Sexo estereofónico

miércoles, 29 de agosto de 2012

El sexo, el ruido, la envidia. El primero, subjetivo y susceptible de objetividad. El segundo, objetivo y susceptible de medición. La tercera, subjetiva y susceptible de suceptibilidad. Una pareja australiana practica intensamente sexo estereofónico, de dos canales, aunque con más volumen el canal femenino. Sucede en Sidney, se trata de sexo urbano, con repercusión en la comunidad de vecinos. Colin MacKenzie, de 45 años, y Jessica Angel, de 34 años, hacen el amor y hacen mucho ruido unos cinco días por semana. Algunos vecinos denuncian el exceso de sexo estereofónico ante las autoridades. Los agentes de policía acuden varias veces para garantizar el descanso de los vecinos. Los amantes admiten que son escandalosos haciendo el amor, sobre todo ella. La administración del estado de Australia del Sur dicta una orden para que los amantes dejen de practicar sexo por infracción de las leyes sobre contaminación acústica. Jessica declara al Sunday Mail:"superamos tanto el máximo de ruido permitido que fuimos arrestados, sacados de nuestra casa y obligados a no tener relaciones". El inspector jefe de la policía, Trevor Lovegrove, que no hace honor a su apellido ("bosquecillo del amor"), defiende la medida coercitiva en cuanto al sexo y la medida amenazante en cuanto a la posible multa en caso de reincidencia, rechazando las críticas sobre injerencia en la privacidad de la pareja. Según el IDH de la ONU, en el ranking del índice de desarrollo humano, Australia es el 2º país del mundo y Mozambique el 184º. En Mozambique no hay problemas de sexo estereofónico.

Bacinilla

lunes, 27 de agosto de 2012

Algo falla en el país. En Ciudad Rodrigo (Salamanca) hay una catedral románica de transición al gótico. La catedral de Santa María es visitada por 10.000-15.000 turistas al año. En Ciudad Rodrigo hay un museo dedicado a las bacinillas, bacinicas, bacinetas, dompedros y dondiegos. El Museo del Orinal es visitado por 20.000-30.000 turistas al año. El turismo morboso prevalece sobre el turismo religioso. El turismo escatológico prevalece sobre el turismo monumental. El turismo costumbrista prevalece sobre el turismo espiritual. Aunque la bacinilla es muy tradicional, popular, autóctona, el museo es internacional; en él se guardan un millar y medio de piezas de distintos países. Hay bacinillas de cerámica, de plata, de trono de madera y de otros materiales. Hay bacinillas con lemas ingeniosos, como "¡Se sienten!" o "¡Qué te veo!". En una de la compañía ferroviaria Central Pacific se lee "No vaciar la bacinilla por la ventanilla". En España, los trenes de alta velocidad ya no tienen ventanilla. En España, ya no se vacía la bacinilla desde los balcones al grito de "¡Agua va!". Sin embargo, conviene no dar ideas, que algún castizo nostálgico, con influencia en el gobierno nostálgico, puede proponer la vuelta de la bacinilla, como artilugio propio de la austeridad, que desplace al suntuario inodoro. Se acabará echando de menos el cierre de sifón de agua limpia, ese que impide la salida de olores desagradables de las cloacas a los habitáculos. La política de cloaca despide un hedor insoportable. La popular bacinilla no es solución.

El desnudo y la estupidez

domingo, 26 de agosto de 2012

Autor: Darío Ortiz
Hace muchos años, Andersen escribió un cuento sobre el desnudo y la estupidez. Hace muchos años, había un rey muy preocupado por su apariencia, por sus trajes. Un día, el rey escuchaba a dos entonces sastres (hoy serían diseñadores), Guido y Luigi, comentando las cualidades de una tela que habían descubierto. La tela tenía tela. Se hacía invisible a cualquier estúpido. Los idiotas, imbéciles, incapaces e ineptos no podían verla. Por supuesto, la tela no existía y los sastres tampoco. Los hermanos Farabutto eran dos pícaros, que fingían trabajar en la confección de un traje muy costoso, por el que recibían pingües beneficios. Durante las probaturas, el rey no quería reconocer que no veía prenda alguna, para no parecer estúpido. Decidía enviar a dos hombres de confianza a cerciorarse de la valía del traje, quienes tampoco querían reconocer su ineptitud y alababan la prenda. La confección del traje se hacía famosa y los súbditos estaban ansiosos por verlo. El día del estreno, los falsos sastres ayudaban a vestirse al rey, éste se presentaba ante sus súbditos y todos alababan la belleza del traje real, por no quedar como estúpidos. Un niño gritaba: "¡Si va desnudo!". Los demás cuchicheaban. El rey levantaba la cabeza y seguía desfilando. Tres moralejas. Primera: la verdad está al margen de lo que crean todos. Segunda: un estúpido es estúpido cuando pregunta y cuando responde. Tercera: hay mucha estupidez en torno al desnudo. El cuento tiene su versión moderna, que no es cuento. Había un príncipe de la Gran Bretaña desnudo, abrazado por detrás por una joven desnuda, en un hotel de Las Vegas (USA, ex colonia). Alguien, súbdito o no, les fotografiaba. La fotografía era difundida por el ciberespacio. La Casa Real se indignaba y censuraba la edición y la difusión. El diario sensacionalista The Sun acataba la censura y publicaba una recreación de la escena nudista, para la cual utilizaba a una becaria de su sección de moda en el papel de mujer arrimada al trasero principesco. Acto seguido, proliferaban las acusaciones de sexismo en las redes sociales. La explotación es indigna. La moralina sobre el desnudo es estúpida, casi tanto como la monarquía británica. Ya decía Quevedo que "todos los que parecen estúpidos lo son y la mitad de los que no lo parecen también lo son".

