Queridos elefantes

viernes, 30 de noviembre de 2012

Foto: François Benveniste
"Buenas noches, queridos elefantes. En Nochebuena, como cada año, me dirijo a todos vosotros para transmitiros mis mejores deseos de paz y felicidad. Al término de este año difícil y complicado para todos, quiero hablaros con sinceridad y realismo, sin rehuir los problemas que nos aquejan como cazadores y como manadas. Llevamos varios años sumidos en una severa crisis económica, financiera y cinegética, cuyas causas complejas no son siempre fáciles de entender, pero cuyos efectos negativos son para todos evidentes; para muchos tristemente evidentes por su dureza, particularmente para los que habéis perdido paquidermos familiares en las cacerías. Esta es una crisis que está llamada seguramente a modificar hábitos y comportamientos económicos, sociales y cinegéticos. Hemos de saber reconocer con humildad cuáles han sido los comportamientos en los que, como individuos o como integrantes de safaris colectivos, hayamos podido equivocarnos. Sólo a partir de este reconocimiento, y con los mejores valores de nuestra sociedad por delante, podremos comenzar a superar esta crisis. Será necesario para ello un planteamiento global, un enfoque de conjunto, cuyas líneas maestras y medidas concretas corresponde diseñar, desarrollar y aplicar a los responsables políticos y a los agentes económicos y sociales. En este ámbito a mí me corresponde animar a esas instancias a trabajar sumando voluntades, no restándolas; acercando posiciones, no distanciándolas; buscando avenencias, no rechazándolas. Animarles a trabajar con diálogo y altura de miras, de miras telescópicas, con rigor y convicción. Sé, sabemos todos, que el camino de la recuperación no será corto ni tampoco fácil, que exigirá sacrificios, sacrificios de más elefantes. Por eso resulta tan importante que todos asumamos la trascendencia del momento y sepamos responder a los desafíos de una situación tan difícil como la que vivimos con el necesario realismo, pero también con mucha generosidad, con mucha solidaridad hacia quienes, por sus circunstancias económicas o familiares, son más vulnerables y necesitan de las cacerías para sobrevivir o para desarrollar su personalidad. Sufrimos una crisis de naturaleza global que ha puesto de manifiesto la dificultad de que cada país pueda afrontarla aisladamente. Las soluciones exigen establecer de forma coordinada medidas efectivas. De poco vale que el gobierno de Bostwana, por su cuenta, aisladamente, decida prohibir la caza de elefantes a partir de 2014. De poco vale que el gobierno de ese país alegue que la caza de elefantes "no es compatible con los compromisos en favor de la conservación y la protección de la fauna local, ni con el desarrollo de la industria turística local a largo plazo". Vosotros, queridos elefantes, sabéis que no se trata de turismo, sino de deporte, y el deporte es sano para todos. Precisamente, en esta noche, quiero dar las gracias a tantos elefantes que en los últimos meses se han interesado por mi salud, felizmente recuperada. Os reitero mis mejores deseos en esta Navidad y para el año que pronto comienza. Buenas noches". Sin elefantes africanos, sin discursos navideños, sin funciones reales...

Jarrón chino

jueves, 29 de noviembre de 2012

Foto: An Le
Felipe González, líder socialista, haciendo uso de su experiencia, como estadista y gestor de territorios, y haciendo uso de su libertad de expresión, como político comprometido que no se muerde la lengua, plantea la necesidad de reducir empleos y administraciones públicas en España. Concretamente, propone suprimir dos de cada diez empleos públicos y cuatro de cada diez ayuntamientos. Aunque para la reducción de empleos no habla de despidos masivos, sino de una disminución progresiva, vegetativa, amortizando las plazas vacantes por jubilaciones, cabe el desacuerdo con esta medida, porque la ratio funcionarios/usuarios es inferior en España a la de diversos países de su entorno, supuestamente modélicos; por otra parte, la eficacia del sector servicios español es igual o superior a la de varios de ellos. Sobre el reajuste de las instituciones administrativas, la afirmación rotunda de Felipe de que "este país no soporta cuatro administraciones superpuestas" puede parecer simplista, por sintética, y tal vez tuviese resolución por la vía de un Estado federal, mal explicado y mal comprendido. Sin embargo, la reforma del mapa municipal, pasando de ocho mil a cinco mil ayuntamientos, parece tan lógica como atrevida. La cifra de la reducción tendría que salir de un diagnóstico riguroso, no de la pura percepción intuitiva; un diagnóstico en el que, más allá de las variables territoriales y demográficas, se tuviesen en cuenta múltiples variables funcionales y sociales. La idea reformista de partida es válida, pero requiere precisión, para que la corrección, en su afán reduccionista, no arrastre vicios heredados. Un ejemplo: Galicia, treinta mil kilómetros cuadrados, dos millones ochocientos mil habitantes, trescientos quince municipios... en muchos de los cuales los habitantes cabrían en una manzana de edificios urbanos... en alguno de los cuales los habitantes cabrían en un edificio de una manzana urbana. Señala Felipe que se ha confundido descentralización con centrifugación del poder. Siendo así, carece de sentido hablar de la segunda descentralización, hacia el ámbito municipal, sin reconstruir el mapa municipal. No se trata de abordar fusiones puntuales y anecdóticas. No se trata de formular fusiones a la carta partidista o atendiendo al calendario electoral. No se trata de vincular la imprescindible reforma territorial a la coyuntura de la crisis económica o a ambiguas premisas de austeridad. Se trata de adaptar la realidad territorial a la realidad poblacional. Se trata de concentrar los servicios públicos en núcleos de un rango urbano que permita la generación de economías de escala. Se trata de ajustar el efecto backwash (concentrador) a las sociedades y territorios actuales, cuarenta años después de los polos de desarrollo, que eran otra cosa. Se trata de concentrar, mejorando y aumentando, los servicios públicos a la vez que se mejoran las condiciones de accesibilidad de los usuarios a los mismos. Se trata, en definitiva, de reducir las unidades territoriales y administrativas suministradoras de servicios públicos, reforzando los servicios públicos. Felipe nunca fue un jarrón chino.

