De aventuras y helicópteros

sábado, 1 de diciembre de 2012

Foto: Andrew Lucas
Los jóvenes españoles, mano de obra cualificada, emigran por espíritu de aventura. El Gobierno español compra helicópteros norteamericanos, de segunda mano, por espíritu de aventura. Los jóvenes españoles ya no quieren jugar a ser pilotos de helicóptero en su país y buscan aventuras en otros países. La secretaria general de Inmigración y Emigración, Marina del Corral, considera que "están desvirtuados los discursos que sostienen que la salida de trabajadores cualificados españoles está estricta y únicamente vinculada a la situación de crisis" y valora positivamente que "los jóvenes cualificados españoles estén a la altura de los trabajadores cualificados de nuestros socios europeos en cuanto a proyección internacional", por lo que justifica el movimiento migratorio por "el impulso aventurero de la juventud". En cuanto estas palabras pasan a la red, corren como la pólvora, y la secretaria conservadora es sometida a un bombardeo discrecional y virtual. Los jóvenes españoles no son imprescindibles. Los helicópteros norteamericanos son imprescindibles. Según el gobierno conservador español, la adquisición de dos helicópteros a la Armada de los USA por casi veinticinco millones de euros es "imprescindible", por tratarse de una ganga que le permite modernizar el equipamiento bélico sin gastar mucho. La modernización se consigue con dos aparatos que los norteamericanos ya consideran obsoletos, porque han sobrepasado la mitad de su vida operativa. Sin embargo, estos helicópteros de segunda mano, con otra mano de chapa y pintura y con la imprescindible instalación de asientos, serán reconvertidos en helicópteros para transporte de tropas. Los jóvenes españoles que juegan a los soldaditos saben bien que los SH-3D dedicados al transporte en las imprescindibles misiones bélicas del país están a punto de convertirse en chatarra, tras prestar servicio medio siglo. Los jóvenes españoles que juegan a los soldaditos saben bien que los AB-212, que venían apoyando en estas misiones, han sido ya reconvertidos en helicópteros de vigilancia (se hallan, por ejemplo, en el Océano Índico controlando a los piratas que intentan abordar a los atuneros vascos). Los jóvenes españoles que juegan a los soldaditos saben bien que los dos Sikorsky SH60-F, made in USA, excedentes en USA, sin alcanzar las prestaciones y los precios de los NH-90, que eran los helicópteros previstos para la modernización "superguay" del ejército español (en lenguaje juvenil), permiten al gobierno conservador aplicar dos máximas de su estrategia política: la primera, "parecer modernos"; la segunda, "parecer que hacemos". Quizás estos helicópteros puedan ser utilizados, rentabilizados y amortizados, facilitando gratuitamente el transporte de los jóvenes españoles que se lancen a la aventura de la emigración.

4 comentarios:

CALATRAVA dijo...

¿LA FOTO ES DE LA GUERRA DEL GOLFO, VERDAD?

¡QUÉ GOLFO EL PILOTO!

estrella dijo...

Es cierto el espíritu aventurero de la juventud, y es bueno que salgan y que aprendan por ahí. Siempre que sea voluntario, que allí no estén peor que aquí y que haya facilidad de retorno, que lo aprendido se invierta luego en nuestro pais. Lo que no puede ser es que salir sea la única opción, forzada, a unas condiciones escasamente mejores que las de aquí, sin visos de poder regresar, porque aquí empeoramos a marchas forzadas.
Una sociedad que no recupera la inversión hecha en la formación de sus jóvenes está tirando dinero a la basura.
Lo que no puede ser es que el PP ponga aniños y niñas pijos, cachorrillos de sus escuelas privadas, que nunca han dado un palo al agua, que nunca han tenido la más mínima dificultad en la vida, al frente de Direcciones Generales, Secretarías de Estado o, incluso, Delegaciones de Gobierno, y que encima tengamos que escuchar sus memeces.
bss
P.D. Parecer progres o parecer que haces es agotador, lo mejor es no esforzase en parecer nada, hacer lo que te da la gana, con quien te de la gana y como y cuando te de la gana, y que cada uno piense lo que quiera.

Roberto R Bravo dijo...

La foto muestra las últimas tácticas distractivas de los ejércitos modernos.

Se basan en el tan repetido adagio "haz el amor, no la guerra".

La línea más dura de la inteligencia militar teme que estas prácticas se generalicen, en una lamentable demostración de que la inteligencia está empezando a superar el militarismo.

Winchester dijo...

¡BRAVO, ROBERTO!
¡BRAVO, ROBERTO BRAVO!

Soy Winchester... de repetición.