Las fornicadoras perfumadas

sábado, 27 de julio de 2013

Foto: Igor Amelkovich
Las fornicadoras perfumadas no gustan a la jerarquía musulmana. Las fornicadoras no gustan a la jerarquía católica. En el fondo lo que no gusta es que las mujeres forniquen sin depender de jerarquías. En Melilla (España, África), Malik Ibn Benaisa, estudioso del Corán, en oración-arenga de mezquita, retransmitida por la televisión local, llama fornicadoras a las mujeres que van perfumadas por los espacios públicos. La Delegación del Gobierno en Ceuta (España, África), tras denuncia del PSOE de Melilla, pone en conocimiento de la Fiscalía el caso, por si fuese constitutivo de delito por violencia de género o vulneración de preceptos constitucionales. Según Benaisa, las mujeres no pueden llevar la cara al aire, no pueden llevar las cejas depiladas, no pueden llevar las manos descubiertas, no pueden llevar los pechos destapados, no pueden llevar tacones de aguja y no pueden llevar perfume. Benaisa advierte que "el fuerte olor a perfume que una mujer puede desprender de su cuerpo, al pasar por delante de ciertas personas, puede causar pensamientos impuros en algunos hombres débiles". Se trata pues de una medida de protección de los desprotegidos hombres musulmanes. Con similar intención protectora, como medida de discriminación positiva de los desprotegidos hombres musulmanes, Benaisa advierte que las mujeres no pueden llevar la mirada altiva; las mujeres deben llevar siempre la mirada baja, para "no comerse con la mirada a personas del sexo opuesto" (hombres, se entiende). Benaisa, sobre lo del tacón de aguja, simplemente señala que "no usar tacón de aguja es una cuestión de lógica". Ni lógica, ni cultura; fanatismo e incultura. Según la Real Academia de la Lengua, fornicadora es la mujer que copula fuera del matrimonio, perfumada o no. La vida va por delante de la religión y del diccionario.

3 comentarios:

Lulú dijo...

Por supuesto me perfumo para mí y para gustar a otras mujeres. Los moros de la morería y de la España de Torrente me traen al pairo.

¡Anda y que se masturben esos panolis!

estrella dijo...

En el fondo tienen razón, los hombres están totalemtne desprotegidos. Con esas pocas neuronas dispersas, flotando entre el cerebro y la entrepierna, es que es normal que cualquier estímulo externo los distraiga.
Si además, la mujer en cuestión, sabe lo que quiere, lo coge y lo disfruta, salen corriendo como gatitos.
A veces, les llega con agua de colonia y unas sandalias.
bss
P.D. Según la RAE, picaflor es frívolo e inconstante, y lo más bonito es que sirve para el género femenino y masculino.

Roberto R Bravo dijo...

Cada vez que un animal rebuzna revela su condición.

(adivinanza-comodín: cámbiese 'animal' por fanático, integrista, fundamentalista, facha o simplemente 'vacío de mollera', que es lo mismo)