Godos y gordos

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Foto: Pascal Renoux
España es país de godos y gordos. Los godos, ya fuesen ostrogodos o visigodos, eran unos gordos bárbaros con barba. En el modelo educativo de la España una, grande y libre, que algún ministro de educación actual echa de menos, obligaban a los alumnos, entonces delgados, a memorizar la lista de los reyes godos, llena de nombres acabados en –ico (Ariarico, Aorico, Geberico, Atanarico, Alarico, Sigerico, Teodorico, Eurico...), en –ildo (Atanagildo, Leovigildo...), en –vinto (Chindasvinto, Recesvinto...) y otros más originales (Fritigerno, Ataúlfo, Turismundo, Gundemaro, Sisenando, Wamba...). Ahora preocupa, no tanto el número de niños bárbaros, godos, como el de niños gordos. Preocupa el exceso de gordura, eufemísticamente denominado obesidad, sobre todo entre la cohorte infantil y juvenil. Como casi la mitad de los niños españoles son gordos y más de la mitad de los padres españoles no comprenden al ministro de Educación, con sus propuestas de retorno a la Formación del Espíritu Nacional, la ministra de Sanidad le echa un cabo, proponiendo el retorno de las clases de Gimnasia. La idea de la ministra consiste en implantar una hora diaria de gimnasia, ejercicio físico o deporte en todos los colegios, aumentando las dos o tres horas que ya tienen en el horario escolar. ¿Cómo? Implantándola. No es cuestión de salud, ni de educación, es cuestión de economía. El doctor Valentín Fuster, director Cardiovascular del Hospital Mount Sinaí (New York, USA), ha puesto el dedo en la barriga, al señalar que la obesidad "es una epidemia cara, que no estamos previniendo, cuyos costes comienzan a ser inasumibles". Por otra parte, recuerda el prestigioso doctor, que "el problema de España es que no es un país motivado, ni sabe motivar a la gente joven". No sólo a los jóvenes. Como casi la mitad de los adultos españoles también son gordos y más de la mitad prefieren el deporte televisado al practicado, convendría promover, desde el ministerio de Sanidad, una campaña de implantación de una hora diaria de sexo familiar entre adultos, repartida, por prescripción médica, entre desayuno, comida y cena. Tendría que pasar el filtro previo del ministerio de la Moral, que prevalece sobre los ministerios de Sanidad y Educación.

Mejor el francés

domingo, 25 de noviembre de 2012

Foto: Fréderic Fontenoy
Mejor el francés. Mejor el francés que el inglés, como se constata en la última cumbre presupuestaria europea de jefes de gobierno celebrada en Bruselas. Mariano Rajoy, jefe del Gobierno español, intercambió un par de frases cortas en francés con François Hollande, su homólogo galo, sin embargo a David Cameron, su homólogo británico, sólo atinó, en un perfecto spanglish, a decirle: "It's very difficult todo esto". Mejor el francés. El mito de la derecha bien formada y plurilingüe se rompe por arriba. Eso sí, la derecha española practica bien el francés cuando sale a pedir favores a otros países europeos. No obstante, incluso con el francés hay que tener cuidado. Fue célebre Rachida Dati, significada ministra de Nicolas Sarkozy, actualmente eurodiputada, quien, consultada en una entrevista de Canal Plus sobre los fondos de inversión extranjeros, respondió: "cuando veo que algunos piden tasas de rentabilidad del 20% o del 25% con una felación casi nula...". Confundió el francés, confundió felación con inflación. Fue sólo un lapsus de una mujer conservadora, hecha a sí misma, amante del lujo y de los amantes. La confusión sobre el francés viene de antiguo. Según La Ilíada, las lesbianas, mujeres de Lesbos, eran las que mejor practicaban la felación; de hecho, en griego, el verbo "lesbiázein" significa practicar la felación; lo cual no deja de ser una paradoja. Después, los cristianos se encargaron de asignar el lesbianismo a otras prácticas, a su vez penalizadas y despenalizadas (en el sentido de carentes de pene). Más tarde, los ingleses imperialistas, debido a su pertinaz fobia gala, se encargaron de hacer sinónimos el sexo oral y el francés. En cualquier caso, el francés es más dulce y delicado que el inglés. De nada les sirvió a los británicos inventar el "humming", práctica que consiste en aplicar un sonido gutural, proveniente de la garganta profunda, para provocar un cosquilleo placentero mientras se practica sexo oral. En definitiva, ante tanta confusión y paradoja, hace bien el siempre confundido y paradójico Mariano Rajoy, cuando sale por Europa adelante, en preferir el francés. Mejor el francés.

