La piel de Coco Chanel

miércoles, 14 de agosto de 2013

Foto: Steven Lyon
Les gusta estar morenas porque así lo quiso Coco Chanel. Ella hizo siempre lo que quiso y las demás quisieron seguirla. Ella hizo moda de una inesperada exposición prolongada al sol que dio a su piel un tono oscuro que la hacía parecer más sana, más natural, más humana. Antes de Coco Chanel, los ricos querían tener la piel blanca, para diferenciarse de los pobres, que tenían la piel morena, no por naturaleza ni porque querían, sino por los efectos de la naturaleza sobre unas pieles curtidas en jornadas de sol a sol. La piel blanca de los ricos dejaba traslucir las venas de sangre azul. La piel morena de los pobres no dejaba traslucir la sangre roja. Desde los años veinte del siglo pasado Coco Chanel, además de impulsora de la piel morena, fue icono de la modernidad y del modernismo, de la feminidad y del feminismo, del lujo y de la lujuria. Una vida de glamour y savoir faire, pero con manchas en la piel. Hija de ama de casa y vendedor ambulante en familia humilde y numerosa; muerta su madre de tuberculosis, abandonada por su padre en un hospicio, bajo el cuidado de las monjas del Sagrado Corazón de María; en el orfanato "todos los días pensaba en como quitarse la vida, aunque en el fondo ya estaba muerta"; allí aprendió a coser y de allí deseaba salir para ser amada. A partir de ahí, sus amantes; cabaret, escritores, farándula, actores famosos; ficción sobre origen aristocrático, París, Biarritz, aristócratas famosos; sombreros, pilotos, perfumes, duques, barras de labios, empresarios, polvos de rostro, otros polvos… Una superviviente, una oportunista, que colaboró con los nazis, aunque luego sus amantes británicos lavaron su imagen. Su talento y las esencias de naranjo amargo y jazmín, combinadas con la madera de sándalo y la vainilla, del Chanel nº 5 fueron suficientes para relanzarla. Entrevista a Marilyn Monroe: "¿Qué se pone para dormir?"… "Una gota de Chanel nº 5"… "¿Y nada más?"… "Bueno sí, también pongo la radio"… Siempre la piel de la mujer y Coco Chanel. Para algunas Coco era la más feminista. Para unas Coco era la más femenina. Para otras Coco venía de "Cocotte (mantenida).

3 comentarios:

Deleg. Estudiantes Humanidades dijo...

'Coco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel' (2009), con Audrey Tautou, imprescindible en nuestra lista de descargas.

estrella dijo...

Estar morena favorece, aspecto de salud, de fuerza, la musculatura se aprecia mejor y las formas se definen. Pero estar morena tiene que ser una consecuencia, no un fin. Cuando sólo se busca estar morena, una se expone en exceso y lo que se pone es negra. Cuando lo que se busca es disfrutar del placer inigual de tumbarse desnuda o semidesnuda bajo el sol, dejar que el calor penetre en la dermis más profunda, que suba la temperatura del cuerpo, que la brisa pase por encima como queriendo competir con él......cuando buscas que el calor se haga tan insoportable que no te quede otro remedio que bañarte y pasar por el momento en que el frío del agua te corte la respiración y vuelves a entregarte al sol, para que te vuelva a poseer del todo,......entonces estar morena es una consecuencia, pero estás morena, radiante, relajada y caliente, que es algo más que "morenito veraniego".
Bss
P.D. Se puede ser morena solo por fuera, morena por dentro o ambas a la vez.

Siro dijo...

Una loba con piel de cordero.