A lo hecho, pecho

domingo, 10 de febrero de 2013

Foto: Ellen Von Unwerth
Los alemanes aparentan no sufrir la crisis económica, para trasladar a los demás la imagen de que no tienen problemas, para que los demás continúen confiando en ellos, para que vean en ellos a los modélicos ejecutores de la igualitaria socialdemocracia europea, para que apliquen, sin sentimiento de culpabilidad, el modelo neoliberal de exterminio de lo público. Nada de exterminios, arios o nazis. La historia avanza. A lo hecho, pecho. Por cierto, a los soldados del Wachbataillon del Ministerio de Defensa en Berlín les crecían desmesuradamente los pechos izquierdos, sólo los izquierdos. Ante un problema de tal calibre, las autoridades alemanas encargaron un exhaustivo estudio médico, llevado a cabo durante un sexenio, utilizando como cobayas a cientos de soldados con desequilibrio pectoral, hasta que descubrieron que las tetas izquierdas de los soldados del Wachbataillon crecían desmesuradamente "por el impacto mecánico del fusil contra el lado izquierdo del cuerpo cuando se ejercitaban". Descubierta la causa, resuelto el problema: cambio de ejercicio y cirugía. El Wachbataillon sigue siendo un cuerpo de elite y sus soldados siguen teniendo un cuerpo de elite. Problema y solución propios de un país desarrollado y modélico como Alemania. Por cierto, están las redes alemanas que echan un humo por otro problema de pechos. Reiner Brüderle, veterano político, jefe del grupo parlamentario liberal, se permitió la libertad liberal de aludir al voluminoso tamaño de los pechos de Laura Himmelreich, joven periodista, sugiriendo que "con ellos podría rellenar el traje tradicional bávaro". Humillación, acoso, sexismo. A lo hecho, pecho. El liberal bromeaba: "los políticos también sucumben ante las periodistas". Broma machista, reacción feminista. Problema y solución propios de un país desarrollado y modélico como Alemania. Por cierto, no todos los alemanes ven las tetas como un problema; muchos alemanes ven las tetas como una solución, sobre todo a partir del exhaustivo estudio médico llevado a cabo por la doctora Karen Weatherby, durante un sexenio, utilizando como cobayas a cientos de pacientes masculinos de hospitales de Frankfurt, a los que mostraba imágenes de pares de tetas unos diez minutos al día. Según las conclusiones de la doctora, publicadas en el New England Journal of Medicine, ver tetas excita, aumenta el ritmo del corazón, mejora el riego sanguíneo, mejora la presión arterial, reduce el riesgo de problema cardiovascular e incrementa la esperanza de vida en cinco años. A lo hecho, pecho. Problema y solución propios de un país desarrollado y modélico como Alemania. Decía Einstein que "la formulación del problema es más importante que la solución". Claro que Einstein era alemán… pero judío.

4 comentarios:

estrella dijo...

Fantástico el estudio alemán! Realmente deja a los hombres a la altura del betún. ¿Solo por ver un par de tetas ya desarrollan tantos efectos beneficiosos?
Siento aventurar que para que a una mujer le suba la presión arterial, mejore su riego sanguíneo y aumente su esperanza de vida, en el video habría que introducir elementos menos estáticos. Por ejemplo, un hombre planchando, pasando la aspiradora o paseando a unos gemelos de un año. Si de topicazos ridículos se trata........
Al fin y al cabo, como decía Bloossom, un hombre desnudo es como un árbol de Navidad a medio decorar.

Siro dijo...

Tiran más dos tetas que un par de carretas.

Refrán alemán)

Felipe dijo...

A la encargada también le han crecido y crecido las tetas pero no fue por chuparse un fusil cada mañana sino por el consumo diario de fabada y mortadela.

BERTA dijo...

Felipe, Efebo Hormonado, a ti esto de hacer crecer las tetas te suena ¿verdad? Menos mal que con las hormonas te han crecido las dos por igual y tu chico, Jano Mentiendes, debe estar encantado.

Para nosotras el tamaño de las tetas dejó de ser un problema hace tiempo. Preocupa más el crecimiento de otras partes rebeldes del cuerpo.

TUS TRES BBB
(BEA, BELËN & BERTA)