El efecto Pinocho

sábado, 24 de noviembre de 2012

Foto: Manuel de los Galanes
A Pinocho le crecía la nariz cada vez que mentía. Era un cuento. A Rajoy se le pone roja la nariz cada vez que miente. Es ciencia. Investigadores de la Universidad de Granada han descubierto el "efecto Pinocho", aplicando técnicas de termografía, mediante cámaras que miden la temperatura de la nariz. Si el sujeto realiza un gran esfuerzo mental, su nariz se enfría y blanquea. A Rajoy le pasa poco. Si el sujeto miente, su nariz se calienta y enrojece. A Rajoy le pasa mucho. "No subiré impuestos", efecto Pinocho. "No tocaré el IVA", efecto Pinocho. "No propondré el copago de medicamentos", efecto Pinocho. "No echaré profesores a la calle", efecto Pinocho. "No reduciré las becas", efecto Pinocho. "No reduciré los comedores escolares", efecto Pinocho. "No recortaré los presupuestos en I+D", efecto Pinocho. "No abarataré el despido", efecto Pinocho. "No haré una reforma laboral contra los trabajadores", efecto Pinocho. "No utilizaré la herencia de Zapatero como excusa", efecto Pinocho. "No subiré la luz", efecto Pinocho. "No daré más dinero a los bancos", efecto Pinocho... Como Rajoy miente tanto, en su cerebro se activa una estructura, denominada "ínsula" por los científicos, que le delata; se trata de una pieza clave del sistema de recompensa cerebral, que le recuerda que debiera tener en cuenta otros sentimientos realistas, denominados "cualias". A Rajoy le faltan "cualias" y cualidades. Pinocho y Rajoy se parecen. Ambos mienten sin rubor para conseguir sus fines egoístas. Ambos son marionetas. Pinocho vende su Abecedario, que Geppetto había comprado prescindiendo de su chaqueta de pana, para asistir precisamente al Gran Teatro de Marionetas. Rajoy también. Pinocho no escucha al Grillo que habla y corrige sus trastadas. Rajoy tampoco. Pinocho, en lugar de llevar a Geppetto las monedas de oro que le había dado el titiritero Comefuego, se las entrega al Zorro y al Gato, quienes le convencen de que existe un monte mágico donde, sembrando el dinero, éste se multiplica. Rajoy también les cree. A Pinocho no sólo le crece la nariz, le crecen orejas y rabo de burro. A Rajoy también. A Pinocho lo salva un hada de color turquesa. Las hadas turquesas sólo viven en los cuentos. Los cuentos son diferentes. El cuento de Pinocho es una alegoría masónica sobre el caminar del hombre hacia la senda de la virtud y la verdad. El cuento de Rajoy es una alegoría masoquista sobre el caminar del hombre por la senda de la virtualidad y la mentira.

Media hora de sexo

viernes, 23 de noviembre de 2012

Foto: Vlad Gansovski
Media hora a la semana dedican los españoles al sexo, debido a la crisis económica. Dos horas a la semana dedicaban los españoles al sexo hace un par de años. Conclusión sanitaria: a más crisis, menos sexo. Conclusión eclesiástica: a más crisis, menos vicio. Los datos aportados por un estudio sobre satisfacción sexual llevado a cabo por la multinacional farmacéutica Pfizer en siete países europeos, dejan a los españoles más o menos bien parados en relación con sus vecinos, aunque ya se sabe que "consuelo de muchos, consuelo de tontos". Un par de relaciones sexuales por semana, a razón de un cuarto de hora cada una, no es motivo suficiente para levantar la autoestima patriotera y sí es motivo suficiente para proponerse levantar la libido nacional. Cabe otra salida: negar el rigor científico de la investigación, por no incluir a los jóvenes menores de 36 años, por asumir la significación representativa de una muestra de poco más de mil españoles y por aplicar el método de encuesta para descubrir el grado de satisfacción sexual del español medio, lo cual no deja de ser una ingenuidad. El español medio no confunde sexo con amor, pero confunde amor con amor propio. El español medio miente sin rubor sobre sus capacidades sexuales, por lo que habría que reducir todavía más esos dos cuartos de hora semanales de referencia. No sólo se habla de frecuencia, también de calidad de las relaciones. Según el estudio, diez de cada diez españoles consideran importante la satisfacción sexual y la calidad del sexo; pero no se explica qué entienden los españoles por calidad del sexo. Según el estudio, ocho de cada diez españoles reconocen que les gustaría mejorar la calidad de sus relaciones sexuales, es decir, reconocen implícitamente que no saben bien en qué consiste una relación de calidad, pues se supone que se aplican al máximo en la tarea. El español medio no sabe como incrementar la liberación de dopamina, esa sustancia que, sin que él lo sepa, le proporciona sensaciones fugaces de placer y bienestar, o la liberación de oxitocina, esa sustancia que, sin que él lo sepa, le facilita la comunicación con su pareja. Al español medio no le preocupa la comunicación, le preocupan el tiempo y la calidad; tiempo que relaciona con la crisis y calidad que relaciona con la dureza. No es que el español medio sea partidario del hardcore, del sexo duro, sino que es consciente de la importancia de la dureza de su erección. Según el estudio, nueve de cada diez españoles consideran importante la calidad de la dureza en sus erecciones, siete de cada diez españoles reconocen que les gustaría tener erecciones más duras y duraderas, tres de cada diez españoles han evitado cumplir con su sexo semanal porque estaban preocupados por sus erecciones y por la crisis. Conclusión: cuanto más dura es la crisis, menos dura es la erección.

No había pesebre

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Foto: Steven Meisel
En Palestina no había pesebre. No había pesebre, no había Reyes Magos, no había ángeles de la Gloria, no había estrella del Portal de Belén. No había pesebre, no había oro, no había incienso, no había mirra. No había pesebre, no había mula, no había buey. El buey conoce a su dueño y la mula el pesebre de su señor. Aramos, dijo la mula al buey. Habló el buey y dijo mu. Habló Benedicto y dijo mu. Benedicto no estuvo allí, pero echa mano de la ciencia y se carga de un plumazo la iconografía del portal y la letra de los villancicos en su libro La infancia de Jesús. Benedicto, que no estuvo allí, pero tiene información privilegiada, atemporal, que le aporta la paloma del Espíritu Santo, refuta indirectamente, o sea, vaticanamente, los testamentos, llenos de literatura, de San Mateo y San Lucas, y afirma tajante que "en el portal no había animales". Benedicto, que no sabe de mujer pero sí de virginidad, refuta indirectamente, o sea, vaticanamente, la versión de San Agustín sobre el supuesto voto de castidad de María, en la forma, aunque coincide con él en el fondo, reformulándose la pregunta: "¿es cierto que Jesús fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo y nació de Santa María Virgen?", y respondiéndose a sí mismo sin duda: "sí, sin reservas", porque María "era una mujer valiente, que incluso ante lo inaudito mantuvo el autocontrol; una mujer de gran interioridad, que mantuvo juntos el corazón y la razón; una mujer que trató de entender el contexto, el conjunto del mensaje de Dios". El contexto, según Benedicto, era una conjunción cósmica, una conjunción extraordinaria de los planetas Marte, Saturno y Júpiter. Todo ciencia, nada ficción. Todo razón, nada fe. Todo realidad histórica, nada superstición religiosa. La paloma tiene aún mucho que ocultar. Dice el refrán popular que "caga más un buey que cien palomas". También dice que "la mula pasa, fornica y no se embaraza". No había mula, no había buey, no había pesebre, no había virgen, no había dios. ¿Hay ahora Dios en Palestina?