Toros para chinos

sábado, 25 de agosto de 2012

Los toros vuelven a la televisión pública española. España vuelve a ser la que era, que de eso se trata, que de eso se ocupan los conservadores, que para eso son los que conservan las viejas costumbres y las tradiciones ancestrales. Tras seis años de apagón taurino, vuelven las retransmisiones taurinas porque, según comunicado de TVE, "un festejo de esta categoría debe ponerse a disposición de todos los aficionados españoles". Españoles y chinos. Se calcula que unos quince millones de chinos pueden ver corridas españolas por televisión. La cultura española interesa a los chinos. Los toros son una expresión de la cultura española, heredada de la cultura grecolatina, heredada de la civilización minoica. Del minotauro a la globalización amarilla a través de los matadores, banderilleros, mozos de espadas, picadores, alguacilillos, monosabios, mulilleros, areneros y comentaristas expertos. Se trata de que los aficionados chinos sepan que ese toro, alto de agujas, agalgado, levantado del suelo, largo, de gran caja, huesudo, de manos altas, fino de piel, negro zaíno, mazorca generosa, salida espectacular al ruedo, primer tercio nervioso y lidia despierta sólo apta para valientes, es un Miura. Nostalgia: la muerte de Manolete (Linares, Jaén, 1947). Entonces, época de postguerra, franquismo, pan y toros, los aficionados españoles eran muchos; hoy son menos; fueron disminuyendo a lo largo de la segunda mitad del siglo XX; en los años setenta seis de cada diez españoles mostraba su interés por la fiesta nacional, en los ochenta cinco de cada diez, en los noventa tres de cada diez; en el siglo XXI, dos de cada diez. Siempre cabe aplicar una encuesta entre varones de más de 65 años, preferentemente andaluces, sobre la afición taurina, para compensar y justificar las retransmisiones, pero el mercado real está en los chinos. El debate entre taurinos y antitaurinos, con argumentos culturales, económicos o ecológicos, viene de antiguo, es redundante y contradictorio. Los Borbones históricos (Felipe V, Carlos III, Carlos IV) eran antitaurinos, los Borbones actuales... Unamuno confesaba: "siempre me han aburrido y repugnado las corridas de toros", como a todos los de la Generación del 98, que veían en ellas un signo del atraso español. Pero, en el colectivo de filósofos y otros intelectuales también se hallan partidarios de los toros. En la derecha predominan los taurinos, en la izquierda hay taurinos y antitaurinos. Los conservadores quieren que la fiesta de los toros sea una fiesta de todos (en Galicia, Asturias, Aragón, Cataluña o Canarias no están por la labor); quieren que la fiesta nacional sea más nacional; quieren que la fiesta sea declarada bien de interés cultural; quieren que la fiesta dependa del Ministerio de Cultura, no del Ministerio de Interior. Quizás el debate debiera ser la conveniencia o no de destinar dinero público a la tauromaquia privada. Quizás la conveniencia de exportar la tauromaquia a los chinos, para compensar la balanza comercial, cobrando, eso sí, royalties.

Sembrar nubes

viernes, 24 de agosto de 2012

Sin permiso de la Iglesia, hay científicos que proponen sembrar nubes, cuando el cielo, como bien se sabe, es cosa de Dios. En las parábolas bíblicas Dios anima al hombre a sembrar, pero siempre a sembrar trigo. En un artículo publicado en Atmospheric Science Letters, científicos de la Universidad de Leeds proponen aplicar la técnica MCB (Marine Cloud Brightening), la siembra de nubes de toda la vida, al control de los huracanes, que andan un poco descontrolados por el Atlántico Norte. No caen los científicos en que los huracanes también son cosa de Dios. No caen los científicos en que los huracanes forman parte de las plagas bíblicas que Dios envía periódicamente a islas tropicales, ateas e irredentas, como Cuba. Los objetivos de los científicos son los estrato-cúmulos y las aguas marinas ya que, como apunta el doctor Alan Gadian, "los huracanes obtienen su energía del calor contenido en las aguas superficiales del océano, por lo que, si somos capaces de incrementar la cantidad de luz solar reflejada por las nubes que están por encima de las zonas de huracanes, éstos tendrán menos energía y podremos bajar su intensidad en una categoría, reduciendo significativamente su poder destructivo". No caen los científicos en que, si siembran nubes en el Caribe, disminuyen las nubes en el Amazonas, porque el ecosistema climático es precisamente un sistema, un circuito en el que pueden producirse cortocircuitos, aunque sea por acciones bienintencionadas. Dios tenía controlado el sistema, para sus premios y sus castigos, hasta que los científicos comenzaron con sus dichosas investigaciones demoníacas. Quien siembra vientos, recoge tempestades. Quien siembra nubes...

