Mejor el pitillo

lunes, 30 de julio de 2012

Después de hacer el amor, mejor el pitillo que dormirse. Siguiendo instrucciones de las autoridades sanitarias, la mayoría de los hombres, en vez de fumarse el tradicional pitillo postcoital, se quedan dormidos. ¿Qué opinan los científicos? Un equipo de científicos franceses, dirigidos por el doctor Serge Stolerú, escaneando con consentimiento los cerebros de los amantes, ha llegado a conclusiones discriminatorias por sexos. Según el doctor, "después de tener un orgasmo, los hombres experimentan un periodo en el que no pueden excitarse; sin embargo, las mujeres continúan activas después de la relación sexual y pueden demandar más sexo, mientras que sus parejas sólo desean descansar". Entre ellos, los más considerados lo intentan pero la corteza cingulada y la amígdala envían al resto del cerebro mensajes inhibidores de la libido, por lo que la llama del deseo se apaga. Otra investigación completa tal conclusión, matizando la imagen de que los hombres son unos obsesos sexuales constantes, al verificar que los hombres piensan sólo diecinueve veces diarias en el sexo, dieciocho veces en la comida y once veces en el sueño. El sueño importa mucho a los hombres; no tanto como el sexo, pero mucho. ¿Qué opinan las mujeres de los hombres que, en vez de dormirse, se fuman el correspondiente pitillo tras la cópula? Lo ven como una buena costumbre, al dedicar ellos unos minutos a recordar con calma la experiencia vivida y lo bien que se lo han pasado gracias a ellas, aunque ellos ni siquiera admitan el placer bidireccional y estén ensimismados reflexionando sobre cuánto han disfrutado ellas gracias a ellos. Mejor fumarse el pitillo que llamar por teléfono, encender el televisor, conectar un programa deportivo en el transistor, ponerse los cascos para escuchar música, irse a la ducha, reírse a carcajadas o llorar desesperadamente. Si incluso el pitillo está terminantemente prohibido por prescripción médica, se admiten las alternativas de compartir unas copas de buen vino tinto o compartir unas onzas de buen chocolate. Para el sistema es más importante consumir que consumirse. Este artículo está patrocinado por una multinacional tabaquera norteamericana, cuyo código deontológico le impide hacer publicidad nominal con estos asuntos.

4 comentarios:

Siro dijo...

Fumar después de hacer el amor con mujeres celosas es malo para la salud.

Felipe dijo...

La encargada se fuma todos los días una colilla al llegar a la oficina y luego duerme todo el día.

FUNCIO dijo...

LEVO MESES FUMANDO O PITILLO POSTFUNCIONARIAL PERO A PARTIRES DE MAÑÁN PASO A SER UN CIUDADANO MÁIS, UN DESES INDIGNADOS CÓS FUNCIONARIOS LAMBÓNS AÍNDA QUE DISFRUTANDO DA BEIRAMAR (PÉS NA RIBEIRA DA BAIXAMAR, NAVALLIÑAS E MEXILLÓNS DE CHIRINGUITO, LECTURA DIARIA DO MARCA...).

ABUR

Nario dijo...

Funcio, al final también me voy unos días con mi madre a la aldea. No fumaré pero comeré mucho chocolate.

Atentamente, a todos deseo un buen Agosto, ¿por qué... no hay cursiños en Agosto, verdad?