Media hora de sexo

viernes, 23 de noviembre de 2012

Foto: Vlad Gansovski
Media hora a la semana dedican los españoles al sexo, debido a la crisis económica. Dos horas a la semana dedicaban los españoles al sexo hace un par de años. Conclusión sanitaria: a más crisis, menos sexo. Conclusión eclesiástica: a más crisis, menos vicio. Los datos aportados por un estudio sobre satisfacción sexual llevado a cabo por la multinacional farmacéutica Pfizer en siete países europeos, dejan a los españoles más o menos bien parados en relación con sus vecinos, aunque ya se sabe que "consuelo de muchos, consuelo de tontos". Un par de relaciones sexuales por semana, a razón de un cuarto de hora cada una, no es motivo suficiente para levantar la autoestima patriotera y sí es motivo suficiente para proponerse levantar la libido nacional. Cabe otra salida: negar el rigor científico de la investigación, por no incluir a los jóvenes menores de 36 años, por asumir la significación representativa de una muestra de poco más de mil españoles y por aplicar el método de encuesta para descubrir el grado de satisfacción sexual del español medio, lo cual no deja de ser una ingenuidad. El español medio no confunde sexo con amor, pero confunde amor con amor propio. El español medio miente sin rubor sobre sus capacidades sexuales, por lo que habría que reducir todavía más esos dos cuartos de hora semanales de referencia. No sólo se habla de frecuencia, también de calidad de las relaciones. Según el estudio, diez de cada diez españoles consideran importante la satisfacción sexual y la calidad del sexo; pero no se explica qué entienden los españoles por calidad del sexo. Según el estudio, ocho de cada diez españoles reconocen que les gustaría mejorar la calidad de sus relaciones sexuales, es decir, reconocen implícitamente que no saben bien en qué consiste una relación de calidad, pues se supone que se aplican al máximo en la tarea. El español medio no sabe como incrementar la liberación de dopamina, esa sustancia que, sin que él lo sepa, le proporciona sensaciones fugaces de placer y bienestar, o la liberación de oxitocina, esa sustancia que, sin que él lo sepa, le facilita la comunicación con su pareja. Al español medio no le preocupa la comunicación, le preocupan el tiempo y la calidad; tiempo que relaciona con la crisis y calidad que relaciona con la dureza. No es que el español medio sea partidario del hardcore, del sexo duro, sino que es consciente de la importancia de la dureza de su erección. Según el estudio, nueve de cada diez españoles consideran importante la calidad de la dureza en sus erecciones, siete de cada diez españoles reconocen que les gustaría tener erecciones más duras y duraderas, tres de cada diez españoles han evitado cumplir con su sexo semanal porque estaban preocupados por sus erecciones y por la crisis. Conclusión: cuanto más dura es la crisis, menos dura es la erección.

2 comentarios:

CALATRAVA dijo...

PERO BUENO...

¿A QUÉ ESPAÑOLES PREGUNTAN, HOMBRE?

estrella dijo...

Si le preguntaran a españolas en vez de a los españoles, los resultados serían diferentes. No sabrían calcular el tiempo que invierten en tener sexo semanal, porque las mujeres hemos aprendido a perder la noción del tiempo, si el sexo lo merece, si no lo merece, preferimos dejarlo antes de continuar. Las mujeres no confunden ya sexo con amor (las mujeres, no las niñas mayores) y no tienen problemas con el amor propio, lo utilizan cuando los hombres no resuelven. Las mujeres quieren erecciones duraderas y estables, pero no es su problema.
bss
P.D. Cuando llueve y hace frio fuera lo mejor es intentar calentarse a cubierto.