Las mujeres más potentes

jueves, 23 de agosto de 2012

Las mujeres más poderosas del mundo son las mujeres más potentes del mundo. Cuestión de sinónimo, cuestión de concepto. Según se sea hombre o mujer, variará la percepción del concepto. Según se lea la revista Forbes o la revista People, variará la percepción del concepto. Según la revista Forbes, las diez mujeres más potentes del mundo son: Angela Merkel, canciller alemana; Hillary Clinton, secretaria de Estado de los USA; Dilma Rouseff, presidenta de Brasil; Melinda Gates, filántropa de la Fundación Bill & Melinda Gates; Jill Abramson, directora de The New York Times; Sonia Gandhi, presidenta del Partido del Congreso en la India; Michelle Obama, primera dama de los USA; Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional; Janet Napolitano, secretaria de Seguridad Nacional de los USA; Sheryl Sandberg, directora de operaciones de Facebook. Según la revista People, las diez mujeres más potentes del mundo son: Beyoncé, cantante estadounidense; Sofía Vergara, actriz colombiana; Charlize Theron, actriz sudafricana; Lily Collins, actriz británica; Madeleine Stowe, actriz estadounidense; Christina Hendricks, actriz estadounidense; Michelle Williams, actriz estadounidense; Paula Patton, actriz estadounidense; Miranda Lambert, cantante estadounidense; Kate Middleton, duquesa británica. Las conclusiones son evidentes: los USA son la potencia femenina mundial y la potencia está en el cine. No hace falta consultar a toda la población masculina española, con la opción de votar entre Merkel y Beyoncé, para obtener un 100-105% de apoyos a la segunda. No hace falta consultar a toda la población femenina española, con la opción de votar entre Merkel y Beyoncé, para obtener un 60-80% de apoyos a la segunda. No es cuestión de física, es cuestión de química.

Fatalismo

miércoles, 22 de agosto de 2012

El gallego, el fatalismo y la fuerza del destino. No es casualidad que coincidan en la prensa estas dos noticias: "Alerta en el PP gallego por la irrupción de Mario Conde" y "Los astrónomos detectan un planeta al ser devorado por su estrella". El ex banquero, ex preso, ex cabeza de lista del CDS, constituye ahora el partido Sociedad Civil y Democracia y amenaza con presentarse a las próximas elecciones autonómicas gallegas. El político de Intereconomía, como le definió un colega tertuliano, tiene buenos contactos con lo más rancio y caciquil del PP gallego, con el baltarismo, secta tan ancestral como efectiva de la derecha galaica. Pero, la estrella se come al planeta, aunque los astrónomos casi no se enteren de ello. Cuando en una estrella gigante roja la temperatura aumenta exageradamente, los planetas de su órbita sufren variaciones en sus giros elipsoidales y acaban siendo engullidos por ella. En Galicia el PP es una gigante azul que acabará engullendo al banquero-preso-tertuliano-político. ¿Fatalidad o fatalismo? El fatalista niega la libertad del individuo y la capacidad de la voluntad personal. Para el fatalista las cosas suceden porque Dios, o su líder, quieren que sucedan y porque así lo marcan las leyes divinas, naturales e históricas. No hay que confundir fatalismo con determinismo. El fatalismo responde a la creencia supersticiosa. El determinismo responde al principio de causalidad, no de casualidad. El fatalismo descarta la razón y la acción. El determinismo permite la anticipación y la reacción. Sartre, en El ser y la nada, advierte: "Se puede afirmar que el determinismo, si se tiene la precaución de no confundirlo con el fatalismo, resulta más humano que el libre albedrío; si pone de relieve los condicionantes de nuestros actos, al menos da razón a cada uno de ellos; si se limita sólo a la física y renuncia a buscar un condicionante en el conjunto del universo, muestra que la atadura de nuestros actos está en nosotros mismos; actuamos tal como somos y nuestros actos contribuyen a hacernos". Sin embargo, del fatalismo al fanatismo va un paso y una letra. ¿Por qué hay mujeres fatales y no hay hombres fatales?

