Vino, edad, talento

domingo, 6 de enero de 2013

Foto: Steven Lyon
El simple, el sabio, el sibarita, el sobrio. El simple, a medida que envejece, dice que los buenos vinos ganan con el tiempo. El sabio, a medida que envejece, dice que el tiempo mejora los buenos vinos y empeora los malos. El sibarita, a medida que envejece, dice que cada vez le gustan más los buenos vinos. El sobrio, a medida que envejece, dice que ser viejo es sólo consecuencia de la edad. Hay quien dice que en el fondo siempre tenemos la misma edad. Si añadimos algo de posibilismo al determinismo, diremos que en el fondo tenemos la edad que queremos tener. Si añadimos algo de pragmatismo al posibilismo, diremos, como Jean Anouilh, que tenemos la edad que queremos tener y la edad del dinero que tenemos. El tiempo, el talento, el tipo, el talonario. Un ejemplo: los viejos roqueros nunca mueren. El año pasado, según informa Pollstar, las leyendas del rock, country y pop, llenaron estadios y pabellones en sus giras mundiales y ganaron mucho más dinero que las estrellas emergentes. Madonna, Bruce Springsteen (E Street Band) o Roger Waters (Pink Floyd) recaudaron más de doscientos millones de dólares; Coldplay, Kenny Chesney o Tim McGraw más de cien millones; Elton John o los Red Hot Chili Peppers más de cincuenta... En época de crisis, pagar por una entrada media más de quinientos dólares para asistir a un concierto de The Rolling Stones no está al alcance de cualquiera. El talento se paga y, por lo visto, el talento dura más que la juventud. No apreciar el buen vino y no valorar el talento es una necedad. Ya decía Lutero que "aquel al que no le gusta el vino, ni la mujer, ni la música, será un necio toda su vida".

4 comentarios:

CALATRAVA dijo...

AUNQUE ME GUSTAN POR IGUAL EL VINO Y LAS MUJERES, EL VINO ES MÁS FIEL, SIEMPRE TE SIGUE.

estrella dijo...

El talento se tiene o no se tiene, cierto, pero hay que reinventarse, adaptarse y seguir desarrollando el talento si se quiere vivir de él. De lo contrario se vive de la nostalgia, no del talento. En la música y en cualquier cosa.
El buen vino gana con la edad, pero si abres la botella tienes que acabarla. Hasta el mejor vino puede desperdiciarse si desaprovechamos la oportunidad.
La edad se tiene la que se tiene, sin más. Aunque la mejora de la calidad de vida nos permita mantener actitudes y actividades a edades que antes no se consideraban, no se puede perder el norte.
Tanto daño ha hecho el obregonismo como Nora Ephron.
bss

Siro dijo...

El vino no tiene edad, tiene calidad.

BERTA dijo...

Felipe, Vino Joven, no llegas ni a Crianza. Suponemos que hoy te habrán dejado el día para que disfrutes de los juguetes. ¿Es el único día que te da tu jefe mago?

TUS TRES BBB
(BEA, BELÉN & BERTA)