La secretaria no quiere ser un hombre

viernes, 8 de marzo de 2013

Foto: Steven Meisel
La secretaria del partido de la tradicional derecha española no quiere ser una secretaria tradicional, una mujer prudente y diligente al servicio de un jefe inteligente y dirigente. La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, no quiere que la celebración del día de la mujer trabajadora sea exclusividad de los partidos de los trabajadores. La secretaria dice que "su partido es el que mejor representa a los trabajadores de este país". La secretaria no quiere ser un hombre, quiere ser una mujer por sí misma. La secretaria dice a las suyas: "¡Yo no quiero ser un hombre, ni que me juzguen como un hombre, sino por mis capacidades!". La secretaria no quiere imitar a los hombres, por ejemplo a los tesoreros corruptos de su partido. La secretaria dice que es "ofensivo" formar parte de cualquier cuota femenina. La secretaria no quiere reconocer que el machismo es popular en su partido popular. La secretaria dice que fijar cuotas "es lo más machista que hay". La secretaria no quiere la igualdad entre sexos, ni entre mujeres. La secretaria dice que establecer cuotas es "considerarnos como una masa deforme y que somos todas iguales". Totalmente de acuerdo con la secretaria: las mujeres no son todas iguales (ver foto).

3 comentarios:

Rebe dijo...

Tengo una mesa igual... y un tipo similar.

estrella dijo...

Si, si, claramente, las mujeres del PP ostentan cargos por su competencia. La alcaldesa de Madrid no lo es por imposición en la lista de su marido a cambio de no frenar la carrera de Gallardón. (Rajoy está de paso). La ministra de Sanidad no lo es porque el mafioso de su exmarido hubiera financiado al partido desde el ayuntamiento que gobernaba, ella tan competente, no sabía lo que pasaba en su casa. (Rajoy está de paso). Esperanza Aguirre no llegó a presidenta porque su marido controlara y financiara al Opus Dei y controlara al partido. (Rajoy está de paso). Rita Barberá....bueno, ella si que querría ser un hombre.
Cuanto le cuesta a Rajoy desenvolverse en un mundo de hombres, pobre.
Las mujeres que parten de la base de que esto es un mundo de hombres y se colocan enfrente, pierden pista de salida.
Hablar de cuotas me da mucha pereza.
bss
P.D. Los hombres tampoco son todos iguales, aunque suelen responder a los mismos estímulos.

Roberto R Bravo dijo...

En la corrupción parece que hombres y mujeres sí son iguales.