Barbados

martes, 21 de agosto de 2012

Ellas prefieren barbados a lampiños, pero prefieren Barbados a barbados. Mejor los barbados bohemios, aparentemente descuidados y desaliñados, que los chivos o rabinos. La barba bohemia, desatendida unos días, como señala la sexóloga Flavia Limone, "viriliza al hombre, le otorga masculinidad, aunque realmente es un mito". No obstante, en la atracción juega mucho la mitología; luego ya vendrán los análisis sobre si rasca, pica, cosquillea o excita. Ellas prefieren a George Clooney, Brad Pitt, Leonardo di Caprio, Johnny Depp, Javier Bardem, Colin Farrell, Zac Efron, Ryan Gosling o David Beckham con barbas ralas y bohemias. Sin embargo, entre estos barbados y Barbados se quedan con Barbados. Irse a Barbados con algún desconocido, no famoso, barbilampiño, que sufrague tanto el viaje como la estancia, no deja de ser tentador, como viaje al paraíso. Barbados, es un paraíso capitalista que, como todo paraíso, tiene sus manzanas del pecado. Barbados es una isla caribeña, de las Antillas Menores. Un paraíso de negros para blancos; ocho de cada diez habitantes de la isla son negros; de hecho, es la nación negra con mayor índice de desarrollo del mundo. Dependiente colonialmente de los británicos, la isla vivía del azúcar. Dependiente económicamente de los norteamericanos, la isla vive del turismo de alto rango. A la infraestructura hotelera de lujo, reservas naturales, playas con aguas cristalinas, arenas blancas o rosadas, olas para surfistas, pesca deportiva, submarinismo, paseos en helicóptero, campos de golf, festivales de música... hay que sumar joyerías de prestigio y comercios libres de impuestos. Barbados es un paraíso para el ocio y el consumo. Barbados es también un paraíso fiscal. Entre los secretos de la isla uno de los mejor guardados es el secreto bancario, la manzana tentadora de este edén, más que Rihanna. Bien lo saben las empresas especuladoras del Globo y de la globalización.

Matemática electoral

lunes, 20 de agosto de 2012

El Partido Popular de Galicia pone en marcha su maquinaria electoral, pero primero pone en marcha su matemática electoral. El presidente conservador no propone una reforma exprés para ahorrar, sino para ganar las próximas elecciones autonómicas. El presidente pone en la mesa una propuesta demagógica: reducir los diputados del Parlamento de Galicia de 75 a 61. El pueblo, objeto en sí de la demagogia, la ve razonable, como medida ejemplar en época de crisis. El Partido Socialista de Galicia, principal partido de la oposición, se opone, con excepciones, a tal reducción, proponiendo otras medidas de ahorro que no contrarrestan, ni política ni mediática ni popularmente, la propuesta conservadora. No se trata de hacer números. Se trata de hacer matemáticas. No se trata de una cuestión de dineros. Se trata de una cuestión de representatividad. El número de diputados es importante, pero es más importante saber si son o no representativos de los votantes. El presidente ofrece negociar la reforma electoral con la oposición, pero advierte que ni los 61 ni el fijo de 10 por provincia son negociables, es decir, ofrece negociar para no negociar, porque no necesita negocio para este negocio; le basta con aplicar el rodillo de su mayoría absoluta. De un total de 61 diputados, las provincias de Lugo y Ourense, despobladas, arrancan con 20 diputados. El presidente tiene miedo al voto de las provincias más urbanas. El presidente prima en exceso la aldea sobre la ciudad, el agro sobre el asfalto, la tierra sobre la población. El presidente, defensor de la Galicia Única, propone que el voto de un vecino de A Gudiña valga el doble que el voto de un vecino de A Coruña. El presidente lo vende como reequilibrio territorial, cuando de hecho es caciquismo electoral, caciquismo de guante blanco, adaptado a los tiempos que corren. El presidente conservador quiere conservar el poder. En plena crisis, la estrategia de la oposición debiera ser la de aceptar la viabilidad de un parlamento con 61 diputados (mínimo estipulado en el Estatuto de Autonomía), manteniendo la operatividad de la cámara y sus comisiones. Sin embargo, la negociación debiera ser dura en materia de representatividad. El sistema electoral español está deliberadamente pensado para favorecer mayorías que soporten gobiernos estables. Al combinar circunscripciones pequeñas con un reparto poco proporcional de escaños, se obtienen mayorías absolutas más fácilmente. La ley D'Hont favorece de por sí a las circunscripciones menos pobladas y a los partidos mayoritarios en circunscripciones con pocos diputados a elegir. La ley D'Hont favorece a los partidos mayoritarios, pero el sesgo mayor lo introduce el tamaño de la circunscripción. Para la representatividad democrática lo importante es la proporcionalidad. En circunscripciones con menos habitantes y menos diputados a elegir el reparto es menos proporcional. En circunscripciones con más habitantes y más diputados a elegir el reparto es más proporcional. Si se prima en exceso a las pequeñas, por encima de la ley D'Hont, la proporción se transforma en desproporción, que es lo que quiere hacer el presidente conservador a conveniencia. Una circunscripción ajustada en cuanto a demografía y en cuanto a su ámbito de competencias sería más representativa de la soberanía popular. Toda la oposición, no sólo la nacionalista, debiera proponer una circunscripción única para elegir diputados al Parlamento Gallego. Se vería así la contradictoria posición del presidente que, proclamándose máximo defensor de la Galicia Única, no es partidario de la circunscripción única, porque tiene miedo al voto urbano. Hay que tener cuidado con la matemática electoral. La matemática permite trucos. Imaginemos una hipotética negociación. El presidente sigue empeñado en proponer un fijo de 10 diputados por provincia. Ante las reticencias de la oposición, decide cargarse los 10 diputados de la provincia de A Coruña, la más urbana. Quedan pues 30 diputados fijos. La oposición opina que siguen siendo muchos. El presidente accede a quitar otros 5, pero, como las provincias son 3, para evitar agravios, quita sólo 1 por provincia, por tanto, quita otros 3. En resumen, de los 30 quita 3, esto es, si a los 30 quita 3, quedan 27, más los 2 que sobran, hacen un total de 29. El presidente, que es un genio de la matemática y del ahorro, acaba de conseguir que se esfume otro diputado, con el consiguiente ahorro que tanto alegra al pueblo. El voto es del votante, ni del presidente ni de los partidos. No hay que quedarse anclados en la Transición, hay que hablar menos sobre la Segunda Transición democrática y hay que dar más pasos hacia ella. Ya decía Thoreau que "la matemática no miente, lo que hay es mucho matemático mentiroso".

