La anorgasmia, la crisis y los funcionarios

sábado, 22 de junio de 2013

Foto: Jonathan Waiter
Foto: Nicola Ranaldi
La crisis provoca anorgasmia. La anorgasmia de crisis está generalizada, según concluyen médicos de familia y sexólogos en las primeras Jornadas Nacionales de Salud Sexual de la Sociedad Española de Atención Primaria. Aunque la anorgasmia está generalizada, por pura deducción socio-lógica, la anorgasmia afecta más a los más afectados por la crisis; afecta más a las familias con desempleados y empleados precarios; menos a las familias con pequeños empresarios y comerciantes autónomos; mucho menos a las familias con rentistas y cuentistas. Pero toda generalización esconde matices relevantes. Los efectos de la anorgasmia en colectivos más específicamente afectados por la crisis deben ser masivos; caso de los estafados por los banqueros que les vendieron productos tóxicos. Los efectos de la anorgasmia en las mujeres deben ser mayores que en los hombres, por la feminización de la pobreza derivada de la crisis; no cuela aquello de que ya la anorgasmia tradicional, como ausencia persistente y recurrente del orgasmo real, era cosa de mujeres, dado que era más complicado el diagnóstico en los hombres debido al prejuicio que hacía equivalente eyaculación a orgasmo. El diagnóstico resulta básico, incluido el diagnóstico político. Los conservadores, de entrada, propondrán que no se llame anorgasmia a la anorgasmia, sino… por ejemplo… inhibición situacional; argumentarán que tal inhibición situacional impide alcanzar el clímax en las circunstancias actuales por inercia de las estresantes políticas llevadas a cabo por los socialistas en la etapa de gobierno previa; en definitiva, argumentarán que se trata de una inhibición situacional heredada. Los socialistas diagnosticarán una epidemia de anorgasmia secundaria, es decir, sobrevenida bruscamente, tras un periodo de normalidad orgásmica; argumentarán que el gobierno prescinde de la salud de los gobernados; en definitiva, argumentarán que se trata de un desgobierno que sólo obedece al negocio. Los izquierdistas desunidos achacarán la crisis al ascenso al poder de individuos que sufren anorgasmia primaria, esto es, que nunca han tenido orgasmos ni por cópula ni por masturbación; argumentarán que lo hacen siguiendo preceptos religiosos fundamentalistas, programados por la conferencia episcopal; en definitiva, argumentarán que se trata de un tránsito hacia la anorgasmia absoluta de unos ciudadanos inconscientes que, cuando quieran darse cuenta, no serán capaces de alcanzar el orgasmo por ningún procedimiento (auto-estimulación, homo-estimulación, hetero-estimulación, múltiple-estimulación…). Cuando hay disfunción, la cosa no funciona, pero no es culpa de los funcionarios.

6 comentarios:

Galeno dijo...

La anorgasmia es la falta de orgasmo en el ano, nada que ver con las mujeres, afecta más a gays. Por lo que veo tengo que volver a ilustrar las cuestiones médicas en este blog.

Saludos cordiales.

estrella dijo...

La anorgasmia no existe, es un invento de los hombres para echarle a las mujeres la culpa de no ser capaces de darles la satifacción que quieren.
cuando una mujer se olvida de los hombres, descubre su cuerpo, admite lo que le gusta y lo coge sin más, lo más fácil, es un buen orgasmo.
La crisis como excusa de todo me parece ya un poco cargante, la verdad.
Bss
P.D. entre anorgasmica y multiorgásmica hay un gran abanico de posibilidades, no hay qeu agobiarse.

Rebe dijo...

Muchos tienen enanorgasmia sin saberlo.

Funcio dijo...

Narito, para o teu coñecemento: a anorgasmia non figura no catálogo de doenzas susceitibeis de solicitude de baixa.

De nada, Pispín.

Nario dijo...

Funcio, ¿sabes si la anorgasmia es unha doenza susceptible de baja?

¡Uyyyyy, tenemos telepatía!

Felipe dijo...

La encargada piensa que su orgasmo es el del jefe, científicamente llamada corrida buco-faríngea.