Un bombón, 20 minutos

jueves, 10 de enero de 2013

Foto: Steven Lyon
Recomendación de endocrinólogos y nutricionistas a quienes hayan pecado de gula durante las sagradas fiestas navideñas: para quemar las calorías de un bombón, caminar 20 minutos. Caminar, no pasear mirando escaparates o merodeando entre las rebajas. Caminar, a un ritmo de 6 kilómetros por hora, 20 minutos por día, para quemar un bombón por día, dejando de comer bombones cada día. Antes de caminar, acudir a las rebajas, para hacerse con unas cómodas zapatillas deportivas de marca y con unos cascos de última generación, para incentivar el consumo en los centros comerciales e incentivar la autoestima adquisitiva. Antes de caminar, estudiar recorridos y escoger el circuito más adaptado a las condiciones atléticas y metabólicas del caminante. Echarse a andar esos 20 minutos durante los primeros días, pero incrementar el tiempo de ejercicio progresivamente hasta acostumbrarse a andar 60 minutos por día, para quemar 300 calorías por día. No desesperar al principio porque no se queme grasa, sino glucógeno, y porque las agujetas aparezcan como síntoma de la falta de glucosa. No caer en la tentación de recuperar glucosa comiendo bombones. Caminante no hay camino, se hace camino al andar. Caminar es una opción, hay otras. Recomendación de sexólogos y librepensadores a quienes no quieran caminar: para quemar 500 calorías, fornicar 20 minutos. Hacer latir el corazón aceleradamente, dilatar los vasos sanguíneos convenientemente, mover la pelvis rítmicamente, jadear intensamente, sentir espasmos musculares placenteramente y alcanzar orgasmos reiteradamente, para gastar energía sin hacer deporte. Fornicando se queman calorías desde el primer momento: 75 calorías por un beso apasionado, 120 calorías por desvestirse (175 si es mediante forcejeo), 75 calorías por desabrocharse el cinturón, 175 calorías por un orgasmo real (75 por uno fingido)... En general, cuando se fornica se queman más calorías que cuando se camina; sin embargo, cuando se fornica se comen menos bombones que cuando se camina. Cuestión de gusto y gula. Allá cada cual con su método y su conciencia.

5 comentarios:

estrella dijo...

Seguro que si, que el sexo adelgaza, aunque sexo y ejercicio no son excluyentes, sino complementarios.
Un cuerpo fuerte, ágil y elástico disfruta más del sexo.
La conciencia del cuerpo (propiocepción), hace disfrutar más del sexo.
La satisfacción y aceptación del propio cuerpo, hace disfrutar más del sexo.
Me tranquiliza saber que un orgasmo fingido también es adelgazante, nunca sabe una en que situación va a terminar viéndose.
bss
P.D. No me gusta el chocolate, necesitaría el dato de cuanto ejercicio compensa un poco e jamón serrano.

Siro dijo...

El chocolate nunca es pecado.

Felipe dijo...

Por lo visto con la encargada, arrodillarse para chuparla cada día no solamente no quema calorías sino que engorda.

FUNCIO dijo...

AGRADÉCESE A CAIXIÑA DE BOMBÓNS COMO DETALLE, COMO AGASALLO DOCE POLA BOA XESTIÓN, NON COMA PEAXE PREVARIQUENTO. PARA CALORÍAS, MELLOR AS DA TORTILLA CHORICEIRA DA SEÑORA ROSA NO MESÓN.

Nario dijo...

Funcio, mi madre dice que la tripita en el hombre está bien vista. Bueno dice lo mismo de los mofletes rosados...