Juguetes rotos

domingo, 18 de noviembre de 2012

Foto: Frieke Janssen
La pederastia no sólo es cuestión de los seminarios o las catequesis. También es cuestión de las televisiones y las redes. Los niños, los pederastas, los medios... La Vieja Europa, la Nueva Europa, el Reino Unido, los Países Bajos... En el Reino Unido dimite el director general de la BBC porque en un reportaje sobre pederastia en Gales, emitido por el prestigioso programa Newsnight, una víctima identificaba, por error, a un lord, tesorero de Margaret Thatcher, la Dama de Hierro del conservadurismo británico, como uno de los abusadores de menores en un hogar para niños desamparados. En el reportaje no se nombraba expresamente al lord, pero se aludía a un alto cargo del gobierno conservador de entonces, cuando es bien sabido que los conservadores, cuanto más lo son, más guardianes de la moral y las buenas costumbres son. La insinuación bastó para que las redes sociales se calentaran con el asunto, aun sabiendo que los conservadores son los menos proclives a la pederastia del mundo. Coincide también que la cadena había sido acusada, en reportaje de otra cadena competidora, de encubrir, no a un lord sino a un sir, su presentador estrella de música moderna (Top of the Pops), ya fallecido, tras décadas de abuso a adolescentes. Mientras en la vieja Gran Bretaña destacadas personalidades, hasta con títulos nobiliarios, se ven enredadas en estas marañas televisivas e informáticas, en la moderna Holanda, dos sexólogos del Hospital Universitario de Amsterdam proponen la legalización de la pornografía infantil virtual para canalizar las pulsiones sexuales de los pederastas, bajo estricto control del gobierno, garantizando que ninguno de los niños protagonistas sufra abusos sexuales. Dicen los doctores holandeses que reprimir fantasmas puede generar frustración y conducir a los pederastas a actuaciones graves. En Holanda la creación, difusión y posesión de pornografía infantil virtual es ilegal desde hace una década y puede acarrear penas de varios años de cárcel. La propuesta de los doctores ha dado lugar a un debate entre pragmatismo y moralismo. Decía Víctor Hugo, que "cuando un niño destroza un juguete, está buscándole el alma". Dejad que sean los niños quienes rompan sus juguetes.

El negro y el osito de peluche

sábado, 17 de noviembre de 2012

Foto: Guy Bourdin
Un joven negro es detenido en Cincinnati (Ohio, USA) por mantener relaciones sexuales en plena calle con un osito de peluche cuyo color se desconoce. La noticia del Huffington Post, amplía datos sobre el joven negro, pero no sobre el osito de peluche. El joven negro no es tan joven ni tan negro; tiene 28 años y es más mulato que negro, según se aprecia en la fotografía que acompaña la noticia. Del osito de peluche no se aporta fotografía alguna, quizás para evitar el morbo zoofílico o para proteger la imagen inocente de la mascota víctima del abuso. Conviene precisar, para que no haya inducción a equívoco, que la práctica sexual con ositos de peluche recibe el nombre científico de ursugalmatofilia. Dicha práctica sexual no es propiamente zoofilia, salvo que tenga lugar en un zoo en vez de en una calle o avenida urbana. Se dan tres agravantes en el caso. Primero: Charles Marshall, el ursófilo, es descubierto abusando del indefenso osito de peluche in fraganti (se utiliza esta expresión porque el acto tiene lugar en Cincinnati, bella ciudad con importante colonia italiana). Segundo: hay reincidencia por parte del ursófilo, pues ya es la tercera vez que lo hace y es detenido; no quiere decirse que no lo hubiese hecho más veces, pero no fue pillado in fraganti. Tercero: esta vez lo ha hecho en una calle transitada, repleta de transeúntes, lo que permite acusarle de "exposición deshonesta". A los de Cincinnati les molesta la falta de civismo y el escándalo público, provocado por el joven negro. El joven negro es un sinvergüenza libidinoso y malcriado. Otra cosa sería una joven blanca con su elefantito de peluche en su habitación de casa burguesa republicana. Por algo, Ohio es uno de esos estados que no tienen las cosas claras, un swing state, de los que hacen que los resultados electorales basculen hacia un lado u otro. El negro Obama ganó en Ohio, pero los osos de peluche no están tranquilos. Surrealismo en el Medio Oeste... ¿o en el Alto Sur? En Ohio nada está claro.

