Más salario, más libido

jueves, 15 de noviembre de 2012

Foto: Greg Kadel
Más salario, más libido. Más paga, más amor. Más dinero, más sexo. Al traste esa teoría conformista de los pobres sobre que, no teniendo dinero, tienen más sexo que los ricos. Lo que distingue a los ricos de los pobres son las preocupaciones financieras, no las carencias de sexo. Wiebke Neberich, doctora en Psicología, ha investigado a unos 20.000 trabajadores y empresarios para llegar a la conclusión, aparentemente científica, de que cuanto más dinero perciben, más deseo sexual sienten. Los que más cobran hacen más el amor, porque, eso sí, los ricos hacen el amor, los pobres follan. Un alto nivel de ingresos eleva la cuenta bancaria, eleva la autoestima, eleva el miembro viril, eleva la atracción sobre los del entorno y eleva la libido hacia y desde los del entorno, mejorando las habilidades sociales y amatorias del bien pagado. El estudio de la doctora no dice nada sobre el incremento del sexo de pago por parte de los bien pagados, por tratarse de una investigación más propia de sociólogos y economistas que de psicólogos. Completemos, pues, el estudio con otras claves sociológicas y económicas, aunque investigando en fuentes poco científicas. Según la revista Forbes, los hombres más ricos del mundo este año son Carlos Slim, Bill Gates, Warren Buffet, Bernard Arnaut, Amancio Ortega, Larry Ellison, Eike Batista, Stefan Persson, Li Ka-shing, Karl Albrecht... Todos ellos son empresarios y poseen fortunas entre 25.000 y 70.000 millones de dólares. Es la erótica del dinero, es decir, la erótica de Microsoft, Berkshire Hathaway, LVMH, Zara, Oracle, Minig Oil, H&M o Aldi. Según la revista People, los hombres más sexys del mundo este año son Channing Tatum, Matthew McConaughey, Chris Hemsworth, Matt Bomer, Ben Affleck, Richard Gere, Denzel Washington, Paul Rudd, Bradley Cooper... Todos ellos son actores y millonarios, pero no tanto como los mencionados empresarios. Que decidan las mujeres cuáles de ellos les despiertan más la libido. Algún dato complementario sobre los líderes de cada ranking, por si ayuda en la elección. Carlos Slim es maronita, en cuanto a sus creencias religiosas. Channing Tatum lee, cita y recita a Edgar Allan Poe, como su autor favorito. Decía Narosky que "quien cambia felicidad por dinero no podrá cambiar dinero por felicidad", pero ¿por sexo?

7 comentarios:

estrella dijo...

Yo, a veces follo y a veces hago el amor, a veces las dos cosas a la vez y a veces una detrás de otra, lo bueno es poder dejarse llevar, eso debe ser pertencer a la clase media, no?
Ni el dinero ni el poder conceden erótica, solo la amplifican, si ya existe. Es difícil hablar de "charme" o "je ne sais quoi" o "sex-appeal", pero se tiene o no se tiene, es asi.
(veáse Ronaldo, hortera y ordinario aunque vaya de Armani).
bss.
P.D. Ni la lista de Forbes ni la de People, me quedo con el estilo Robert Downey jr.,

Rebe dijo...

Si los miro como objetos eróticos, mejor que tengan pudientes que pendientes.

Cacho Bidal dijo...

Cuanto más trabajo más sexo tengo. Soy actor porno.

LULÚ dijo...

¡MÁS SALARIO, MÁS SALIDOS!

SON SERES PRIMARIOS, INFERIORES, PREHISTÓRICOS. DESDE QUE SON HOMO ERECTUS SE CREEN QUE TODO LO IMPORTANTE PASA POR SU ERECCIÓN.

¡CHICAS, MIRAD ALREDEDOR PERO ENTRE VOSOTRAS, EL RESTO NO VALE LA PENA!

Siro dijo...

El dinero compensa la infelicidad.

Felipe dijo...

La encargada tiene el salario congelado desde hace unos años, pero la libido del jefe sigue alta y ella se la baja.

BERTA dijo...

Felipe, Libélula sin Líbido, nosotras podemos hacer que recuperes el vuelo y que no sigas volando hacia cavernas oscuras. No te preocupes por el sueldo, te mantenemos nosotras.

Tus tres BBB
(BEA, BELÉN & BERTA)