A quema ropa

sábado, 30 de noviembre de 2013

Foto: Bruno Dayan
A quemarropa es disparar a poca distancia. A quema ropa están en Bangladesh a distancia de las sedes occidentales de las multinacionales textiles. Empleados enfurecidos queman la ropa de una fábrica en Gazipur, cerca de Dacca (Bangladesh), provocando un gran incendio, en el que no hubo muertos porque justo antes hubo desalojo. Por el suelo quedan las prendas quemadas con sus etiquetas de Gap, Wal-Mart Stores o American Eagle Outfitters. Cuando se dice que en Occidente ha muerto el sistema fordista de producción industrial, caracterizado por las grandes factorías, cuando en Detroit, Chicago, Manchester o Madrid cierran las grandes empresas que transformaban la materia prima hasta convertirla en un bien de consumo final, cuando los economistas teóricos lo explican todo con la deslocalización productiva, la fragmentación multiplanta, propia de la globalización… esta fábrica de Gazipur cuenta con 18.000 empleados en plantilla y Bangladesh cuenta con más de 4.000.000 de trabajadores en un sector textil que ha convertido al país en el segundo exportador mundial de ropa, tras China. Pero, los trabajadores no están enfurecidos por la especialización, por la división del trabajo, sino por las condiciones del trabajo: contratos precarios, salarios miserables, jornadas interminables, riesgos laborales y fábricas mal construidas. Hace unos meses las imágenes del hundimiento del edificio Rana Plaza (Savar, Bangladesh), donde trabajaban 4.000 empleados en la producción de ropa para firmas multinacionales, de los cuales más de 1.000 quedaron sepultados, recorrieron los noticieros occidentales como si de una catástrofe natural se tratase. Algunos a quema ropa ni se inmutan, a quemarropa sí. No obstante, ya decía Galeano que "el capitalismo, como Dios, tiene la mejor opinión de sí mismo y no duda de su propia eternidad".

Foto: Bruno Dayan

1 comentarios:

Rebe dijo...

¿Zara no tiene fábricas en Bangladesh, verdad?
Me rompería el corazón.