Cosmética para pobres

sábado, 18 de agosto de 2012

Los pobres se creen que tienen también derecho a la belleza. ¡Los pobres, siempre los pobres, tan pendientes ellos de sus derechos y tan poco pendientes de sus obligaciones! A fin de cuentas lo que cuentan son las cuentas. Como los pobres, además de pobres e ilusos, son consumidores, son muchos, cada vez son más, el mercado está pendiente de sus anhelos. La cadena Mercadona, atenta al mercado, como su propio nombre indica, es famosa por su sección de cosmética para pobres, repleta de productos destinados a la belleza exterior, a precios accesibles, lo que eleva la belleza interior de los consumidores cuando retornan a casa satisfechos con su compra. Mercadona es puro marketing, que por algo es una empresa mercantil. Sobre la base científica de los efectos mágicos de sus cosméticos hay que creerse cuarto y mitad. Sin embargo, sobre sus precios accesibles hay que creerse el cien por cien. La firma pone en el mercado productos de unos cuantos euros por los que otras firmas, esas que marcan tendencia, cobran cientos de euros. Claro que para activar el colágeno y la elastina de la piel es recomendable que un producto contenga vitaminas, micropartículas, alfahidroxiácidos, estimulinas y retinoles. ¡Tiene bemoles que los consumidores no sepan el precio de los retinoles! Las cremas hidratantes funcionan todas igual; todas mantienen la piel suave porque reducen la evaporación de la propia piel. Las cremas antiarrugas funcionan todas igual; las cadenas de aminoácidos añadidas a las cremas hidratantes mediante proteínas vegetales son largas, se alargan más mientras están embadurnadas de crema y se contraen cuando la crema se seca, estirando la piel transitoriamente. Las cremas funcionan todas igual, aplicadas al rostro de un rico o de un pobre. Las cremas no cuestan todas igual, aplicadas al bolsillo de un rico o de un pobre. Las cremas precisan años de aplicación para demostrar su eficacia corporal. Las cremas cambian cada año para demostrar su eficacia mercantil. Las cremas pasan los controles sanitarios, antes de pasar al mercado. Las cremas no son perjudiciales para la salud. Pero, una cosa es la salud y otra el consumo. A Mercadona le obligan a retirar del mercado una serie de productos por combinación de componentes potencialmente cancerígenos. Pasos protocolarios de la empresa: primero, tranquilizar a los consumidores comunicando que no hay riesgo sanitario; segundo, recomponer las composiciones de los productos; tercero, volver a meterlos en el circuito mercantil. Pasos protocolarios del consumidor: primero, dejar de usar durante unos días esos productos; segundo, volver a usarlos pasados unos días porque son tan inocuos como inútiles; tercero, comprar los nuevos productos de gama y precio similares. Es comprensible. Sólo algunos seguiremos regalando a nuestras amantes sombras de ojos con tinción de carmín, elaboradas a partir del polvo de los cuerpos secos de las cochinillas hembras, que, como bien saben ellas (las amantes), cuestan más que el oro, aunque, como bien saben ellas (las amantes), el amor no tiene precio.... la belleza sí.

Café, copa y puro

jueves, 16 de agosto de 2012

El PP, con parte de razón, lanza un mensaje demagógico: "sobran políticos". Sería más correcto decir que sobran, por este orden, políticos corruptos y políticos inútiles. La parte razonable de ese mensaje es que en España los organigramas institucionales son excesivos, tanto en número como en tamaño. ¿Qué es lo que sobra? ¿De qué se puede prescindir? Aunque sea una perogrullada, se puede prescindir de lo menos necesario, de lo menos eficaz, de lo que no cumple sus funciones o de lo que no tiene funciones. Hagamos preguntas concretas. ¿Sobran concejales? No se puede decir que sobran políticos, para acto seguido decir que los que sobran son los concejales, culpándoles de la deuda pública. Los datos cantan. La deuda pública española ronda los 800.000 millones de euros; de ellos sólo 28.000 corresponden a deudas de los ayuntamientos, de los cuales más de un tercio corresponden al ayuntamiento de Madrid y al de Valencia, paradigmas de la gestión local del PP. Los concejales de ciudades medias o pequeñas y los concejales de pueblos no son los que sobran, ni los que generan deuda. ¿Sobran diputados provinciales? Las diputaciones son instituciones arcaicas, con presupuestos discrecionales, con diputados elegidos de modo indirecto, cuyas responsabilidades, funciones y sueldos desconocen los ciudadanos. Sin embargo, el PP quiere reforzarlas. ¿Sobran diputados autonómicos? Tal vez no hagan falta parlamentos en La Rioja con 33 diputados, en Cantabria con 39, en Murcia con 45, en Galicia con 75 o en Madrid con 129 miembros. Más importante que el número de diputados es la representatividad de los mismos y la operatividad de las cámaras. No se trata de cuestionar el Estado de las Autonomías, pero el café para todos de la Transición lo estamos pagando al precio de café, copa y puro. Se habla mucho de la Segunda Transición, pero se avanza poco hacia ella.

