Carrillo, vete al infierno

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Carrillo, vete al infierno. No hagas caso a esos amigos de derechas que te están gestionando una plaza perpetua en el cielo. Tú, vete al infierno. Allí siempre tendrás tabaco y fuego para encender pitillos. Allí siempre tendrás a tu lado conversadores pausados, los que tienen algo que decir; el cielo está lleno de charlatanes, de vendedores incontinentes de humo. A ver si soy capaz de convencerte. Según el actual gerente del infierno, Benedicto XVI, "el infierno, del que se habla poco en este tiempo, existe, es eterno y no está vacío". El infierno está lleno de discrepantes con el gerente y toda su organización. No te creas la teoría del infierno vacío, el infierno minimalista que se ha inventado el teólogo suizo amigo del gerente, ese con nombre de rey mago, Urs Von Baltasar. El infierno está equipado con todo lo necesario para los partidarios de la mala vida eterna. Según el gerente, el día del Juicio Final habrá premiados con el cielo y condenados al infierno. Te aclaro plazos. Como bien saben los crédulos creyentes conservadores, la salvación, con billete al cielo, no es inmediata, no es gratuita y menos universal. Como bien saben los dubitativos reformistas, centristas y socialdemócratas, para ellos está reservado el purgatorio, lugar de tránsito. Como bien saben los incrédulos socialistas, comunistas y demás rojos, para ellos está reservado el infierno. Argumentos y perogrulladas al margen, confieso que mi intento por convencerte obedece al puro egoísmo. Habiendo sacado plaza en el infierno por oposición, de momento sigo aquí, en comisión de servicios, pero me consolaría saber que, cuando acuda a mi destino definitivo podré encontrarme contigo, simplemente para conversar, sobre todo para escuchar. Carrillo, vete al infierno.

8 comentarios:

Funcio dijo...

Don Santiago, non lle faga caso a rojillo. Se pode escoller, pida ir pro ceo, que alí estalle esperando Don Manuel, Fraga se sobreentende, aínda que que lle vai deixar falar máis ben pouco. Nembargantes, teño que avisarlle que alí tamén está esperando Don Francisco, Franco se sobreentende, que fala pouco pero manda moito.

Nario dijo...

Funcio, mi madre le tenía manía a Carrillo, ella era más de Adolfo Suárez.

Rebe dijo...

No sé que es ser comunista pero este señor me caía muy bien.

BAKUNIN dijo...

CAMARADA CARRILLO, NOS TENDREMOS QUE VOLVER A DISFRAZAR CON PELUCA, SINO AL TIEMPO. TE ECHAREMOS DE MENOS.

estrella dijo...

Hay cosas que no entiendo. Para ir a un lugar ardiente, atestado, donde se hace lo que viene en gana, lujuria y gula, por descontado y carente de remordimientos, solo tienes que comportarte en esta vida como si ya estuvieras allí.
Pero si te pasas esta vida penando, cruzando el valle de lágrimas, privándote de probar, degustar y disfrutar o sufriendo cuando lo haces, resulta que te pasa el resto en un estado perenne de nada, eso si, en presencia de dios, que debe de ser la ostia. No sé donde está la duda, sesión doble de infierno, on the rocks!

Asun dijo...

Señor Armas, el señor Carrillo me parece un señor muy tranquilo y educado, aunque dicen que mató a muchos en la guerra. Descanse en paz y Dios lo tenga en su gloria.

Felipe dijo...

La encargada se la chupa a mi jefe todos los días a dos carrillos y se va a ir al infierno pero bien hidratada.

BERTA dijo...

Felipe, Diablillo del Averno, entre nosotras tres existen diferencias sobre si convendría más ir al cielo o al infierno, pero las tres iremos donde tú vayas, para que por lo menos disfrutes de la vida en el más allá porque en el más acá no hacen más que -literalmente y perdonando la expresión- darte por culo y no nos digas que es que te gusta, que una cosa es ser marica y otra masoquista.

TUS TRES BBB
(BEA, BELÉN & BERTA)