Plátanos a la mona

lunes, 29 de julio de 2013

Foto: Mike Dowson
Foto: Mike Dowson
Lanzar plátanos a las monas no debe hacerse en los zoos del Primer Mundo y no se hace en las selvas del Tercer Mundo. Un grupo de salvajes de Forza Nuova, de la extrema derecha italiana, se infiltran en una fiesta del Partido Demócrata y lanzan plátanos a Cécile Kyenge, ministra de Integración, de raza negra y origen congoleño. Lanzar plátanos a la mona es propio de la ideología fascista, racista y machista de tales energúmenos, pero parece más propio de su condición de pre-homínidos. La educada ministra negra resta importancia al desprecio en las redes sociales, desviando la atención a que "con la gente que muere de hambre por la crisis, es triste desperdiciar comida así". Los maleducados salvajes advierten que "la inmigración mata", oponiéndose al plan de la ministra de conceder la nacionalidad italiana a los hijos de inmigrantes nacidos en Italia. La mona sabe que el derecho a poseer la ciudadanía por el lugar de nacimiento, sea cual sea el origen de los padres, terminará por entrar en la legislación italiana. Los salvajes se comunican por señas y por comunicados: "no podemos regalar la ciudadanía italiana a gente extraña a nuestra cultura; no creemos en un modelo de sociedad multirracial". Se creen dueños de la cultura clásica, pero son dueños de la incultura contemporánea. Se creen miembros de una raza superior, pero son eslabones perdidos en la cadena de la evolución de la especie. La mona sabe que el derecho de sangre (ius sanguinis), el derecho a tener la nacionalidad de los padres, es más propio de los países con emigrantes; la mona sabe que el derecho a tener la ciudadanía por el lugar de nacimiento (ius soli) es más propio de los países con inmigrantes, porque favorece la integración. Los salvajes del asfalto no saben de inmigración ni de integración; se limitan a insultarla como "mona congoleña". La mona es ministra, médica, mujer y negra. Los plátanos...

4 comentarios:

CALATRAVA dijo...

SOY MÁS DE MELONES QUE DE PLÁTANOS.

Roberto R Bravo dijo...

¡Nos gobiernan salvajes! ... de raza blanca, de clase alta, de ideas fachas.

Felipe dijo...

La mona encargada se come cada día la mini banana del jefe con ansia viva que diría la Vieja del Visillo pero casi no la saborea porque el desayuno es rapidito.

BERTA dijo...

Felipe, Mono Comeplátanos, los plátanos que comes no tienen potasio suficiente y están contaminados por entrar en lugares inmundos, así que no te cebes con la encargada que por lo menos tiene uno fijo y no como tú que te comes mil pijos sin control.

Tus tres BBB
(Bea, Belén & Berta)