Las vírgenes del capitalismo

jueves, 25 de octubre de 2012

Decía Voltaire que "una de las supersticiones humanas es creer que la virginidad es una virtud". No sabía Voltaire que luego vendrían los capitalistas que, no sólo la consideran una virtud, por influencia de sus asesores espirituales, sino un bien de consumo, por influencia de sus asesores mercantiles. No sabía Voltaire que más tarde vendrían Internet y las compras on line. Una joven brasileña (veinteañera, guapa, virgen) subasta su virginidad por Internet. Un maduro japonés (reprimido, excitado, rico) gana la subasta por 600.000 euros. Un productor australiano (liberal, original, avispado) aprovechará el acto de desvirgamiento para su película documental Virgins Wanted (Se buscan vírgenes). Natsu desvirgará a Catarina cerca del cielo, a bordo de un avión en tránsito entre Australia y USA, para aprovechar el morbo de la altura y para evitar jurisdicciones terrenales. No deben escandalizarse los guardianes de la moral, un contrato detallado, instrumento básico de toda relación mercantil regulada, vela por la libertad controlada y evita el libertinaje descontrolado. Por contrato, quedan prohibidos: la penetración sin preservativo, el beso, la fantasía sexual, el juguete erótico, la incorporación de terceras personas y el tiempo extra (el acto durará una hora como máximo). La virgen aclara la esencia del acto a los que la acusan de puta: "desde mi punto de vista, no es prostitución; cuando una hace algo una vez en su vida no significa que eso sea su profesión; tengo veinte años, soy responsable de mi cuerpo y no estoy perjudicando a nadie; siempre fui una chica muy, muy romántica; la subasta para mí es un negocio, pero no he dejado de ser romántica; creo en el amor con todas mis fuerzas". La virgen es romántica y solidaria; dedicará parte del dinero cobrado a "un proyecto que ayude a familias pobres a tener su propio hogar". La virgen es romántica, solidaria y preocupada por su formación; dedicará otra parte del dinero a pagarse sus estudios de Medicina en Argentina. Brasil, Japón, Australia, USA, Argentina, el espacio aéreo... ¡Es la globalización! Gunder Frank encontraba las raíces de las relaciones de dependencia entre países en la acumulación de plusvalías en manos de quienes controlaban el capital en las primeras sociedades capitalistas. El control del capital, de la propiedad y de los medios de producción garantizaba una jerarquía del territorio en términos de un modelo centro-periferia. La evolución posterior, con las transformaciones políticas y económicas de muchos países dependientes, así como su integración más activa en los circuitos del capitalismo internacional, ha complicado hasta tal punto las relaciones en la Aldea Global que es difícil saber quién depende de quién. El concepto de desarrollo desigual es endémico del modo de producción capitalista. Se trata de un proceso sistemático, en el tiempo y en el territorio, que no deriva de la desigualdad geográfica sino de la combinación imprescindible entre desarrollo y subdesarrollo. Marx en El capital advierte que "el capital se acumula en un lugar en manos de una sola persona como consecuencia de que en otro lugar muchos otros lo han perdido". La acumulación de capital en países desarrollados depende de la pérdida de capital en países subdesarrollados. Tal vez el modelo centro-periferia esté obsoleto, pero los países ricos continúan acumulando capital, tecnología, producción y consumo, mientras los países pobres continúan suministrando capital, mano de obra, materias primas y vírgenes. Bien lo sabe Natsu.

4 comentarios:

estrella dijo...

El sexo puede ser una mercancía, las condiciones del mercado son cambiantes. Esta chica ha hecho explícitas y contractuales las de su intercambio mercantil.
Otras veces el contrato se llama matrimonio, y a cambio de sexo y compañía se pueden obtener otros productos, beneficios o rentas.
El delito no es el intercambio, el delito es la explotación y el sobrecoste que suponen los intermediarios interesados, vamos, como en todos los mercados.
bss.
P.D. La virginidad la he perdido y encontrado varias veces y espero seguir haciéndolo.

Siro dijo...

¿Hubo alguna vez cien mil vírgenes?

Felipe dijo...

La encargada se cree que chupándola a diario recupera la virginidad, porque se lo ha dicho el jefe.

BERTA dijo...

Felipe, Virgen del Rocío, en el rocío de la madrugada perdiste tú la virginidad con aquel chico de tu pueblo pero te falta perder la otra.

¿Qué mejor que perderla por triplicado con tres maestras del amor?

TUS TRES BBB
(BEA, BELÉN & BERTA)