Fútbol y testosterona

martes, 3 de julio de 2012

En la celebración de su último éxito, los jugadores de la Selección Española de Fútbol, campeones de Europa, mejores en el campo que en el palco, ante miles de asistentes en directo, ante millones de espectadores televisivos, micrófono en mano, cerveza en mano, repitieron metáforas alusivas a sus huevos, testículos o gónadas, en el sentido de que les aportan dosis de testosterona extraordinarias que, cual pócimas de druida, les llevan a superar retos y estadísticas considerados insuperables. Que la práctica del fútbol eleva los niveles de testosterona está demostrado científicamente. Así lo corrobora un estudio llevado a cabo por el Laboratorio de Antropología Biológica de la Universidad de Washington, mediante el cual se observa que los futbolistas aumentan sus niveles de testosterona un 30% justo después de cada partido, al margen del resultado, manteniéndolos un 15% por encima de lo normal una hora después del pitido final. Se entiende pues que las enfervorizadas hinchas femeninas invadan el campo y se abalancen sobre sus ídolos machos antes de que bajen sus niveles de testosterona. Según el estudio, los delanteros disponen de más testosterona que los defensas; la idea de que las hinchas prefieren delanteros porque están mejor pagados es falsa; ellas no son materialistas. La búsqueda de esa hormona esteroide responde a una atracción natural, a la selección de machos más saludables, con más masa muscular, con más vello corporal, con menos riesgo de osteoporosis. A las hinchas eufóricas no les interesan otras investigaciones; por ejemplo, la publicada por el equipo de Wright, Ellis y Beaver: Handbook of crime correlates, en la que se demuestra una correlación positiva entre los niveles de testosterona y los niveles de agresividad. Más testosterona, más sexo; pero... ¿más sexo antes o después de los partidos? El sexo cansa y descansa. El sexo quema calorías y estimula la circulación sanguínea. El sexo eleva la frecuencia cardíaca y eleva la autoestima. El sexo concentra y desconcentra. En las concentraciones de los jugadores previas a los partidos ha habido de todo: seleccionadores permisivos (holandeses, alemanes, franceses), seleccionadores restrictivos (españoles, rusos), seleccionadores mixtos (como Bilardo, seleccionador de Argentina, que les dejaba tener sexo pero colocándose siempre debajo, para desgastarse menos), jugadores que hacían "roasting" (algo así como "pasarla por el asador", especialidad británica a modo de orgía entre varios compañeros con jovencita menor de edad en habitación de hotel de concentración, grabada por alguno para deleite posterior), putas para los seleccionados israelíes, travestis para los seleccionados brasileños, cuernos en el vestuario inglés, etcétera, etcétera. Los entrenadores, por lo general, recomiendan a sus chicos que tengan parejas estables, porque saben que el sexo con ellas siempre está más controlado... ¿Siempre?... Boateng, espectacular negro ghanés, jugador de los mejores equipos británicos e italianos, a pesar de su condición atlética, sufría frecuentes lesiones. Melissa Satta, modelo, actriz y novia estable, aportaba el diagnóstico: "la razón por la que está siempre lesionado es porque tenemos sexo entre siete y diez veces por semana". El fútbol es así.

12 comentarios:

Rebe dijo...

Son niñatos BBVA (Brutos, Borrachos, Vulgares y Analfabetos).

CALATRAVA dijo...

¡PERO, ROJILLO, SI EL FÚTBOL ES LO ÚNICO QUE VA BIEN EN ESPAÑA!

¡VIVA ESPAÑA!

¡VIVA EL FÚTBOL ESPAÑOL!

estrella dijo...

Pero es normal que los hombres cuiden y valores sus huevos, por sus huevos lo hacen todo: juegan al fútbol, conducen, discuten, follan, triunfan en su trabajo, hacen amigos, beben copas, ....todo, todo.
Es más, incluso, hacen cosas por los huevos ajenos, en este caso, por los huevos de Reina y Sergio Ramos, se han sentido la mar de machos y han triunfado en la calle y en alguna cama.
Claro que habrá que preguntar si lo que ellos consideran triunfar supone lo mismo para las mujeres.
El sexo por los huevos suele ser más deporte que diversión, y yo el deporte lo hago en otro siti.
bss.

Susiño dijo...

La morena de la foto te mira directamente a los huevos y te los deja fritos y con puntilla.

¡VAYA DELANTERA!

Siro dijo...

¿Fútbol o sexo? No hay duda...

Esquizo Frénico dijo...

las mujeres no saben
no saben jugar al balón
se sientan sobre todo
no saben que el balón
que el balón explota
las mujeres estorban
a los que juegan
las mujeres no saben
no saben de fútbol
las mujeres no quieren
no quieren saber
pero se meten en todo
y hacen daño mucho
mucho daño hacen
cuando juegan a que
a que juegan a jugar

Belén dijo...

Felipe, Crack del Paddle, no te preocupes por tu falta de testosterona para jugar a deportes más masculinos, lo importante es que puedas lucir modelitos diferentes cada vez que pillas tus raquetas.

Nosotras, sobre todo la que tu ya sabes, tenemos exceso de tetasterona, por eso practicamos deportes de contacto con múltiples contactos.

Tus tres BB + B
(Bea, Belén + Berta)

FUNCIO dijo...

METO NO COMPUTADOR TESTOSTERONA E SAE TEST OSTERONA = TEST QUE SE LLE FAI ÓS XEFES DE SERVIZO PARA COMPROBAR SE TEÑEN SUFICIENTES COLLÓNS PARA MANDAR.

Nario dijo...

Funcio, mi madre no me deja decir "huevos" ni para pedirlos fritos.

Rita dijo...

Rojillo, el fútbol también es pasión.

Sonia dijo...

Ritita, eres la flor de la pasión pero marchitada.

Felipe dijo...

La encargada ha venido a explicarnos que es impresionante la testosterona del jefe, aguantando de la empresa con la que está cayendo y que para continuar haciéndolo no reduce a la mitad la paga extra.

¡OLE SUS HUEVOS!

Los huevos que le come la huevona de la encargada.