El jersey con reno

miércoles, 25 de diciembre de 2013


Lo must en USA durante estas entrañables fiestas navideñas es vintage: el clásico, setentero y ochentero, jersey con reno. El jersey con reno era entonces regalo de una bienintencionada abuela o una desorientada tía lejana. El jersey con reno es ahora prenda de culto de rastro cosmopolita o mercadillo de ropa usada, a razón de 30 dólares por pieza en el mercado urbano. Prenda hortera y rural por excelencia, a menudo se agota en los puestos ambulantes de las metrópolis y es preciso pedirla por Internet. Papá Noel, el hortera conductor nómada de renos, está contento con la nueva promoción de su medio de transporte y con las ventas de jerséis con renos. La moda hace furor. Se trata de conseguir y lucir el jersey con reno más hortera, kitsch, chabacano, ordinario, vulgar y desfasado. Se trata de competir y ganar algún concurso de jersey con reno más feo de entre los muchos que se organizan en grandes superficies comerciales, maratones populares, sucursales bancarias, agencias aseguradoras, mercados de abastos, pisos de estudiantes, gimnasios de culturistas, salas de bailes o casas de citas. Ya no se trata de parejas de abuelos con jerséis con renos, en cabañas de la América profunda, sentados ante la chimenea, leyendo Un cuento de Navidad de Charles Dickens, antes de irse a la cama y no soñar. Ya no se trata de parejas de hippies con jerséis con renos, en cabañas de la California profunda, sentados ante la chimenea, escuchando vinilos de The Who o The Animals, antes de hacer el amor y no la guerra. Ya no se trata de abuelos con jerséis con renos cantando villancicos de tradición popular, ni de hippies con jerséis con renos fumando marihuana de producción casera. Se trata de recuperar la venta del jersey con reno, se trata de recuperar el consumo, pero también se trata de recuperar la identidad. El capitalismo a veces tiene cosas que emocionan.

5 comentarios:

Funcio dijo...

Ay, Narito! Conta eiquí quen che fai eses jerséis de lana cheos de renos de Laponia.

¿Escolles ti as cores ou son cousa das modistas?

Nario dijo...

Funcio, qué, vacilando por fiestas, o qué?

Lo difícil es llevarlos con estilo, incluso los que me hacen para el verano.

Rebe dijo...

Pues en Zara hay jerséis con reno monísimos y muy favorecedores.

Asun dijo...

¡Dios mío, es INCREÍBLE, el señor Armas ha puesto una foto bonita y decente en su blog! Me alegro aunque estoy muy triste porque ardió el Santuario de la Virgen de la Barca de Mugía.

estrella dijo...

Los renos son tan entrañables porque sus cuernos no son peligrosos. Son grandes y retorcidos, pero no pinchan, los pitones de los toros o los cuernos de los elefantes sí que hacen daño.
Es cierto que cuando se pelean entre ellos se enzarzan por los cuernos y se pasan así horas.
En fin, que hay cuernos enormes casi inofensivos y unicornios que son unos verdaderos plastas.
Como los hombres, vaya.
Bss