La espalda y la levedad del ser

martes, 6 de agosto de 2013

Foto: Guy LeBaube
Si no quieres dar la espalda a la realidad, ponte de frente a la vida. Si la vida te da la espalda, tócale el culo. Si quieres dirigir la orquesta, dale la espalda al público. Si haces muchas reverencias, acabas dándole la espalda a mucha gente. Si no quieres que se suban a tu espalda, no la dobles tanto. Si tienes la espalda ancha, te dan demasiadas palmaditas. Si quieres a tu espalda, cuídala. Tu espalda es importante todo el año, pero el verano es la estación ideal para cuidarla, sobre todo porque el resto del año no lo haces. Del otoño a la primavera desprecias a tu espalda; sabes que está ahí, pero no aprecias ni su función ni su belleza. No estás a la última ni a la penúltima. Se lleva la espalda al aire; pero una espalda bien cuidada, sin imperfecciones y con una piel luminosa. Si quieres lucir espalda, hazte un peeling exfoliante, otro peeling hidratante y luego date un masaje descontracturante antiestrés. Si quieres hacer las cosas como el Dios de la espalda manda, no te hagas un peeling cualquiera, hazte un peeling médico a lo largo y ancho de la espalda, eliminando impurezas e hidratando sequedades. Si quieres una piel turgente en tu espalda, aplícate a continuación un láser de última generación, de tecnología fraccionada, que, con un tratamiento superficial, regenerará tu epidermis y activará la formación de colágeno en tu maltratada espalda. Si quieres una espalda sana, aplícate a continuación un masaje específico, que descontracture las contracturas de la vida por haberte echado la crisis a la espalda. Si quieres que tu espalda sea la envidia en todo sarao estival, recuerda que una espalda que no es envidiada no es digna de serlo. Así es la levedad del ser... en verano.

5 comentarios:

estrella dijo...

Todos los cuidados de la espalda son inútiles si no controlamos la postura, si no nos mantenemos derechos. Una línea elegante de la nuca al coxis. Un eje que mantenga en sus sitio los hombros, la cintura y la pelvis.
Hay que tener en cuenta que la espalda es lo último que ven de ti aquellos a los que mandas a paseo. Hay que dejar un buen sabor de boca.
En verano suele ser leve el ser, el estar, el aparentar, el aparecer y desaparecer, la presencia y la ausencia.....
bss

CALATRAVA dijo...

ES COMO ESTAR ENTRE LA ESPALDA Y LA PARED

Siro dijo...

Siempre es leve la edad.

BERTA dijo...

Felipe, Obseso del Fin de la Espalda, nuestras espaldas, perfectas ellas, están doradas por el sol del sur mientras por ahí nos llegan noticias de que llueve y llueve.

De día los rayos del sol las acarician una y otra vez. De noche las manos se pelean por acariciarlas. Empiezan por rozarte la espalda y luego...

Tus tres BBB
(Bea, Belén y Berta)

BERTA dijo...

Felipe, Obseso del Fin de la Espalda, nuestras espaldas, perfectas ellas, están doradas por el sol del sur mientras por ahí nos llegan noticias de que llueve y llueve.

De día los rayos del sol las acarician una y otra vez. De noche las manos se pelean por acariciarlas. Empiezan por rozarte la espalda y luego...

Tus tres BBB
(Bea, Belén y Berta)