Sábanas y sabanas

sábado, 12 de enero de 2013

Foto:Andrew Lucas
Amiga de reyes y elefantes, Corina Sayn-Wittgenstein no es princesa, no es alteza, ni siquiera forma parte de la nobleza. Corina es amante, amante de reyes y elefantes; para los primeros organiza safaris a costa de los segundos. Corina es mujer de corte y empresa. Primero cazó y casó con empresario británico. Luego cazó y casó con príncipe alemán. Del primero, una hija, del segundo, un nombre, de ambos, una fortuna, entre ambos, amantes virtuales, después de ambos, amantes reales. Corina es la amiga del Rey. En algún evento la han presentado como "representante de Su Majestad el Rey de España". Corina es mujer de encuentro y evento. Se encontraba en algún evento del duque de Palma; de esos eventos por y para desvíos de fondos públicos a empresas privadas. La privacidad se rompe en los juzgados cuando empiezan a circular correos electrónicos comprometedores: "You are a lovely woman... Much love". Se mezclan amores, amantes, duques, condesas, reyes, jueces, fiscales, políticos, empresarios, socios, delincuentes, alemanes, vascos, africanos, elefantes, sabanas, sábanas...

3 comentarios:

Asun dijo...

Señor Armas, la vida privada del Rey Juan Carlos debe ser respetada por todos, por los medios y por los ciudadanos.

Roberto R Bravo dijo...

A mí me gusta el fruto de ese árbol.

estrella dijo...

La vida privada de cada uno es privada, incluso si quieres ser puta (amante a cambio de beneficio económico), pero cuando la financiación del puterío se hace mediante robo y expolio o, peor aún, con fondos públicos, el puterío pasa a ser delito y cuestión de estado.
Para definir las nuevas relaciones de sexo y amistad, la RAE que limpia, fija y da esplendor, propone el término follamigo, claro, explícito y asumible.
bss
P.D. Para mi salir de caza significa otra cosa.