sempre camiseta e calzón blancos, aínda que nas mozas da gasolinera gústame a roupa interior negra ou bermella e na miña Santa xa estou acostumbrado ó color carne dende que nos casamos.

José Vota dijo...

SI HAY QUE IR A VOTAR,
SE VA,
PERO VOTAR PA NÁ
ES TONTERÍA.

Felipe dijo...

El voto en blanco es un símbolo de la mente de la encargada, como el papel higiénico que usa en el despacho del jefe para limpiarse el mentón y las mejillas.