El pene del gorila

miércoles, 10 de abril de 2013

Foto: Andrew Lucas
El pene del gorila es menor que el del hombre porque la mujer exige más tamaño que la gorila. No es presunción, ni complacencia de especie o de género, sino ciencia. Lo demuestra un riguroso estudio de la Universidad Nacional de Australia, publicado en la revista PNAs. Un pene humano medio en erección alcanza unos trece centímetros; uno de gorila tan solo cuatro. El hombre miente sobre el tamaño; el gorila no. El hombre pierde autoestima cuando baja de la media; el gorila no. El hombre gana autoestima cuando excede de la media; el gorila no. El hombre se golpea el pecho con fuerza cuando la hembra lo desprecia por el tamaño del pene; el gorila se golpea el pecho para demostrar a la hembra que la fuerza no guarda relación con el tamaño del pene. Darwin, el simio, la evolución y la condición femenina. Se sabe, pues, el motivo del agrandamiento progresivo del pene del hombre: la adaptación a la demanda de la mujer. En definitiva, la capitalista y ancestral ley de adaptación de la oferta a la demanda. Se sabe el por qué, no el cómo ni el cuándo. El doctor Brian Mautz, al frente del equipo de biólogos australianos, certifica que el tamaño sí que importa y que la demanda femenina "puede ser una explicación de por qué el pene humano es tan largo comparativamente, aunque no estamos seguros, porque es imposible retroceder en el tiempo para saber cómo funcionó exactamente esta selección". Se refiere a la selección del hombre con pene más largo por parte de la mujer más espabilada, con el margen de duda científica siempre presente en la investigación universitaria. Para que las conclusiones de la investigación no levanten euforia en colectivos de hombres esmirriados pero con penes comparativamente largos, los biólogos desvelan que en la selección natural unos hombros anchos prevalecen sobre el tamaño del pene. El propio doctor Mautz advierte, quizás con gratuita crueldad científica, que "si un hombre es bajo y tiene un cuerpo con forma de pera, un pene grande no aumentará su atractivo sexual". Ya decía Albert Einstein que la ciencia le hace la vida más fácil al hombre, pero no siempre le aporta felicidad. Tal vez sea más feliz el gorila, poco o nada preocupado por el tamaño del pene... ni por la ley de la oferta y la demanda.

2 comentarios:

estrella dijo...

A ver si lo he entendido, al hombre no le importa el tamaño de su pene, el tamaño de su pene no es importante para la reproducción, el tamaño solo le importa a las mujeres y ellos se lo han dejado crecer para darles gusto.
Pues muy bien, eso es lo que tiene que hacer, procurar nuestra satisfacción siempre.
Y si la intención del estudio fuera, que no digo yo que sea, tranquilizar a los hombres de polla chica, siento decepcionarles. Y si se creen todo eso de que si juguetona, que si saber usarla, que si el tamaño no importa, están equivocados.
Afortunadamente, la evolución ha cumplido su papel, el hombre que traiga un pene grande, robusto, duro y tenso, que del resto ya nos ocupamos nosotras.
bss
P.D. La que es realmente feliz es la gorila, que no tiene que acabar siempre diciendo: "has estado fenomenal, cariño"

Felipe dijo...

El pene del gorila es el pene de mi jefe y la pena de mi encargada.