La nación y la caza

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Foto: Stephan Wurth
Lo que es de la nación es nacional. Lo que es nacionalista es nacional. El diccionario de la R.A.E. define el nacionalismo como "el apego a la propia nación y a cuanto le pertenece, así como la doctrina que exalta en todos los órdenes la personalidad nacional completa". Lo que es real es nacional. Hay muchas instituciones y organismos nacionales, por ejemplo: la Monarquía, la Real Academia Española de la Lengua, la Real Federación Española de Caza o los Parques Nacionales. En el Reino de España su Católica Majestad (tratamiento oficial correcto) pide perdón por haber cazado elefantes en Bostwana: "Me he equivocado, no volverá a ocurrir". El Rey caza, pero lejos. La caza de elefantes es la caza mayor mayor, por el tamaño de la pieza. Es una caza mayor lejana, pero arriesgada. Para no arriesgar la integridad física del monarca, para tenerlo cerca, para tenerlo ocupado, sería mejor organizarle cacerías nacionales en Parques Nacionales. El anteproyecto de ley de Parques Nacionales prohíbe la caza en estos espacios protegidos. La Real Federación Española de Caza, en boca de su presidente, Andrés Gutiérrez de Lara, lo considera una "estupidez grandísima", porque en estos parques son los guardas los que cazan para mantener el control de las especies, quemando sin más las piezas, con el consiguiente coste y despilfarro. Propone que sean los cazadores nacionales los que cacen en los Parques Nacionales. Propone que la economía se imponga a la ecología. Sería mejor proponer que la monarquía se impusiese a la economía para salvar la ecología. Cazando en Parques Nacionales, el rey recuperaría función, recuperaría buena imagen entre sus súbditos, recuperaría su figura nacional. Se recomienda la revisión de La escopeta nacional, de Berlanga. Los señores marqueses de Leguineche organizaban en la finca de "Los Tejadillos" una cacería como Dios manda: con aristócratas, herederos onanistas, ministros opusinos, curas, empresarios, amantes, actrices masoquistas… La vigencia de lo nacional cuatro décadas después del tardofranquismo. Ya dijo Berlanga que "los españoles tenemos una asombrosa predisposición a cagarla".

5 comentarios:

Asun dijo...

Señor Armas, ya estoy aquí tras mis semanas de veraneo y compruebo que usted sigue poniendo las mismas fotos pornográficas de siempre en los post. Lo que escribe no está mal, aunque a veces no lo entiendo, pero las fotos son innecesarias. Le prometo que entraré más en el blog si cambia el tipo de fotografías.

Gracias y un saludo.

estrella dijo...

Siempre me pareció un poco paradójico eso de distinguir entre caza mayor y caza menor solo basándose en el peso o tamaño de la presa. Al fin y al cabo, el objeto de la caza es sentirse más poderoso que la presa, a la que se abate, domina, manipula y explota. Sólo se entiende la caza si se comparte esa sensación de satisfacción que da el proceso de elegir presa, observar para conocer sus debilidades y costumbres, iniciar el acercamiento suave, aumentar el acoso y derribo definitivo. Y esta satisfacción es lógica si se abate un elefante o un jabalí, pero descubrir una presa que a otros ojos pasa desapercibida, que no abulta tanto pero que tiene unas costumbres y unos encantes diferentes, que no está en Parques Naturales ni hábitats específicos, y que cae irremediablemente........esa caza menor es realmente satisfactoria.
Bss..
P.D. Para presa también prefiero la caza menor.

Berta dijo...

Felipe, Conductor del Tranvía llamado Deseo, por ti atravesaríamos el desierto desnudas como la de la foto, cargándonos a todo cuanto jefe cabrón se nos cruzase en el camino.

Tus tres BBB
(Bea, Belén & Berta)

Siro dijo...

Lo más Nacional es la Fiesta Nacional.

Felipe dijo...

A veces tengo ganas de irme a cazar elefantes, no hipopótamos como mi jefe ni focas como la encargada.