No había pesebre

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Foto: Steven Meisel
En Palestina no había pesebre. No había pesebre, no había Reyes Magos, no había ángeles de la Gloria, no había estrella del Portal de Belén. No había pesebre, no había oro, no había incienso, no había mirra. No había pesebre, no había mula, no había buey. El buey conoce a su dueño y la mula el pesebre de su señor. Aramos, dijo la mula al buey. Habló el buey y dijo mu. Habló Benedicto y dijo mu. Benedicto no estuvo allí, pero echa mano de la ciencia y se carga de un plumazo la iconografía del portal y la letra de los villancicos en su libro La infancia de Jesús. Benedicto, que no estuvo allí, pero tiene información privilegiada, atemporal, que le aporta la paloma del Espíritu Santo, refuta indirectamente, o sea, vaticanamente, los testamentos, llenos de literatura, de San Mateo y San Lucas, y afirma tajante que "en el portal no había animales". Benedicto, que no sabe de mujer pero sí de virginidad, refuta indirectamente, o sea, vaticanamente, la versión de San Agustín sobre el supuesto voto de castidad de María, en la forma, aunque coincide con él en el fondo, reformulándose la pregunta: "¿es cierto que Jesús fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo y nació de Santa María Virgen?", y respondiéndose a sí mismo sin duda: "sí, sin reservas", porque María "era una mujer valiente, que incluso ante lo inaudito mantuvo el autocontrol; una mujer de gran interioridad, que mantuvo juntos el corazón y la razón; una mujer que trató de entender el contexto, el conjunto del mensaje de Dios". El contexto, según Benedicto, era una conjunción cósmica, una conjunción extraordinaria de los planetas Marte, Saturno y Júpiter. Todo ciencia, nada ficción. Todo razón, nada fe. Todo realidad histórica, nada superstición religiosa. La paloma tiene aún mucho que ocultar. Dice el refrán popular que "caga más un buey que cien palomas". También dice que "la mula pasa, fornica y no se embaraza". No había mula, no había buey, no había pesebre, no había virgen, no había dios. ¿Hay ahora Dios en Palestina?

5 comentarios:

estrella dijo...

Benedicto tiene toda la razón, lo importante es el contexto, la visión holística de la realidad que solo la mente femenina percibe. Maravillas de las diferencias entre hombres y mujeres. Solo entendiendo el contexto se puede compartir el armario del cuarto de baño, el zapatero del dormitorio y los canales de televisión. Solo poniendo contexto se puede convertir un polvo en una relación sexual y una excursión en una luna de miel.
bss
P.D. Si hay Dios en Palestina, es un inútil y si hay Dios en Israel, un hijo de puta.

Felipe dijo...

La encargada ya ha empezado a decorar la oficina con motivos navideños. Siempre estarán en el despacho la mula (ella) y el buey (el jefe).

BERTA dijo...

Felipe, Ángel de la Gloria, en la gloria ibas a estar si te dejases guiar por nuestra estrella de David y no por tanto David que te da por oriente.


TUS TRES BBB
(BEA, BELÉN & BERTA)

FUNCIO dijo...

SE NON HAI PAGA EXTRA, NON HAI COMENTARIOS SOBRE O NADAL.

Nario dijo...

Funcio, mi madre me dice que traiga un portalito de Belén para la mesa de la Xunta.