La nalga capitana

lunes, 5 de agosto de 2013

Foto: Oleg Maidakov
Tocar la nalga capitana es delito en la milicia. En Ceuta (España, África) un sargento fue condenado a diez meses de cárcel por "realizar un movimiento de abajo hacia arriba tocándole los glúteos" a su capitana, en presencia del teniente marido de la misma. El tocamiento no tuvo lugar en el cuartel, sino en una terraza, cuando la capitana se inclinaba para pedir unos cafés. Pero la cosa ya venía de atrás, de otros bares, expedientes y sentencias. La cosa jurídica ya venía complicada por recursos, indicios, agravantes, antecedentes, eximentes, referentes de tribunales varios (Supremo, Constitucional, Derechos Humanos de Estrasburgo). La nalga es una parte del cuerpo humano que levanta pasiones en la sociedad civil. La nalga capitana es una parte del cuerpo militar que eleva el espíritu de la tropa, despierta los bajos instintos de la soldadesca y levanta los bajos de las huestes, adormecidos por el exceso de bromuro vertido cual especia en el rancho. Si ya de por sí cualquier nalga carnosa está formada por los músculos glúteos, y los glúteos mayores se hallan entre los músculos más fuertes del cuerpo, la nalga capitana, sometida a la dura disciplina diaria del uso y el ejercicio, físico y psíquico, está formada por unos glúteos mayores mayores que los de la mayoría de féminas circulantes, que circulan pero no desfilan. Y ya se sabe que unos buenos glúteos resultan irresistibles para cualquiera, sea o no suboficial, sobre todo si pertenecen a una uniformada de rango superior. Asumiendo que glúteo es eufemismo de nalga, el poderío y volumen de la nalga capitana no son factores determinantes, en el plano de la funcionalidad fisiológica, para el cumplimiento de su función principal, la de facilitar el asiento. Asumiendo que nalga es eufemismo de culo, ya se sabe que hay mucho culo de mal asiento. El sargento va de culo. La nalga capitana se merece un respeto, por cuestión de autoridad, autonomía y anatomía.

3 comentarios:

CHUS QUERO dijo...

TOCO LA NALGA CAPITANA
CUANDO ME DA LA GANA
A FALTA DE BARRAGANA

(Campamento del Ferral en León, 1982)

Malpicán dijo...

Ay, Rojillo, aínda recordo aos meus capitáns da mili, todos gordos e con bigote, que viñan da Guerra Civil sen saber escribir a O con un canuto e eran brutos como arados. Ver esa nalga capitana me alegra o espíritu de ver como cambiaron as cousas no exército español. O de tocarlle ou non tocarlle o cú á capitana é sacar un detalle sin importancia do contexto de necesidade en que se produce.

estrella dijo...

“En el culo, la verdad siempre sale a la luz. Una polla en un culo es como la aguja de un detector de mentiras. El culo no puede mentir: si mientes, duele…En cambio, delante, uno debe guardarse de las mentiras por una mera cuestión física: El coño está concebido para engañar a los hombres con sus aguas incitadoras, su predisposición a abrirse y sus dueñas airadas”.
No lo digo yo, lo dice Isabelle Stoffel, una actriz, en su obra La Rendición.
A partir de ahí, cada cual que haga lo que quiera o lo que pueda.
bss