Más salario, más libido

jueves, 15 de noviembre de 2012

Foto: Greg Kadel
Más salario, más libido. Más paga, más amor. Más dinero, más sexo. Al traste esa teoría conformista de los pobres sobre que, no teniendo dinero, tienen más sexo que los ricos. Lo que distingue a los ricos de los pobres son las preocupaciones financieras, no las carencias de sexo. Wiebke Neberich, doctora en Psicología, ha investigado a unos 20.000 trabajadores y empresarios para llegar a la conclusión, aparentemente científica, de que cuanto más dinero perciben, más deseo sexual sienten. Los que más cobran hacen más el amor, porque, eso sí, los ricos hacen el amor, los pobres follan. Un alto nivel de ingresos eleva la cuenta bancaria, eleva la autoestima, eleva el miembro viril, eleva la atracción sobre los del entorno y eleva la libido hacia y desde los del entorno, mejorando las habilidades sociales y amatorias del bien pagado. El estudio de la doctora no dice nada sobre el incremento del sexo de pago por parte de los bien pagados, por tratarse de una investigación más propia de sociólogos y economistas que de psicólogos. Completemos, pues, el estudio con otras claves sociológicas y económicas, aunque investigando en fuentes poco científicas. Según la revista Forbes, los hombres más ricos del mundo este año son Carlos Slim, Bill Gates, Warren Buffet, Bernard Arnaut, Amancio Ortega, Larry Ellison, Eike Batista, Stefan Persson, Li Ka-shing, Karl Albrecht... Todos ellos son empresarios y poseen fortunas entre 25.000 y 70.000 millones de dólares. Es la erótica del dinero, es decir, la erótica de Microsoft, Berkshire Hathaway, LVMH, Zara, Oracle, Minig Oil, H&M o Aldi. Según la revista People, los hombres más sexys del mundo este año son Channing Tatum, Matthew McConaughey, Chris Hemsworth, Matt Bomer, Ben Affleck, Richard Gere, Denzel Washington, Paul Rudd, Bradley Cooper... Todos ellos son actores y millonarios, pero no tanto como los mencionados empresarios. Que decidan las mujeres cuáles de ellos les despiertan más la libido. Algún dato complementario sobre los líderes de cada ranking, por si ayuda en la elección. Carlos Slim es maronita, en cuanto a sus creencias religiosas. Channing Tatum lee, cita y recita a Edgar Allan Poe, como su autor favorito. Decía Narosky que "quien cambia felicidad por dinero no podrá cambiar dinero por felicidad", pero ¿por sexo?

Nuestra Señora del Facebook

martes, 13 de noviembre de 2012

Foto: Arseni Jabiev
Las mariofanías son las apariciones marianas, las apariciones de María la Virgen, virgen y madre, paradójicamente, de Jesús, hombre y dios, paradójicamente. Las mariofanías son revelaciones de la verdad, sustentadas sobre la fe verdadera, pero, paradójicamente, no son verdades de fe, como bien se encargan de explicar los doctores de la Santa Madre Iglesia. Son revelaciones, revelaciones privadas, que, paradójicamente, pronto se transforman en públicas, por interés del público. La última, cerca de la capital de Malasia, en la ventana de un hospital público, gracias a la difusión de la imagen por Facebook, ha provocado una peregrinación inmediata de miles de cristianos devotos, ansiosos por comprobar in situ el milagro mariano. Los improvisados peregrinos llegan provistos de rosarios y velas, para rezar, y de cámaras de fotos, para inmortalizar la imagen de la virgen inmortal. Los doctores de la Santa Madre Iglesia insisten en que la mariofanía es una revelación privada, que conlleva un mensaje de salvación individual, no de salvación colectiva, aunque pronto se reorganice la rentabilización privada de la fe pública. La Santa Madre Iglesia ha reconocido sólo unas cuantas apariciones marianas, pero, tratándose como se trata de una institución defensora de la libertad como ninguna, deja libertad a sus creyentes para que crean o no en las mariofanías, así mismo deja libertad a los que tienen olfato mercantil para que se beneficien económicamente de las peregrinaciones, siempre que parte de los ingresos reviertan en la propia institución. Los lugares de culto mariano, los más rentables dotados de santuarios, acaban convirtiéndose en destinos turísticos de primer orden (Lourdes, Fátima...). Antes de alcanzar ese rango, los doctores de la Santa Madre Iglesia han investigado a fondo, han analizado con rigor, las revelaciones, para otorgar dictamen favorable a la explotación de la fe mariana. La localización de las mariofanías demuestra que Nuestra Señora ha manifestado una marcada preferencia por aparecerse en los pecaminosos países europeos meridionales: Nuestra Señora del Pilar (Zaragoza, España), Nuestra Señora de La Candelaria (Tenerife, España), Nuestra Señora de los Dolores de Chandavila (La Codosera, Badajoz, España), Nuestra Señora Pura y Dolorosa (Monte Umbe, Bilbao, España), Nuestra Señora de Garabandal (San Sebastián de Garabandal, Cantabria, España), Nuestra Señora de Fátima (Fátima, Portugal), Nuestra Señora del Alcornoque y de la Bondad (Sao Marcos da Serra, Algarve, Portugal), Nuestra Señora de la Revelación (Tre Fontane, Roma), Nuestra Señora de la Rosa Mística (Montichiari-Fontanelle, Italia), Nuestra Señora de la Eucaristía (Manduria, Italia)... Cierto que también Nuestra Señora ha aparecido en los más disciplinados países europeos centrales: Nuestra Señora de Lourdes (Lourdes, Francia), Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa (París, Francia), Nuestra Señora de Laus (Saint-Étienne-le-Laus, Francia), Nuestra Señora de La Salette (La Salette-Fallavaux, Francia), Nuestra Señora de Pontmain (Pontmain, Francia), Nuestra Señora del Corazón Dorado (Bauraing, Bélgica), Nuestra Señora de los Pobres (Banneux, Bélgica), Nuestra Señora de Todas las Naciones (Amsterdam, Holanda), Nuestra Señora Medianera de Todas las Gracias (Mariefried, Alemania)... Incluso en países otrora ateo-comunistas: Nuestra Señora de la Llama de Amor del Inmaculado Corazón (Hungría), Nuestra Señora Reina de Turzovka (Turzovca, Eslovaquia), Nuestra Señora de la Inmaculada Pureza (Litmanová, Eslovaquia), Nuestra Señora de Medjugorje (Medjugorje, Bosnia-Herzegovina)... Las mariofanías en países hispanoamericanos han resultado, si cabe, más fervorosas: Nuestra Señora de Guadalupe (Ciudad de México, México), Nuestra Señora de los Ángeles (Cartago, Costa Rica), Nuestra Señora de Cuapa (Cuapa, Nicaragua), Nuestra Señora de Coromoto (Guanare, Venezuela), Nuestra Señora de los Pueblos (Betania, Venezuela), Nuestra Señora del Rosario (San Nicolás de los Arroyos, Buenos Aires, Argentina)... Parecía exótica y puntual la oriental devoción a Nuestra Señora de Akita (Akita, Japón), a la que se puede sumar ahora la advocación por Nuestra Señora del Facebook o Nuestra Señora del Hospital de Sime Darby (Kuala Lumpur, Malasia). Aparición, revelación, investigación, devoción, manipulación, secretismo, catolicismo, misticismo, turismo, capitalismo.

