De tetas y libertades

sábado, 17 de agosto de 2013

Foto: Ed Ross
Abraham Lincoln, presidente de la libertad en el país de la libertad, decía que "nadie ha encontrado nunca una definición para la palabra libertad". Sucede que el país de la libertad no es tal. En el sueño americano con la libertad sólo se permite soñar. En cuanto el país de la libertad se despierta, el país de la libertad se convierte en el país de la hipocresía, la beatería, la apariencia y la doble moral. Phoenix Feeley, de 33 años, residente en New York, es condenada a cárcel por hacer topless en una playa del vecino estado de New Jersey. En el país de la libertad la libertad es federal. Hay estados donde Phoenix podría mostrar sus tetas en la playa, hay estados donde dudaría si hacerlo o no, porque la legislación sobre tetas es ambigua, y hay tres estados, de la América profunda (Tennessee, Indiana y Utah), los tres por cierto sin costa, donde, si sacase sus tetas al sol, habría de atenerse a las consecuencias penales, porque el topless está terminantemente prohibido. En el país de la libertad la libertad se valora, se valora, como todo, económicamente. Se podría, pues, convencer a los legisladores de que cada día de reclusión carcelaria de una mujer que muestra sus tetas en la playa tiene un coste económico desproporcionado para el fin corrector que se busca. Se podría convencer a los legisladores de que ver tetas a menudo, más que un pecado cotidiano, es bueno para la salud y permite ahorrar gastos sanitarios. Para convencerles se podría echar mano de la ciencia. La doctora Karen Weatherby publica en New England Journal of Medicine los resultados de una investigación llevada a cabo durante años con cientos de hombres hospitalizados, demostrando que todos aquellos a los que se ofrece la posibilidad de mirar un par de tetas diarias, durante al menos diez minutos, tienen mejor la presión arterial, tienen mejor la circulación cardiovascular y tienen cinco años más de esperanza de vida que los mojigatos que se niegan a mirar su correspondiente par de tetas. Mirando tetas, la excitación sexual aumenta el ritmo del corazón y aumenta el riego sanguíneo, es decir, aumenta el riego y disminuye el riesgo, con el consiguiente ahorro sanitario. Se podría… pero la moral se impone a la economía.

3 comentarios:

CALATRAVA dijo...

EN ESPAÑA EL TOPLESS ESTÁ PERMITIDO POR EL MINISTRO DE JUSTICIA MÁS PROGRE QUE HAY: GALLARDÓN.

estrella dijo...

Estoy segura de la fiabilidad y la cientificidad de los resultados del estudio este de las tetas. Estudio que se ha hecho con hombres, que se ve que son los que desestabilizan el equilibrio presupuestario de la sanidad. Pero en este contexto de igualdad, liberalización, empoderamiento y lucha feminista, espero con ansia el estudio correspondiente que mejore el riego y disminuya el riesgo de las mujeres con problemas cardiovasculares. Dado que el estudio no especifica las características de las tetas que producen tan beneficioso resultado, se supone que todas valen. Pero tengan en cuenta los responsables que hay penes cuya sola visión producen tal tristeza que no sólo no mejoraría el riego, sino que produciría una depresión de caballo.
Bss

BERTA dijo...

Felipe, Príncipe de las Mareas, las tres estamos haciendo topless a tope pero no te preocupes por nosotras, que no estamos en playas de Estados Unidos, aunque tenemos muchos estados unidos a nosotras (casados, solteros, divorciados...).

Si te digo la verdad, no te echamos de menos, aunque sabemos que tú tampoco nos echas de menos en tu cárcel de amor gay.

Tus tres BBB
(Bea, Belén & Berta)