Sexo estereofónico

miércoles, 29 de agosto de 2012

El sexo, el ruido, la envidia. El primero, subjetivo y susceptible de objetividad. El segundo, objetivo y susceptible de medición. La tercera, subjetiva y susceptible de suceptibilidad. Una pareja australiana practica intensamente sexo estereofónico, de dos canales, aunque con más volumen el canal femenino. Sucede en Sidney, se trata de sexo urbano, con repercusión en la comunidad de vecinos. Colin MacKenzie, de 45 años, y Jessica Angel, de 34 años, hacen el amor y hacen mucho ruido unos cinco días por semana. Algunos vecinos denuncian el exceso de sexo estereofónico ante las autoridades. Los agentes de policía acuden varias veces para garantizar el descanso de los vecinos. Los amantes admiten que son escandalosos haciendo el amor, sobre todo ella. La administración del estado de Australia del Sur dicta una orden para que los amantes dejen de practicar sexo por infracción de las leyes sobre contaminación acústica. Jessica declara al Sunday Mail:"superamos tanto el máximo de ruido permitido que fuimos arrestados, sacados de nuestra casa y obligados a no tener relaciones". El inspector jefe de la policía, Trevor Lovegrove, que no hace honor a su apellido ("bosquecillo del amor"), defiende la medida coercitiva en cuanto al sexo y la medida amenazante en cuanto a la posible multa en caso de reincidencia, rechazando las críticas sobre injerencia en la privacidad de la pareja. Según el IDH de la ONU, en el ranking del índice de desarrollo humano, Australia es el 2º país del mundo y Mozambique el 184º. En Mozambique no hay problemas de sexo estereofónico.

2 comentarios:

estrella dijo...

No me queda claro si la chica es más escandalosa o solo lo admite. En cualquier caso, siempre me ha producido una ternura infinita lo que le gusta a los hombres oir gritar, es que se sienten los masters del universo, la pera, vaya.
Y si alguien ha probado a tener un orgasmo furtivo, teniendo que sofocar los gritos, sabrá lo relativo que es el escándalo.
bss

Felipe dijo...

Le encargada no practica sexo estereofónico porque tiene la boca llena.