La mala compañía

domingo, 11 de noviembre de 2012

Foto: Albert Watson
La llaman CIA (Central Intelligency Agency), es decir, Agencia Central de Inteligencia, pero de hecho es una agencia central de espionaje. La CIA espía, el FBI investiga. Sin embargo, el FBI (Federal Bureau of Investigation) de tanto investigar, a los demás y a los suyos, acaba espiando. Por ejemplo, los del FBI han espiado al jefe de la CIA, el general David Petraeus; han descubierto que tenía un lío de faldas con su biógrafa, Paula Broadwell; han descubierto que ella tenía acceso al correo electrónico del director amado; han descubierto que la aventura se había transformado en un problema de seguridad nacional. En los USA la aventura se premia. En los USA la aventura fuera del matrimonio se paga. Petraeus tuvo que dimitir. De la amante descubierta nadie se ocupa, hasta que empiece a circular por los shows televisivos contando intimidades sobre su historia de amor militar o publique un best seller sobre la erótica del poder y el espionaje. En los USA no se ve mal que los escoltas del Presidente, durante un viaje oficial de éste a Colombia, contraten los servicios de señoritas de compañía colombianas (a fin de cuentas, CIA es abreviatura de compañía). En los USA se ve mal que un reputado alto cargo, además del ejército, sea descubierto poniéndole los cuernos a su abnegada esposa (que sea descubierto, no que se los ponga). En los USA, eso sí, están orgullosos de su servicio de inteligencia (estaban, más que están). Durante la Guerra Fría, la CIA tenía como objetivo frenar la expansión del comunismo por el mundo. Oficialmente, la CIA era una agencia de inteligencia (por algo empleaba a muchos graduados de Yale) que se ocupaba de revisar expedientes administrativos y fiscales (sin necesidad de pedir permisos judiciales), esto es, que se ocupaba del espionaje burocrático internacional. Realmente, la CIA se ocupaba de entrenar insurgentes y desestabilizar gobiernos no afines. Tras la caída del muro de Berlín y la caída del comunismo, la CIA tenía como objetivo frenar el crimen organizado internacional, sobre todo vinculado al narcotráfico. Tras la caída de las Torres Gemelas de Manhattan, la CIA tenía como objetivo frenar el terrorismo islamista internacional. Tras tanta caída, la CIA tenía como objetivo frenar su propia caída, frenar los intentos de pulverizarla, atomizarla dentro del sistema de seguridad norteamericano, reduciéndole funciones y agentes. Según fuentes gubernamentales, políticas y periodísticas, Petraeus era un buen espía; pero, por seguridad y por si acaso, debía dimitir. Petraus buscaba compañía, ahora está solo. Como decía Paul Valéry, "un hombre solo está siempre en mala compañía". Pocos piensan ya que la CIA sea una buena compañía.

Robar bancos

viernes, 9 de noviembre de 2012

Foto: Steven Lippman
En barra de bar de barrio, fusión de método socrático y  máster en economía financiera: tesis, hipótesis, aporía, axioma, dilema moral, dialéctica, mayéutica. Los bancos han robado lo que han querido en época de bonanza económica. Los políticos han robado a los trabajadores para ayudar a los bancos en época de crisis. Los que han robado a los bancos en época de crisis han restituido los principios éticos, atendiendo a la premisa de que "a quien roba a un ladrón, cien años de perdón". La aporía de que los que han robado a los bancos deberían acceder al gobierno se rompe cuando interviene la Guardia Civil. La Guardia Civil de Tenerife (Canarias, España) ha desarticulado una banda que se dedicaba a robar bancos, sin necesidad de atracarlos, durante los años críticos entre 2009 y 2011. Un par de "brokers" españoles compraban lotes de viviendas, a razón de 40.000 euros cada una, haciéndose pasar por representantes de sociedades aparentemente legales. Las viviendas eran registradas a nombre de testaferros o sociedades aparentemente legales. Otro ladrón, ingeniero informático, falsificaba todo tipo de acreditaciones documentales (contratos de trabajo, vidas laborales, nóminas salariales, declaraciones de renta) para otros compradores aparentemente legales, que solicitaban préstamos hipotecarios, por valor de 140.000 euros por vivienda, en ciertos bancos, cuyos directores de sucursal aprobaban la operación, aparentemente legal, a cambio de una comisión personal, obviamente ilegal. Efectuada la transacción, la banda obtenía unos beneficios netos de 100.000 euros por vivienda, el titular de la vivienda abandonaba la propiedad y el país en unos meses, con unos miles de euros; la banda alquilaba la vivienda por unos meses, prolongando el periodo de ingresos; el banco ejecutaba la hipoteca, en este caso sin desahucio. Al detener la Guardia Civil a estos "brokers", los que robaban a los que robaban han pasado a estar acusados de los siguientes delitos: estafa, insolvencia punible, pertenencia a banda criminal, falsedad documental, evasión fiscal y blanqueo de capital. La ley es igual para todos: tanto a los banqueros como a los mendigos les prohíbe dormir bajo los puentes y robar gallinas.

