La negra sabe latín

viernes, 10 de mayo de 2013

Foto: André Brito
Es negra, no es negroide, ni negruzca. Cecile Kyenge es negra, una negra del Congo, ministra de Italia, que repite orgullosa: "no soy la ministra de color, soy negra". Los fascistas-racistas italianos llaman a la negra "negraca" y "mona congoleña". La negra se reafirma: "con esos insultos no podrán detenerme". Una ministra, médica, mujer y negra, en el puzzle político italiano; la Aldea Global en la Vieja Europa. La negra sabe latín; sabe que el ius soli, el derecho a tener la ciudadanía por el lugar de nacimiento, sea cual sea la procedencia de los progenitores, acabará entrando en la legislación. Los fascistas, por supuesto, se oponen: "no podemos regalar la ciudadanía italiana a gente extraña a nuestra cultura; no creemos en un modelo de sociedad multirracial…", comunican en comunicado los de Forza Nuova. Los que se creen dueños de la cultura caminan a la incultura. Pronto olvidan los pueblos emigrantes su historia de emigración. Parece que las palabras "emigrante" e "inmigrante" se parecen menos de lo que parece. La negra sabe latín; sabe que el ius sanguinis, el derecho de sangre, el derecho a tener la nacionalidad de los progenitores, es más propio de los países con emigrantes; sabe que el ius soli es más propio de los países con inmigrantes, porque favorece la integración. La negra sabe que, como decía el poeta Yevtushenko, "la vida es un arco iris que incluye el negro". La negra sabe que la camisa negra es cosa del pasado.

3 comentarios:

CALATRAVA dijo...

A LAS NEGRAS SIEMPRE SE LES DIO BIEN EL LATÍN.

A LAS BLANCAS EL GRIEGO.

estrella dijo...

Lo que es, es y se ve, la negra es negra y los animales son animales y los fascistas, son fascistas.
Los que se creen que la ciudadanía se regala, también creen en el cierre de fronteras, en las vallas del campo y en la antigobalización.
Audite fatuis, fatui est.
bss

Roberto R Bravo dijo...

Todo el mundo es extranjero en la mayor parte del mundo. El único sitio donde no eres extranjero no es tu país, tu región, tu pueblo... donde tambien puedes sentirte extraño: sino apenas tu casa.