Retro o vintage

jueves, 27 de diciembre de 2012

Foto: Dita Von Teese por Ali Mahdavi
No hay que confundir retro con vintage. La crisis hace que vuelva la moda retro, por reciclaje obligado de prendas usadas; pero, el vintage hace que vuelva la clase y el glamour. Un impecable look pin-up, logrado con vestido provocador, rouge de labios, ondas al agua y accesorios atemporales, puede ser vintage, si las prendas de segunda mano reúnen ciertas condiciones. Los modernos, partidarios de la innovación y la originalidad, están out. El vintage, signo de la postmodernidad, está in. La vintage people se deja llevar por la nostalgia, echa mano de prendas y accesorios descontextualizados, fuera de su lugar, su tiempo y su función; sin su razón de ser primigenia, las prendas pierden originalidad, justo lo que buscan los desencantados con la globalización. El vintage de clase baja, ese vintage de barrio, ese vintage de reciclaje, derivado de las necesidades económicas, no es vintage, es retro. El vintage de clase alta, ese vintage histórico, ese vintage de coleccionista, derivado de las necesidades culturales, es el auténtico vintage. El vintage exige calidad y exclusividad. El vintage demanda manufacturas artesanales, producidas en pequeñas cantidades, con materias primas costosas, muy bien acabadas, con remates decorativos esmerados, con valor añadido por el rango de su primer usuario y con precios desorbitados. Nada de prêt à porter, ni zaras, ni zarandajas. Las prendas vintage no son antigüedades, las usuarias de vintage no son antiguallas. La musa de la postmodernidad es Dita Von Teese; empresaria, modelo, creativa, icono de mujer vintage, es también un icono sexual, un icono sexual, no una mujer objeto. Para ella los hombres, como las prendas y los accesorios, forman parte del vintage. Habiendo cumplido los cuarenta, advierte que "son los demás los que intentan meterte miedo con las cifras". Habiendo tenido relaciones con hombres mayores y menores (no de toda condición, que por algo son vintage), advierte que "cada vez es más difícil encontrar hombres de verdad; los hombres se están feminizando y en muchos casos es culpa nuestra; estamos alterando el equilibrio; no es necesario tener el control absoluto todo el tiempo; en el sexo es importante dejarte llevar y, por qué no, también dejarte dominar; hay que dejar que el hombre se comporte como un hombre y que te haga sentir a ti como una mujer". Habiendo comprobado los cambios de hábitos y mentalidades, advierte que "antes los hombres no querían pasar toda la noche contigo; se vestían y se iban a su casa; ahora quieren quedarse y acurrucarse a tu lado; asumen que, simplemente por haberse acostado contigo, tienen derecho a quedarse en tu cama; da muchísima pereza". Habiendo comprobado que los hombres jóvenes confunden sexo con pornografía, advierte que "se están educando sexualmente con el porno que ven en Internet, pero el sexo se aprende en la cama". Habiendo probado muchas fantasías eróticas, advierte que "ha hecho un montón de cosas salvajes en su vida y lo que busca ahora es a una persona a quien pueda contar todas esas cosas sin que se acobarde y sin que se ponga celosa, alguien con una mente abierta de verdad; va mucho más allá de lo romántico; se trata de hallar a alguien con quien puedas vivir en libertad absoluta; es fantasía, es imposible". No hay que confundir vintage con retro.

6 comentarios:

Lulú dijo...

Los hombres retro... ceden pero por su propia culpa.
Son ellos los culpables de su estupidez.
Ningún hombre te hará sentir mujer, otra mujer sí.

Sonia dijo...

La que piense que rojillo va a poner hombres desnudos en vez de mujeres desnudas el año que viene va de culo.

BAKUNIN dijo...

¡RETRO, RETROCEDEMOS 20 AÑOS CON ESTE PUTO GOBIERNO!

estrella dijo...

Cuanta razón! no se puede decir mejor, no hay hombres de verdad, o se ponen pesados, o se acobardan o se sienten inseguros cuando les dejas dominar. Los jóvenes no saben ser hombres porque les faltan modelos, los mayores no se atreven a coger las cosas del plato porque se asustan.
Llegado el momento en que el sexo solo es sexo, compartir y disfrutar, sin ataduras absurdas, resulta que los hombres se achantan.
bss
P.D. No hay energía peor invertida que la que se emplea en el romanticismo, aunque hay que pasarlo para poder reconocerlo.

BERTA dijo...

Felipe, Dito de Dito, no hay hombres de verdad, ¿verdad que la mitad sois maricones?

TUS TRES BBB
(BEA, BELÉN & BERTA)

Rubia Roberts dijo...

Un hombre de verdad es el que te hace sentir una putilla en la cama y una princesa fuera de ella..