La idiotez diaria

lunes, 13 de agosto de 2012

Dice Lady Gaga que hay días en los que odia tanto la realidad que prefiere una dosis de idiotez. Por ejemplo: "le encanta sentirse un poco irresponsable y actuar como si tuviera diecinueve años, ser un espíritu libre y seguir encontrando tiempo para practicar sexo en la playa por la noche cuando nadie la ve". Entre la idiotez supina y la recomendación saludable, es cuestión de coherencia y herencia. Criada en una familia muy católica, confiesa que "es muy tradicional en lo relativo a la familia; es en verdad una chica de familia; es muy anticuada en cuanto al amor y a la lealtad". Es la misma que reconoce su bisexualidad en la Revista Rolling Stone; la misma que nota que "el hecho de que esté con mujeres intimida a sus novios, los hace sentir incómodos". Es la misma que cree que su tía Joanne, muerta a los diecinueve años, doce años antes de que ella naciera, en una fecha que lleva tatuada, sobrevive en su interior; la misma que "cree en verdad que tiene dos corazones; cree en verdad que lleva dos almas en su cuerpo y que está viviendo lo que quedaba de la vida de su tía, que murió virgen, sin haber vivido todas esas cosas que viven los demás". Menos mal que sus padres católicos, además de hacerle escuchar oraciones y oraciones, le hacían escuchar a Bruce Springsteen, Pink Floyd o Led Zeppelin. Ya decía Fray Luis de Granada que "la infancia es ignorante, la mocedad ligera de cascos, la juventud temeraria y la vejez malhumorada". Afortunadamente hay viejos con buen humor a los que no les importa que Lady Gaga haga el amor en la playa por las noches sin que nadie la vea... o que incluso les gustaría verla. Es duro volver a la realidad, pues ya se sabe que uno sólo es feliz en la idiotez.

Tan cristianos ellos

domingo, 12 de agosto de 2012

Con los inmigrantes sin papeles, más pólizas y más palizas. Según el PP, los inmigrantes sin papeles son los culpables del dispendio sanitario. Según el PP, los inmigrantes ilegales vienen a España a disfrutar del turismo sanitario. Según el PP, los inmigrantes deben pagar lo que no pueden pagar por la atención sanitaria para que "España deje de ser el paraíso de la inmigración ilegal". Ellos, tan cristianos ellos, con sus metáforas bíblicas, debieran saber que la inmigración ilegal es más un infierno que un paraíso. Ellos, tan cristianos ellos, dan la vuelta a la parábola del hijo pródigo y dicen que "los inmigrantes ilegales lo que tienen que hacer es volver a sus países"; de hecho, pretenden pasarle a sus países subdesarrollados de origen las facturas de su atención sanitaria en España; una vergüenza internacional para un país que ha firmado tantos convenios internacionales de cooperación. Ellos, tan cristianos ellos, prefieren lavar sus conciencias siendo caritativos con Cáritas, sin molestarse en preguntar a los de Cáritas cómo llegan y cómo malviven estos inmigrantes. Ellos, tan cristianos ellos, no quieren que "España sea atractiva para los inmigrantes", aunque sí aceptan que entren inmigrantes atractivas para satisfacer las pasiones poco cristianas de muchos de ellos.

Subidón de dopamina

jueves, 9 de agosto de 2012

Un moderno, con cierto nivel cultural, diría que la clave está en el subidón de dopamina. Un epicúreo diría que la clave está en el hedonismo, en la búsqueda del placer como razón vital. Un epicúreo moderno, superviviente en la crisis, diría que hay que satisfacer los deseos placenteros del modo más económico posible. Un católico opusino diría que el hedonismo es un vicio, egoísta y egocéntrico, que antepone el amor a uno mismo al amor al prójimo. Todos llevan parte de razón, como demuestra en su libro La brújula del placer el científico David Linden, profesor de neurociencia en la Facultad de Medicina de la Johns Hopkins University (USA), quien, tras escanear muchos cerebros para comprobar cómo se activa en ellos el circuito del placer, concluye que "este circuito se activa mediante estímulos viciosos, como el orgasmo... pues las virtudes y los vicios constituyen una unidad neuronal". El orgasmo provoca, en el núcleo y en la corteza del cerebro, una liberación de dopamina, un subidón, que a su vez provoca un placer intenso. El orgasmo, pero no sólo el orgasmo, también el tabaco, la cocaína, el chocolate, la mermelada, el deporte, la ludopatía, el baile, la compra, el ejercicio, la venta, el riesgo, la meditación, el descanso, la oración, el pecado, la donación, el cariño, la aprobación o el recuerdo pueden pulsar el interruptor del placer del circuito cerebral, es decir, tanto conductas viciosas como virtuosas. Por tanto, el placer no es cuestión de vicio o virtud, sino de vicio y virtud. El cerebro no es la máquina perfecta de la inteligencia, es la máquina que acumula sensaciones y experiencias. En tal acumulación prefiere las placenteras, las que provocan el subidón de dopamina. A fin de cuentas, como decía Joubert, "el placer no es más que la felicidad de una parte del cuerpo".

