Que nadie hable de lucha de clases

viernes, 23 de agosto de 2013

Foto: Emre Güven
Que nadie hable de lucha de clases. Hay que hablar de déficit público desorbitado. Hay que hablar de mercado de trabajo colapsado. Hay que hablar de lo pretenciosa que es la clase trabajadora por pretender trabajar. Hay que hablar de que la clase trabajadora se ha ido convirtiendo en una clase ociosa por los subsidios socialdemócratas. Hay que hablar de que el paro es resultado de las imposiciones de los sindicatos a los empresarios. Hay que hablar de la confianza en la clase media, porque todos somos clase media, a la vez que hay que desintegrar a la clase media real. Hay que hablar de la exigüidad de la demanda por la excesiva protección social derivada de políticas de izquierdas desfasadas. No hay que hablar de lucha de clases, porque, a ver si hablando de lucha de clases, caemos en la cuenta de que las rentas del trabajo han sido succionadas por las rentas del capital, como mandan los cánones de la derecha, y por ello las demandas de los pobres no se mueven mientras las fortunas de los ricos se mueven más que nunca. Hay que hablar de movimientos sociales, no de lucha de clases. Hay que hablar de la necesidad de una monarquía social que, por encima del gobierno democrático, por el interés general, lleve a cabo las reformas precisas para evitar el desorden callejero y el conflicto social, es decir, la lucha de clases. Si la monarquía social se muestra inepta, puede valer una tecnocracia social. No hay que hablar de lucha de clases pero está ahí, aunque la lucha está siendo ganada ampliamente por las clases altas, gracias a los tecnócratas que gestionan sus votos y a las clases populares que irreflexivamente les votan. Silencio, por favor, que nadie hable de lucha de clases.

2 comentarios:

Rebe dijo...

Siempre tuve tanta clase que estoy por encima de las clases.

CALATRAVA dijo...

DEMASIADO DENSO PARA AGOSTO.
ME LLEGA CON LUCHAR POR EL ESPACIO PARA MI TOALLA EN LA PLAYA Y CON LUCHAR CONTRA EL CALOR A BASE DE GIN-TONICS.