El odio a los pechos propios

jueves, 8 de noviembre de 2012


El odio a los pechos propios es uno de los grandes dramas de las mujeres del primer mundo. Kate Moss, según la revista Vanity Fair, confiesa que odia sus pechos. Kate Moss, según la revista Forbes, ingresa unos diez millones de dólares anuales. Kate Moss, según evidencias medibles, presenta unas proporciones de 83-57-88, una estatura de 164 centímetros y un peso de menos de 50 kilos, dignas de odiosa envidia, más en el primer mundo que en el tercero. Kate Moss, según autobiografía, cuando hace veinte años, con menos de 20 años, era obligada a posar semidesnuda o desnuda, se encerraba en el baño, se tumbaba en la cama, se tiraba horas llorando amargamente, se tomaba tranquilizantes, porque "no se sentía ella misma" y porque "odiaba sus pechos". Kate Moss, según hoja de servicios, posó para Versace, Chanel, Gucci, Dior, Burberry, Dolce & Gabbana y otras firmas del glamour multinacional, y posó, desnuda y embarazada, para el retratista Lucian Freud. Kate Moss, según la revista Forbes, es una de las mujeres más ricas e influyentes del mundo, con un estilo tan imitado por las clases altas como por las clases medias del primer mundo. Kate Moss, según curriculum, iba para modelo anti-top model y acabó siendo top model modélica. Kate Moss, según la prensa sensacionalista británica, iba de escándalo en escándalo, por sus adicciones a la cocaína y al alcohol. Kate Moss, según sus múltiples amores, iba dando tumbos de relación tortuosa en relación tortuosa. Kate Moss, según sus múltiples admiradores, es la única top model que sobrevive como top model a pesar del paso de los años, de los rumores, de los escándalos, de los desamores. Kate Moss, según se mire, tiene o no tiene motivos para odiar sus propios pechos. Kate, como la Marilyn a la que imita, es un icono de la contradicción, aunque, como decía Pascal, "ni la contradicción es indicio de falsedad, ni la falta de contradicción es indicio de verdad".

Un país de cuento

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Foto: Jan Saudek
Érase el país del mundo más feliz, según repetidas encuestas realizadas entre sus satisfechos habitantes. Érase el país del mundo mejor para vivir, según índices de prosperidad que combinaban el desarrollo económico, la calidad de vida, el nivel de felicidad, la garantía de libertad personal y el grado de democracia pública. Érase el país del mundo más seguro y pacífico, con baja tasa de delincuencia, tensiones sociales y conflictos internos, según indicadores de paz global. Érase el país del mundo menos corrupto, según índices de percepción de la corrupción en la vida pública. Érase el país del mundo con más transparencia política y más confianza de los ciudadanos en sus políticos, según índices internacionales sobre evaluación de los gobiernos. Érase el país del mundo con los salarios más altos, según informes de los bancos suizos. Érase el país del mundo con los salarios más equitativos, según indicadores de igualdad social. Érase el país del mundo con más igualdad entre hombres y mujeres, según índices de ocupación laboral, percepción de ingresos, trabajo externo y doméstico. Érase el país del mundo con los precios más caros, o uno de ellos, según índices de precios al consumo. Érase el país del mundo con los impuestos más altos, o uno de ellos, según presiones fiscales así deseadas por sus contribuyentes. Érase el país del mundo con el mejor entorno empresarial para hacer negocios, según revistas especializadas. Érase el país del mundo con mayor libertad de prensa, según informes de reporteros sin fronteras. Érase el país de los cuentos de Andersen; pero, no era un país de cuento; ese país existe, es Dinamarca. Su modelo socialdemócrata de estado de bienestar existe y funciona. ¡Qué no nos vengan con el cuento de que no hay alternativa al modelo neoliberal, sin estado de bienestar, sin Estado!

El Vaticano y el sexo precoz

domingo, 4 de noviembre de 2012

Foto: John Tisbury
Facilitar el sexo precoz pudiera ser un signo de progresismo. El Vaticano es el país europeo con la edad legal de consentimiento sexual más baja: doce años. No es cuestión de progresismo, sino de vagancia legislativa. El estado teocrático, ocupado en la felicidad celestial, no tiene tiempo para estos placeres terrenales. El Vaticano continúa aplicando el viejo código penal italiano, el conocido como Código Zanardelli de 1889. España es el segundo país europeo con la edad legal de consentimiento sexual más baja del mundo: trece años. No es cuestión de progresismo, sino de protección a la infancia. Los socialistas españoles han presentado una proposición no de ley para elevar la edad legal de las relaciones consentidas. En la exposición de motivos los socialistas se apoyan en los instrumentos jurídicos internacionales sobre el interés superior de los niños y niñas y los convenios internacionales para protegerles frente a los delitos de explotación y abuso sexual. No obstante, en el código penal español está previsto que, si una joven menor de dieciséis años es engañada y luego víctima de un abuso sexual, sus padres pueden acusar al agresor por estupro. Obsérvese que el sexo no consentido es considerado abuso sexual, no violación, salvo que medie violencia. Hay confusión en los actos y en los años. La edad de consentimiento sexual no ha de confundirse con la edad de mayoría sexual o de autonomía plena para mantener relaciones sexuales. La edad de consentimiento sexual no ha de confundirse con la edad de emancipación, la edad para contraer matrimonio, la edad de responsabilidad criminal o la mayoría de edad. En algunos países, la edad de consentimiento sexual heterosexual no ha de confundirse con la homosexual (esto sí es discriminación por sexo). En algunos países musulmanes la edad de consentimiento sexual se vincula al matrimonio (antes están prohibidas las relaciones sexuales, sobre todo a las mujeres). En algunos países tropicales, si se ofrece matrimonio a cambio de sexo para engatusar a una menor, la justicia cae sobre el embaucador (incluso consideran delito engañar mediante esa promesa a mayores de veinte años). En algunos países nórdicos europeos la edad mínima de consentimiento sexual sube a los dieciséis o diecisiete años. ¿El modelo es Afganistán o Noruega? En el Vaticano se supone que no hay sexo precoz.