Estatua de sal

martes, 7 de agosto de 2012

En la villa de Cambados (Pontevedra), las autoridades del gobierno conservador de la Xunta de Galicia acaban de inaugurar una estatua, no ecuestre sino erguida, en memoria de Fraga. Fraga, ex ministro del dictador Franco, ex presidente autonómico caciquil, ex patriarca de la derecha española. Fraga, historia reciente del antiguo régimen, no ya amnistiado, sino homenajeado. Fraga, el que fue ejemplo perpetuo del antiguo régimen, monumentalizado. Garzón, el que abrió la primera causa contra el antiguo régimen, condenado. Fraga sobre Garzón: "es un disparate que un señor se declare competente en un asunto en el que es muy discutible que tenga competencia, puesto que ya hubo leyes de amnistía". Garzón no era quien para revisar la memoria histórica. Es cuestión de memoria. Fraga tenía una gran memoria. Los conservadores conservan en la memoria sólo lo que quieren conservar. Un pueblo sin memoria levanta estatuas. Sodoma era un pueblo sin memoria. En Sodoma no quedaban ni diez justos. En Sodoma la sodomía era un pecado menor. Dios la destruyó con una lluvia de fuego y azufre. Los ángeles de Dios avisaron a Lot y a su familia para que huyeran, pero sin mirar atrás. La mujer de Lot miró atrás y se convirtió en estatua de sal.

Y no comieron perdices

domingo, 5 de agosto de 2012

Los cuentos en España ya no acaban bien; ya no acaban con "y fueron muy felices y comieron perdices"; acaban con "colorín, colorado, este cuento se ha acabado". Hasta los cuentos llevaban mensajes subliminales. Lo de comer perdices como signo de la felicidad proviene del siglo XIX, cuando sólo los ricos podían darse el lujo de cazar y degustar las preciadas perdices. El cuento era un transmisor de la ideología caciquil dominante. Entonces España era país de caciques y de perdices. Ahora las perdices escasean. Informes del Instituto Nacional de Investigación de Recursos Cinegéticos y de la ONG SEO/BirdLife coinciden en que a lo largo de la última década la población española de perdices se ha reducido en una cuarta parte. Si se preguntase por las causas de tal reducción a los políticos conservadores gobernantes, seguramente responderían que ellos son los más preocupados por la conservación, que por algo son conservadores, y que el recorte en el censo de perdices es un invento de la maliciosa izquierda y de sus medios afines, obsesionados con los recortes. Como mucho, podrían admitir que algunas de las mejores perdices hispanas se han visto obligadas a emigrar debido a la mala gestión de gobiernos progresistas anteriores, empeñados en darles las mismas oportunidades que a las codornices. Nunca reconocerían excesos de los cazadores (votantes reales y potenciales), empleo indiscriminado de herbicidas, fungicidas o plaguicidas, concentraciones parcelarias, expansión de regadíos con fuerte impacto ambiental, leyes del suelo permisivas con la urbanización u otras actuaciones que han transformado el hábitat natural de las perdices y de los españoles, incluidos los caciques. En el interior, siempre queda la posibilidad de matar palomas en vez de perdices, lo cual no deja de ser un desahogo de descarga de cartuchos que repercute en la eliminación de símbolos pacifistas, aunque soluciona en parte la cuestión gastronómica. En la costa, siempre queda la posibilidad de matar gaviotas en vez de perdices, lo cual no deja de ser un desahogo de rabia ideológica que repercute en la eliminación de símbolos partidistas, aunque no soluciona la cuestión gastronómica, pues la gaviota, carroñera y correosa, no presta a la cocina. Las perdices ya no son las que eran. Los cazadores tampoco.

