La gallinita ciega

lunes, 8 de abril de 2013

Foto: Signe Vilstrup
La gallinita ciega es un juego popular, tradicional y tradicionalista. Los jugadores populares tapan con un pañuelo azul (nunca rojo) los ojos de un colega al que llaman gallinita. Los jugadores tradicionales giran y giran la gallinita, dándole vueltas y vueltas, hasta que pierde el sentido de orientación y hasta el sentido común. Mientras la gallinita se tambalea cual peonza, los jugadores tradicionalistas le cantan a coro: "Gallinita, gallinita, ¿qué se te ha perdido en el pajar?". Algunos jugadores colaboracionistas con la gallinita le gritan direcciones de orientación espacial-ideológica: "¡Izquierda, no, no, no… derecha, derecha, más a la derecha, a la derecha del todo!". La gallinita ciega, fiándose de su oído y de la procedencia de las voces cantoras y gritonas, intenta agarrar a cualquiera de los jugadores folloneros. Si lo consigue, la gallinita ha de identificar, palpando, pero sin meter mano pecaminosamente, al despistado de turno. Si lo identifica, el capturado pasa a sustituirla en puesto tan denigrante. A veces acaba en el puesto de gallinita ciega algún gallo de corral. Un grupo fundamental y fundamentalista, Impulso Joven, juega ante el Ministerio de Justicia a la gallinita ciega con el ministro. Le acusan de gallinita por no derogar la Ley del aborto, después de prometer que lo haría. Los jugadores sueltan gallinitas delante del ministerio "como metáfora para mostrar que Gallardón está actuando como una gallina por no derogar la Ley del aborto, que se lleva por delante trescientos niños cada día", como denuncia el portavoz de tal metafórica plataforma pro vida. Están ciegos quienes ponen el zorro a cuidar de las gallinas.

7 comentarios:

Roberto R Bravo dijo...

Es que ya es poco el incremento de desprestigio que el gobierno puede permitirse (lo ha agotado casi todo), y el "ministro" de "justicia" (las comillas son plenas de significado) es uno de los pocos oportunistas del idem que tiene medio dedo de frente (no más) para notarlo.

Felipe dijo...

La encargada tiene tanta práctica que se la chupa al jefe con los ojos vendados.

FUNCIO dijo...

LAS GALLINITAS CIEGAS SIEMPRE SON DE GRANJA.

EU SON MÁIS DE POLO DE CORRAL CASERO.

Nario dijo...

Funcio, ¿tú jugabas a Huevo, Pico Araña?

estrella dijo...

Andamos sobrados de gallos y faltos de corrales, y todo el mundo sabe que un gallo-un corral es la proporción adecuada. Gallinitas puede haber muchas o pocas o varias, ellas saben repartirse el gallo y compartir el corral.
Aunque puede pasar que las nuevas urbanizaciones de adosados con corrales pegados y sin intimidad, haga que las gallinitas, desorientadas, pasen de corral en corral, sin distinguir gallo y sin saber donde dejan los huevos.
Cosas del aburguesamiento!.
bss
P.D. Conviene conocer bien las crestas de los gallos de verdad, no sea que pensando que es gallo, sea palomo o pollo crecido o urogallo o pavo real.

BERTA dijo...

Felipe, Gallo de Pelea, pasa ya de la gallina chueca de la encargada y vente a conocer nuestro gallinero, que está lleno de pollitas ponedoras como pocas, es decir, que te ponen como el gallo de Morón.

Tus Tres BBB
(Bea, Belén & Berta)

Rebe dijo...

Hay más pollos sin cabeza que gallinas ciegas.