Un cerdo a la izquierda

martes, 11 de septiembre de 2012

No es lo mismo un cero a la izquierda que un cerdo a la izquierda. Un cero a la izquierda no aporta valor alguno, pero no molesta. Un cerdo a la izquierda hace mucho daño; sobre todo hace daño a la izquierda. Un cerdo a la izquierda es como un cerdo en una cacharrería, un cerdo en un bazar. Un cerdo en un bazar, guiado por su olfato y su instinto, da tumbos, porque no sabe cuál es la izquierda y cuál la derecha. No lo sabe, ni le importa no saberlo, aunque en sus trayectorias sin trayecto destroce todo a su paso y al final deje el bazar como una cochiquera. Es comprensible que un cerdo no comprenda que, si está a la izquierda, ha de aceptar que la izquierda debe ser cada vez más democrática, asumiendo el método de decisión colectiva, la votación libre y la regla de la mayoría. Es comprensible que un cerdo entre en el bazar de la izquierda, partiendo de cero, y que la mayoría le vea como un cero a la izquierda. Es incomprensible que la mayoría siga al cerdo como una piara. No hay que olvidar que el cerdo, a pesar de su hocico fino, no es exquisito, es omnívoro, se come lo que le echen. El cerdo incluso se conforma con los desperdicios. Decía Stuart Mill que "es mejor un hombre insatisfecho que un cerdo satisfecho".

7 comentarios:

Siro dijo...

Un cerdo ciego a veces encuentra una trufa.

BERTA dijo...

Felipe, Japonés del Despiste del Sol Naciente, hoy que salen tú jefe y la encargada en la foto no entras a comentarlo. Nosotras sí que te daríamos sumo, sumo gusto.

TUS TRES BBB
(BEA, BELÉN & BERTA)

CALATRAVA dijo...

EL SUMO PONTÍFICE HACE SUMO?
EL SUMO ES EN ANDALUCÍA EL ZUMO?

A VECES TENGO DUDAS

Moncho de Moeche dijo...

Elle falso iso de que do porco se aproveita todo. O porco é porco sempre, na ducha e na lameira.

estrella dijo...

A quien le gusta el cerdo, le gustan hasta los andares. Son aquellos que le echan margaritas porque deben pensar que el jamoncito o el solomillo saben mejor. Craso error, el cerdo más sabroso es el que come bellotas y corre por el campo, así desarrolla la cantidad justa de grasa y a la vez desarolla músculos que no existen en los ejemplares de cortijo.( Quien haya probado la presa, el secreto o la pluma ibérica, sabe de lo que hablo)
Asi que un cerdo de verdad, necesita buenos y entregados belloteros, expertos en encinas y alcornocales, gente de pueblo y curtida en lances campestres.
No todos los cerdos son iguales.
bss

Luis de Carnota dijo...

A cada porco lle chega o seu San Martiño. Trala labranza, matanza.

Felipe dijo...

La encargada se agacha más y el jefe pesa más. Se parecen en que la panza se la tapa.