El límite de la insinuación

sábado, 8 de diciembre de 2012

Foto: Igor Amelkovich
Sugerir es más inteligente que enseñar. Insinuar es más erótico que mostrar. Tópicos admitidos, por eso son tópicos, pero... ¿cuál es el límite entre insinuar y mostrar?, ¿cuál es el límite entre lo implícito y lo explícito?, ¿cuál es y, sobre todo, quién lo decide? Mientras la decisión sea personal, todo va bien, nada que objetar. Alicia, valenciana, ingeniera, adulta, cuelga cada noche de su página web una foto diferente de su magnífico escote. En un par de semanas ha tenido cuatrocientas mil visitas. Algunos de los visitantes le piden que deje de insinuar y comience a mostrar; otros le piden que no deje de insinuar y resista la tentación de mostrar; algunos le ofrecen publicidad pagada a cambio de mostrar; otros le ofrecen pasarse a la pornografía pagada; algunos le piden que se quite del todo las prendas a medio poner; otros alaban su capacidad para insinuar con maneras, posados y prendas diferentes; algunos le piden sexo; otros le echan piropos; algunos le dan las gracias por alegrarles la vista diariamente; otros le hacen gracias y gracietas sobre sus tetas... Alicia ha creado un producto, Los escotes de Alicia, que va camino de convertirse en un fenómeno mediático. Alicia, en el país de las maravillas, se mantiene firme en su desinteresada, por el momento, política de marketing, cargada de misterio e insinuación: "Esto no lo hago por dinero; empezó como una broma, ahora me divierte y me gusta; con los tiempos que corren, me permite pasar el día pensando en algo agradable, como la lencería que me compraré para la próxima foto; no quiero que nadie sepa quien soy, tengo una vida normal y esto lo hago para divertirme; en Internet el sexo es muy explícito, pero yo creía que insinuar más y enseñar menos también triunfaría; no voy a enseñar más de lo que enseño; nunca voy a enseñarlo todo". ¿Enseñarlo todo es enseñar la parte? ¿Al enseñarlo todo no hay insinuación? ¿Tiene límite la insinuación?

5 comentarios:

CALATRAVA dijo...

ME ESTABA YO FIJANDO EN EL ESCOTE...

estrella dijo...

Esto es cultura emprendedora, seleccionar algo que, en principio, no tiene nada especial y crear un producto diferente.
Si hay producto, hay mercado.
Si hay tetas, hay comentarios. Que enseñe más o menos no importa, anda que no hay tetas en internet! Importa el lugar común que la red crea en torno a algo, no importa la teta ni el escote, importa que tiene miles de entradas diarias. ´
Inmediato, cotidiano, banal y efímero.
bss

Rebe dijo...

Hay que quitarse el sombrero...

Roberto R Bravo dijo...

No sé si la foto insinúa o muestra.

Asun dijo...

Señor Armas, ninguna chica decente llevaría una blasier sin nada debajo, pero es que busca usted unas fotos que no hay por donde cogerlas.