A los jóvenes no les interesan los políticos y viceversa

martes, 13 de agosto de 2013

Foto: Álex Pérez
A los jóvenes no les interesan los políticos y viceversa. No se trata ya de la Generación X, ni de la Generación Y, sino de la Generación Z. Según el informe Juventud de España 2012, del Instituto de la Juventud, del Ministerio de Sanidad, Igualdad y Servicios Sociales, a ocho de cada diez jóvenes no les interesa la política. Los jóvenes apenas votan. Eso de la importancia del voto joven es un mito interesado de los pocos jóvenes metidos en política, para demandar-exigir un cambio generacional en los partidos, que, obviamente, cuente con ellos como únicos relevos posibles. Los jóvenes de la Generación X (bautizada así por Douglas Coupland) tienen ya más de 40 años. Los que en su día quisieron dedicarse a la política se toparon con el tapón de la generación anterior, la del baby boom del desarrollismo y de la lucha anti franquista. Algunos consiguieron desatascar su camino ascendente. Los jóvenes de la Generación X eran los de la caída del muro de Berlín, de la caída del modelo comunista, de la caída del sueño americano, de la caída del catolicismo, de la caída del pudor sexual… Ahora son los de la caída del pelo. Los jóvenes de la Generación X ya eran JASP (jóvenes aunque sobradamente preparados). Los jóvenes de la Generación Z, más preparados aún, heredaron de la Generación X las ansias consumistas, las competencias individualistas, las nóminas mileuristas, las hipotecas ilusionistas, las nuevas tecnologías de la información y las maletas para la emigración. Los jóvenes de la Generación X creían que con ellos había comenzado una nueva era para España. Los jóvenes de la Generación Z creen que con ellos se ha terminado una era perdida para España e incluso se ha terminado España. Cada uno exagera el papel de su generación, pero el país ni comienza ni termina con una generación. A pesar de todo, volviendo al mencionado informe, algunos resultados son sorprendentes. Los jóvenes de la Generación Z dan un notable alto al grado de satisfacción con su vida. Entre los jóvenes de la Generación Z, tres de cada diez consideran que las mujeres no deberían trabajar tanto fuera de casa y deberían cuidar más de sus hijos. Los jóvenes de la Generación Z consumen menos estupefacientes, ¡excepto cocaína, cannabis, tabaco y alcohol! Los jóvenes de la Generación Z reconocen estar informados sobre prácticas sexuales de riesgo, pero siguen practicando sexo de forma arriesgada. Nada comparable al riesgo de la política, en la que algunos siguen y siguen, porque alcanzan un orgasmo múltiple y continuado.

2 comentarios:

Rita dijo...

A mi hay un político solo que me interesa.

Siro dijo...

La mujer en la cocina y yo en el botellón.