La gorda, el peso y el sexo

viernes, 2 de agosto de 2013

Foto: Jan Saudek
La gorda ha armado una gorda al pretender dejar de ser gorda poniéndosela gorda a su ex de modo reiterado. No es insulto llamar gorda a la gorda, porque ella misma registró su tonelaje en el Record Guinness. La gorda era la más gorda del mundo. Pauline Potter, residente en California (USA), pesaba 133 kilos hace un año. Desde entonces se propuso sustituir la comida basura por la comida verde, sustituir el refresco gaseoso por el agua sin gas y sustituir el antiguo sofá por el antiguo marido. Desde entonces come mucha verdura, bebe mucha agua y folla mucho a su ex marido. Desde entonces ha perdido unos 50 kilos. La gorda es menos gorda sobre todo por el sexo continuado con el hombre con el que ya no está casada desde hace un quinquenio, pero "con el que tiene un vínculo de por vida que no va a desaparecer a corto plazo". Quienes piensen que la gorda folla mucho por salud están equivocados; quienes piensen que la gorda folla mucho por interés están equivocados; quienes piensen que la gorda folla mucho con su ex porque no tiene otro a mano están equivocados. La gorda folla mucho por amor; porque "todavía nos amamos", ha declarado Pauline Potter, que nada tiene que ver con Harry Potter. No es cuestión de magia; es cuestión de pérdida de calorías (400-500 por coito), no de pérdida de cariño. Según Sanidad, la gorda lo está haciendo bien, mejorará su salud y su calidad de vida, aunque no se sabe cómo acabará el ex. Según la Iglesia, la gorda lo está haciendo mal, porque está fornicando fuera del matrimonio, aunque sea con su ex. Según las pasarelas de moda, la gorda lo está haciendo bien, pero no es suficiente pues, pesada la gorda, medida su altura, elevada esa altura al cuadrado, dividido su peso por su altura al cuadrado, el índice de masa corporal de la gorda sigue superando con mucho la cifra de 25, que marca el límite inferior del sobrepeso. Según investigadores de la Universidad de Westminster (Londres, Reino Unido), la gorda lo está haciendo mal, ya que con la crisis cada vez hay más hombres estresados y los hombres, cuanto más estresados, las prefieren más gordas. Según George Sand, la gorda puede hacer lo que quiera, porque "la mujer no existe; sólo hay mujeres cuyos tipos varían al infinito"; claro que George Sand era aquella mujer francesa y baronesa que escribía de maravilla pero firmaba con ese seudónimo masculino mientras los demás hacían la vista gorda.

1 comentarios:

CALATRAVA dijo...

LAS GORDAS SON PARA EL VERANO


.... UY, UY, UY......

QUE ME HE CONFUNDIDO DE POST