Luto riguroso

miércoles, 11 de julio de 2012

Mariano, que vende opacidad como transparencia, devuelve España al blanco y negro. Mariano cumple su papel de marioneta de los grandes capitalistas internacionales, no como sastre con tijeras para los cortes y recortes, sino como verdugo con hacha para decapitar los logros sociales de los gobiernos precedentes. Como señala el sociólogo de Zárraga, son los grandes capitalistas quienes, directa o indirectamente (a través de instrumentos afines como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial o el Banco Central Europeo), recuerdan a los gobernantes los límites de su poder, cumpliendo diez mandamientos. Primero, intervenir en la verbena de los gobernantes. Segundo, terminar con la fiesta de los gobernantes. Tercero, obligar a los gobernantes a gastar sin límite el dinero de los contribuyentes para impedir la quiebra del sistema financiero generada por ellos. Cuarto, animar a los gobernantes a hablar sin límite sobre las maldades de la izquierda y las bondades de la derecha. Quinto, recuperados ya beneficios, mandar callar a los gobernantes. Sexto, ordenar a los gobernantes que pongan firmes a los contribuyentes. Séptimo, obligar a los gobernantes a que vacíen los bolsillos de los contribuyentes. Octavo, exigir a los gobernantes que aprieten un par de agujeros más los cinturones de los contribuyentes. Noveno, utilizar la libertad de mercados como excusa para todo. Décimo, emplear la moralización de la política como excusa para casi todo. Estos diez mandamientos se resumen en dos: no refundar el sistema capitalista y no pretender cambiarlo, pues el sistema ni se refunda ni se cambia, se sufre. Para el sufrimiento, el luto. El opositor Alfredo recuerda a Mariano que "estamos más allá de un rescate, que las administraciones están tuteladas en su conjunto y que van a venir cientos de hombres de negro a vigilar las actuaciones de los gobernantes". Mariano impone en España el luto riguroso. El luto es una expresión externa de pena o duelo por una muerte, la muerte del llamado Estado de Bienestar, velado por millones de viudas enlutadas, con mantilla, velo negro de crepé, camafeos y relicarios. Los hombres podrán disimular usando sombreros negros y gafas oscuras. Las mujeres deberán ponerse prendas sobrias y sombrías, si no quieren ser objeto de crítica por casquivanas. Nunca fueron iguales los hombres de negro que las mujeres de negro. Siempre ha habido en el luto discriminación sexual.

4 comentarios:

estrella dijo...

El luto tiene un protocolo riguroso, largo de falda, de mangas, dimensión del escote, zapato cerrado, tacón, pequeño collar de perlas como único exceso. Sirve para enmascarar y entretener el verdadero dolor, pertrechados detrás de la norma, no demostramos sentimientos.
El protocolo establece también el tiempo que hay que llevar luto, un marido, dos años, un hijo, cinco. Puede decidirse llevar luto de por vida, algo similar a enterrarse con el ser querido.
El alivio de luto puede ser más flexible, ir combinando tonos grises, quitar las medias negras, un cuello blanco....
Claro que para el alivio de luto también podemos decantarnos por menos visibilidad, despojarnos del luto externo y combinar el internos con nuestros personales modos de asueto, no podemos dejar que los convencionalismos determinen nuestro modo de sufrir o de amar.
Hoy no hay besos.

Felipe dijo...

La encargada se la chupa al jefe de lujo, aunque cuando trae bragas negras se la chupa de luto.

FUNCIO dijo...

R.I.P.

RUINA DE INTERINOS PÚBLICOS

Nario dijo...

Funcio, ¿qué tiempo dan para el finde?