El negro y el osito de peluche

sábado, 17 de noviembre de 2012

Foto: Guy Bourdin
Un joven negro es detenido en Cincinnati (Ohio, USA) por mantener relaciones sexuales en plena calle con un osito de peluche cuyo color se desconoce. La noticia del Huffington Post, amplía datos sobre el joven negro, pero no sobre el osito de peluche. El joven negro no es tan joven ni tan negro; tiene 28 años y es más mulato que negro, según se aprecia en la fotografía que acompaña la noticia. Del osito de peluche no se aporta fotografía alguna, quizás para evitar el morbo zoofílico o para proteger la imagen inocente de la mascota víctima del abuso. Conviene precisar, para que no haya inducción a equívoco, que la práctica sexual con ositos de peluche recibe el nombre científico de ursugalmatofilia. Dicha práctica sexual no es propiamente zoofilia, salvo que tenga lugar en un zoo en vez de en una calle o avenida urbana. Se dan tres agravantes en el caso. Primero: Charles Marshall, el ursófilo, es descubierto abusando del indefenso osito de peluche in fraganti (se utiliza esta expresión porque el acto tiene lugar en Cincinnati, bella ciudad con importante colonia italiana). Segundo: hay reincidencia por parte del ursófilo, pues ya es la tercera vez que lo hace y es detenido; no quiere decirse que no lo hubiese hecho más veces, pero no fue pillado in fraganti. Tercero: esta vez lo ha hecho en una calle transitada, repleta de transeúntes, lo que permite acusarle de "exposición deshonesta". A los de Cincinnati les molesta la falta de civismo y el escándalo público, provocado por el joven negro. El joven negro es un sinvergüenza libidinoso y malcriado. Otra cosa sería una joven blanca con su elefantito de peluche en su habitación de casa burguesa republicana. Por algo, Ohio es uno de esos estados que no tienen las cosas claras, un swing state, de los que hacen que los resultados electorales basculen hacia un lado u otro. El negro Obama ganó en Ohio, pero los osos de peluche no están tranquilos. Surrealismo en el Medio Oeste... ¿o en el Alto Sur? En Ohio nada está claro.

2 comentarios:

CALATRAVA dijo...

¡MENOS CONTEMPLACIONES CON ELLOS, LOS OSITOS DE PELUCHE SON UNOS PROVOCADORES!

Rebe dijo...

A mis peluches que no me los toquen, eh!