Lesbianas estériles

sábado, 3 de noviembre de 2012

Foto: John Tisbury
Las lesbianas han de ser discriminadas por lesbianas. Las que, además de lesbianas, son estériles, han de ser discriminadas por estériles. Las lesbianas, que por definición no quieren varón, no han de engendrar. Las lesbianas estériles, que por definición no son fértiles, no han de engendrar. Se trata de criterios médico-científicos, no de criterios moral-religiosos. Son criterios propuestos por expertos sanitarios, no por miembros del gobierno conservador, ni por miembros de la curia ultraconservadora. Son expertos del grupo de fertilidad, uno de los cinco grupos montados por el Ministerio de Sanidad (junto con los de selección genética, cribados, rehabilitación e implantes oftalmológicos), los que han de plantear la reforma de la cartera de servicios básicos. Tales expertos, en unos meses, pondrán sus conclusiones a disposición del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que decidirá sobre la reforma de la cartera de servicios básicos, es decir, sobre el recorte de servicios básicos a quienes conviene recortar servicios básicos; por ejemplo, a las lesbianas. A los comunicólogos del gobierno conservador no les resultará difícil convencer a los ciudadanos pagadores de impuestos de que con los suyos no han de pagarse tratamientos de reproducción asistida a lesbianas estériles. A tales comunicólogos no les resultará difícil disfrazar con explicaciones economicistas medidas que responden a fundamentos ideológicos. Las lesbianas son pecadoras por lesbianas e inútiles por estériles. Los expertos están pensando en excluir también de los tratamientos gratuitos de fertilidad a todas las mujeres solteras. Ya puestos...

La fragilidad del sillón de mimbre

viernes, 2 de noviembre de 2012

En días de difuntos, réquiem por Emmanuelle. Acaba de morir la musa del sexo iniciático de millones de españoles, quienes, a finales del franquismo, en el tránsito a la democracia, no terminaban de creerse lo que estaban viendo en una pantalla grande de cine de barrio: una elegante, delicada y liberada mujer europea, en un sofisticado entorno asiático, disfrutaba con naturalidad de cópulas, masturbaciones, violaciones, cigarrillos en vagina... difíciles de comprender para los maleducados españoles, víctimas de la moralina y la mojigatería. Emmanuelle, frágil desde un frágil sillón de mimbre, abría sus seductores ojos grandes y miraba de frente a aquellos españoles atónitos, con intención de que ellos abriesen los suyos a la vida. La fragilidad que, paradójicamente, otorgó la fuerza a Emmanuelle duró lo que duró la ficción de Emmanuelle. Después, los fracasos profesionales, los desengaños amorosos, los cigarrillos sin filtro, los excesos con el alcohol, las dosis de cocaína, los cánceres de garganta, de esófago y de pulmón destruyeron demasiado pronto al mito. La mujer real ya venía sufriendo esa destrucción desde su infancia turbulenta, repleta de abusos sexuales y dependencias emocionales. Al final, sabemos el porqué de su frágil mirada seductora. Al final, sabemos el porqué del encanto erótico de su fragilidad. El sillón de mimbre seguirá siendo el icono del erotismo frágil.

Leer etiquetas

jueves, 1 de noviembre de 2012

Leer libros está bien, pero lo importante es leer etiquetas. Según los informes del Gremio de Editores sobre hábitos de lectura, nueve de cada diez españoles, sin incluir a los niños, leen cualquier tipo de material y en cualquier formato. Seis de cada diez leen algún libro en su tiempo de ocio; más las mujeres que los hombres. Cinco de cada diez leen a diario algo en soporte digital; más los hombres que las mujeres. Los madrileños, vascos, riojanos, cántabros y catalanes son los que más leen; los gallegos, castellanos, extremeños, asturianos y andaluces son los que menos leen. Siete de cada diez que leen libros leen novelas o cuentos. Las novelas y cuentos están bien, pero lo importante es leer etiquetas. Según una investigación conjunta del Instituto de Economía Agrícola de Noruega y las universidades de Tennessee (USA), Arkansas (USA) y Santiago de Compostela (España), publicada en la revista Agricultural Economics,  los que leen las etiquetas de los productos alimenticios engordan menos, por lo que gozan de mejor salud. Las mujeres leen más etiquetas que los hombres. Ocho de cada diez mujeres lo hacen, mientras que sólo seis de cada diez hombres lo hacen. Además, las mujeres estudian la información nutricional de las etiquetas, mientras los hombres le echan un vistazo en diagonal. Por eso, las mujeres que leen las etiquetas tienen un índice de masa corporal de un punto y medio menos que las que no las leen, mientras que en el caso de los hombres las diferencias entre los que las leen y los que no las leen, unas décimas, son imperceptibles. La ciencia avanza que es una barbaridad. Sería bueno investigar cuántas de las mujeres que se declaran lectoras habituales sólo leen el Hola o el Cuore y cuántos de los hombres que se declaran lectores habituales sólo leen el Marca o el As. Sería bueno investigar cómo repercute ese acto cotidiano en su masa corporal y cerebral. Hay que leer etiquetas, porque, como decía Mao, "leer demasiados libros es peligroso".