El orgasmo del eyaculador precoz

sábado, 1 de septiembre de 2012


El orgasmo del eyaculador precoz lleva a interpretaciones divergentes entre el sujeto y los demás. El sujeto justifica la urgencia y pretende convertir en virtud la inmediatez, en cualidad la rapidez. Los demás consideran el orgasmo un instante culmen de placer, de clímax, de descarga de tensión, de éxtasis; pero lo es, si es compartido. Diga lo que diga el sujeto satisfecho, la eyaculación precoz es un trastorno del orgasmo, derivado de la falta de control de los propios reflejos y de la falta de reflejos en el control de los reflejos de los demás. Se defina como se defina, se mida como se mida, la eyaculación precoz es un problema; un problema en principio individual y luego colectivo. Si, siguiendo a Kinsey, se considera eyaculación precoz la provocada en menos de dos minutos tras la penetración en más de la mitad de las cópulas, el número de eyaculadores precoces es mucho mayor que el reconocido por ellos mismos y el número de afectados es inmenso. Si, siguiendo a Masters y Johnson, se considera eyaculación precoz la provocada antes del orgasmo del otro u otra en más de la mitad de las cópulas, el número de eyaculadores precoces se multiplica y el número de afectados es incontable. El problema no es sólo estadístico, sino emocional. El eyaculador precoz se emociona, pero no emociona. Si no hay emoción, no hay esperanza. Aplíquese a la política.

5 comentarios:

EYACULATOR dijo...

AAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH...

ME VOY

Siro dijo...

De nada sirve correr...se.

estrella dijo...

La eyaculación precoz en política suele ser consecuencia de varias cosas, por una parte, el retener o retardar ad infinitum cuEstiones placenteras y colectivamente satisfactorias por miedos individuales. Por otra parte, la urgencia por demostrar y poner encima de la mesa las propias y viriles cualidades antes que el vecino.
En cualquier caso, la insatisfacción y frustración que produce un eyaculador precoz no es comparable con ningún éxito personal del mismo.
En otro orden de cosas, me inquieta el que haya hombres tan preocupados por el orgasmo femenino que no sean capaces de abandonarse hasta que su propio orgasmo/eyaculación no dependa de ellos sino de su pareja. Qué bobos que son!
bss. (hoy húmeods y cálidos, el tema acompaña)

Siro dijo...

Lo bueno si breve... ¿?

Felipe dijo...

Mi jefe es eyaculador precoz oral y la encargada chupadora compulsiva.