Halconear

miércoles, 24 de julio de 2013

Foto: Andrew Lucas
Foto: Andrew Lucas
Según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, halconear es acción femenina, concretamente, es "dar muestra la mujer desenvuelta de andar a la caza de hombres"; es acción de mujer casquivana, "alegre o ligera de cascos". Sin embargo, halconear, en sentido masculino y sin entrada en el diccionario, es hacer negocio con los halcones. Por ejemplo, el encargado del servicio de cetrería para el control de la fauna en el Aeropuerto de Castellón es detenido por la Guardia Civil por tráfico ilegal de halcones y contrabando de otras especies protegidas. Tiene mérito lo de halconear en ese aeropuerto, que, desde su inauguración, no ha tenido ni aviones ni pasajeros. El aeropuerto es una obra faraónica de los populistas populares Camps y Fabra, presidentes de la Autonomía y Diputación valencianas, en la época dorada de la usurpación de fondos públicos para la especulación partidista y urbanista. Hace unos años la empresa Aeropuerto de Castellón S.L. licitaba un contrato para "control de fauna, desalojo de aves y fauna terrestre, que puedan presentar peligro para el vuelo de aeronaves e instalaciones", por casi medio millón de euros. El halconero ganaba el concurso; los halcones nunca evitaban que las gaviotas volasen hacia los motores de las aeronaves, porque no volaban aeronaves; las gaviotas del PP continuaban volando a sus anchas por los cielos patrios; los billetes no volaban, iban en pesados maletines. La empresa Arte Halcón cobraba sin que los halcones cumpliesen su función en el aeropuerto. La Operación Crisálida de la Guardia Civil contra el tráfico de especies exóticas descubre otros negocios del halconero. Los del aeropuerto rescinden el contrato del certero cetrero. España ya no es país de altos vuelos, ya no está para halconear. No obstante, dice un refrán popular que "aunque la gaviota vuela alta, el halcón la mata"… o algo así.

3 comentarios:

estrella dijo...

Me parece justo. Si halconear es la acción de la mujer casquivana (preciosa palabra) a la busca de hombre, buitronear es la acción de los hombres a la caza de mujeres.
Solo hay una diferencia, la mujer halcona tiene que esforzarse un poco para que sus posibles presas detecten la intención verdadera, a saber, pasarlo bien sin complicaciones.
El buitre, leonado o no, es un pesado al que desde lejos se le ve la babosa intención de conseguir el polvo fácil, sin currarse nada de nada. Un pelma, vaya.
Hoy tengo un dia tonto.
bss

Luis de Carnota dijo...

DIA DE LUTO E OXIDO NOS CAMIÑOS DE FERRO DA GALIZA CON FALLA DE CAMIÑOS DE FERRO.

D.E.P.

Leo Nado dijo...

Estrella, es más simple el asunto.

Verás,lo que hacemos algunos es buitrear, lo de buitronear debe ser lo de reventar tiendas de lujo, robar la mercancía y acosar a alguna clienta que merezca la pena.

Los buitres de piscina, parque o playa somos entrañables, somos Alfredos Landas de esta época.