Castro y castro

sábado, 2 de febrero de 2013

Foto: Eduardo Peris
Galicia es tierra de castros. Los castros son pétreos, fortificados. Galicia es tierra de Castros en los apellidos. Los Castros son pétreos, herméticos. Los gallegos son tan tercos como los tópicos sobre los gallegos. Jean-Pierre Clerc, biógrafo de Fidel Castro, para destacar su firmeza y dureza, acude a un símil sobre sus orígenes galaicos: "tiene la cabeza tan dura como el granito de su tierra natal", porque Galicia es esa tierra donde "los hombres tienen la cabeza tan dura como el granito". Fidel Castro siempre ha sido altanero, arrebatado, arrogante, cabezota, correoso, empecinado, engreído, impenitente, incorregible, insolente, irreverente, machacón, obcecado, obstinado, orgulloso, pertinaz, petulante, porfiado, soberbio, testarudo, tozudo… terco como una mula parda de la zafra. Los gallegos son… rocosos. Ni Castro es gallego (nació en Birán, Holguín, Cuba). Ni los castros son de la Edad de Piedra (son de la Edad de Hierro). No es cuestión de ser pétreo, sino de saber qué piedras hay que desechar y qué piedras hay que aprovechar para poder construir y sobre todo para reconstruir. Consejo de Gabriela Mistral: "donde haya un árbol que plantar, plántalo tú; donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú; donde haya un esfuerzo que todos esquivan, hazlo tú; sé tú el que aparta la piedra del camino". Después, brinda con mojito o con queimada.

1 comentarios:

estrella dijo...

Apartar la piedra, o rodearla, si es muy grande, o despedezarla, si se deja, o saltarla, si podemos.
La cuestión es no dejarse impresionar por ninguna.
Cada uno y cada una que se ocupe de su propia piedra.
Luego, el brindis, lo compartimos, si podemos.
bss
P.D. Para sobrellevar a un terco, gallego o no, hay que tener mucho sentido del humor.