La juventud es un disparate

sábado, 28 de julio de 2012

Decía Disraeli que "la juventud es un disparate, la madurez una lucha y la vejez un remordimiento". Dice el Instituto Nacional de Estadística que más de la mitad de los jóvenes españoles menores de 25 años que quieren trabajar no pueden trabajar. Dice el gobierno conservador que los jóvenes españoles están mal acostumbrados por los sucesivos gobiernos progresistas y que de hecho no quieren trabajar. Dice la Encuesta de Población Activa que, con el gobierno conservador español, la tasa de paro juvenil no ha hecho más que aumentar, se desglose como se desglose y se comunique como se comunique, por grupos, por cohortes de edad o por sexos. El paro de los jóvenes es una desgracia. Se podría concluir que ser joven en España es una desgracia, pero, como decía Dalí, "la mayor desgracia de la juventud actual es no pertenecer a ella". La juventud es compleja, no admite simplificaciones. La juventud española no es, por definición, rebelde o revolucionaria. No hablamos ya de la Generación X, de los setenta. No hablamos de un colectivo con inquietudes contraculturales. Algunos han cumplido sus aspiraciones imitando a la anglosajona generación Dinky (Double Income No Kids Yet), conformando parejas en las que ambos jóvenes han tenido la fortuna de conseguir trabajo y retrasan o descartan la paternidad o la maternidad, actuando de modo egoísta y moralmente reprobable según los conservadores gobernantes, por las muescas que causan en la pirámide demográfica del país, que, por su culpa, por su grandísima culpa, ya no parece pirámide sino urna. Otros, jóvenes aunque sobradamente preparados, han pasado a formar parte a su pesar de la generación mileurista, matriculándose en masters, postgrados y cursos de idiomas varios, para convertirse en becarios o precarios, mal pagados con mil euros mensuales más o menos. Muchos otros, casi un millón, constituyen la generación ni-ni, ni estudian, ni trabajan, ni se forman para trabajar. Según datos recientes de Eurostat, el porcentaje de "ninis" españoles está cinco puntos por encima de la media europea. Es la generación de la falta de atención familiar, escasez de ingresos, fracaso educativo, abandono escolar, desengaño por la formación, frustración por las fallidas entrevistas de trabajo, desilusión por el empeoramiento de su calidad de vida en relación a sus padres, depresión por el ocio obligado, riesgo de delincuencia, desconfianza en la política, etcétera. No son los jóvenes de la revolución árabe, si bien parte de los "dinkys", "mileuristas", "ninis" y otros jóvenes se ha sumado a los movimientos 15-M y Democracia Real. Otra parte se ha integrado en los grupos políticos de izquierdas. Una parte, paradójicamente, apoya y colabora con la derecha. Quizás, en parte, la juventud sea un disparate.

6 comentarios:

BAKUNIN dijo...

¡ME GUSTA LA MANIFESTACIÓN CALLEJERA ANTICAPITALISTA QUE PROPONEN LOS JÓVENES DE LA FOTO!

LEMA PARA UNA:

¡TÚ ROBAS, YO FOLLO!

Rita dijo...

Rojillo, es la madurez la que es un disparate.

estrella dijo...

Lo que es un disparate es sobrevalorar la juventud porque si, algo que conviene al sistema capitalista y de mercado. Siempre jóvenes, siempre bellos y siempre delgados.
Lo verdaderamente interesante es saber hacer de joven cuando me conviene, de madura cuando lo necesito, incluso, a veces, de niña, si la situación lo favorece.
LO que me niego es a hacer de madre y cuidadora de eternos "Peter Panes" que se niegan a madurar y a comportarse, convirtiéndose en una auténtica pesadez.
bss

Felipe dijo...

La encargada cree que chupándosela al jefe cada día rejuvenece. Ella es una NINI, ni se lo piensa ni se lo pregunta.

FUNCIO dijo...

COMA UN NENO COMENZO A SENTIRME EU CANDO SE ACHEGA O PRIMEIRO DE AGOSTO, DECLARADO DÍA MUNDIAL DA BOCARRIBEIRA E DA BEIRAMAR.

XA ESTOU ESCOITANDO LA CANCIÓN DEL VERANO.

ELES RECORTAN, EU XA VOU RECORTANDO.

Nario dijo...

Funcio, respóndeme a lo de las vacaciones, porfa, que llevas días sin dar palo al agua... de mar salada.