Desayunos con Ana

sábado, 4 de agosto de 2012

Ya no habrá desayunos con Ana. La derecha ultraconservadora no quiere que sigamos desayunando juntos. La derecha represiva, disfrazada de gobierno moderado, ha prohibido Los desayunos de TVE, el programa de entrevistas mordaces realizadas por Ana Pastor, que agradaba a los telespectadores selectivos y que molestaba a los políticos mediocres. Poniendo a cero el volumen del televisor, Ana se veía guapa, joven, femenina, elegante, fresca y moderna. Elevando a conveniencia el volumen, Ana se veía rigurosa, correcta, directa, crítica, valiente y, sobre todo, periodista. Cuando los micrófonos de las otras cadenas de televisión se acercaban a bocas que nada tienen que decir (reporteros de la basura, pseudoperiodistas de la prensa rosa y amarilla, tertulianos de verdulería, princesas de barrio bajo, hijos inútiles de famosillos y similares), era un placer matutino disfrutar del desayuno paladeando el tono de la voz y degustando el contenido de la voz de Ana. Entrevistados ilustres, como José María Aznar o Esperanza Aguirre, tan educados como falsos, le pasan factura ahora. Personificada la represión en Ana, la estrategia es más amplia. Los informativos de la televisión pública estaban siendo un ejemplo de profesionalidad y ecuanimidad que no convienen en momentos en los que la manipulación informativa resulta básica a la derecha conservadora para trasladar a las víctimas de su gobierno las bondades de su gobierno. Un primer paso estratégico es la sustitución de profesionales del ente público por otros procedentes de medios afines (cadena radiofónica de los obispos, cadena televisiva madrileña y similares). Televisión teledirigida. Decía Clive Barker que "la televisión es el primer sistema auténticamente democrático, el primero accesible a todo el mundo y completamente gobernado por lo que quiere la gente; lo terrible es precisamente lo que quiere la gente". Primera fase: prohibir los desayunos con Ana. Segunda fase: prohibir los desayunos.

La primera vez

jueves, 2 de agosto de 2012

Mejor la opción romántica. Ellos, primarios, le llaman "el primer polvo". Ellas, románticas, le llaman "la primera vez". Seis de cada diez primarios dicen que han disfrutado del primer polvo. Tres de cada diez románticas dicen que han disfrutado de la primera vez. Hay un desajuste, una discordancia, un desatino, una disfunción, un despropósito, una desarmonía, un disparate. En la primera experiencia sexual precisamente lo que falta es experiencia. Es una obviedad que el primer polvo o la primera vez no están precedidos de experimentos anteriores, pero la experiencia no tiene porque ser exclusivamente práctica, puede ser también teórica, es decir, formativa por informativa. En la búsqueda de información los primarios se parecen más a las románticas, aunque con matices. La primera fuente de información sobre sexo es para seis de cada diez de ellos y ellas la consulta con los amigos y amigas; lo cual no garantiza una información correcta. La segunda fuente de información es la consulta de libros, a los que acuden cinco de cada diez románticas y cuatro de cada diez primarios; la búsqueda de ellas es ligeramente más intelectual que la de ellos. La tercera fuente de información es la consulta con la pareja, a la que acuden cuatro de cada diez románticas y dos de cada diez primarios; la fidelidad, sinceridad y confianza de ellas duplican a las de ellos. Revistas más o menos especializadas e Internet completan las fuentes de información sobre sexo, quedando la escuela secundaria en un lugar muy secundario; falla la educación sexual escolar. Los datos, obtenidos del Informe Durex de Bienestar Sexual 2012, explican en parte el desajuste, la discordancia, el desatino, la disfunción, el despropósito, la desarmonía o el disparate de la primera vez. La primera vez es un reflejo de la falta de formación de los jóvenes de un país en formación, en el que los temores y creencias continúan imponiéndose a los comportamientos responsables y saludables. Dice un proverbio árabe que "la primera vez que me engañas es culpa tuya; la segunda vez la culpa es mía". La importancia de la primera vez es relativa.

Radionovelas

miércoles, 1 de agosto de 2012

El ministro Gallardón es un hombre de bien, que está bien visto. Es un político modélico, un galán de la modernidad política. En la víspera del aniversario del alzamiento nacional que generó la Guerra Civil, ese hombre de bien, ministro de justicia, ha renovado a otro hombre de bien, nieto de militar franquista, el marquesado de Queipo de Llano. Queipo de Llano fue un terrorista de bien, en el sentido estricto de quien instauró el terror en Sevilla, fusilando en pocos meses a miles de republicanos y afines. Queipo de Llano fue un inductor de bien a la violación, en el sentido estricto de quien difundía por la radio arengas como ésta: "¡Nuestros valientes Legionarios y Regulares han enseñado a los cobardes de los rojos lo que significa ser hombre y, de paso, también a sus mujeres! Después de todo, estas comunistas y anarquistas se lo merecen. ¿No han estado jugando al amor libre? Ahora por lo menos sabrán lo que son los hombres de verdad y no milicianos maricas. No se van a librar por mucho que forcejeen o pataleen" (Radio Sevilla, 23 de julio de 1936). Falta memoria, falta memoria histórica. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica califica de "insulto a las víctimas de la dictadura que un ministro de un gobierno democrático colabore en el reconocimiento público e institucional de alguien que causó tanto daño a nuestra sociedad". Los conservadores modernos, como el ministro, conservan en la memoria sólo lo que quieren conservar, pero se adaptan a los tiempos. Si insistiésemos mucho en que lo del marquesado es un dispendio en época de crisis, el ministro moderno podría interceder para que a Queipo de Llano le acabasen dando un Premio Ondas a título póstumo. No deja de ser paradójico que muchas mujeres vean en Gallardón un galán de telenovela ganado para la política. Cierto que la radio no es como la televisión pues, según Revel, "la televisión es la violación de las multitudes". En la radio ya no se oye hablar de rojas violadas o milicianos maricas; claro que tampoco se oye hablar en la radio libre del amor libre. Sin embargo, en la política española sigue habiendo radionovelas.