Enchufados y desenchufados

lunes, 16 de julio de 2012


Enchufad a los nuestros, desenchufad al resto. Esa es la máxima de la reforma de la Administración que propone el Gobierno conservador. Los criterios de mérito y capacidad pasan a un segundo plano, con la ayuda de los medios de comunicación que criminalizan a los funcionarios en su conjunto, acatando y difundiendo la consigna de una imprescindible esclerosis del aparato público para que sea rentable... ¿Rentable para quién?... Rentable para el aparato privado de los amigos y mecenas del Gobierno conservador y del partido que lo sostiene y mantiene, aunque sea con tramas mafiosas. Saben los de la derecha que, como decía el economista Henry George, "el hombre que me da trabajo, al que tengo que obedecer y padecer, ese hombre es mi dueño, llámelo como quiera". Si el que te da el trabajo, porque te lo ganas en una oposición con concurrencia competitiva, es el Estado, no eres esclavo de nadie, eres un empleado público, incluso un servidor público. Si el que te enchufa, seas apto o inepto, es tu amigo o tu jefe político, es tu dueño para siempre. Enchufar a los peores es tan negativo como desenchufar a los mejores. Desenchufar a los mejores por trabajar de más es el colmo de la estupidez y del desgobierno. A Bruce Springsteen, al Boss, cuando había tocado y cantado más de tres horas en Hyde Park, junto a la E Street Band, Tom Morello, John Fogerty y Paul McCartney, le desenchufaron el micrófono, porque, según los organizadores, conservadores y austeros ellos, se había excedido del tiempo previsto. Hay que ser estúpido para desenchufar a los mejores.

5 comentarios:

Balzac dijo...

¡Oh, lalá, la famosa braga tobillera vuelve a estar de moda!

¡Viva la lencería francesa!

Felipe dijo...

Enchufada está la encargada cada día al jefe.

FUNCIO dijo...

¿FUNCIONARIOS?

¿ESOS SERES DESPRECIABLES?

¿ESOS QUE EN VEZ DE TRABAJAR ESTÁN PENSANDO EN LAS VACACIONES?


Pulse aquí y tendrá la versión bilingüe de este comentario.
Si no funciona el link, échele la culpa a un funcionario.

Nario dijo...

Funcio, ¿te acuerdas de la época de los enchufados?

estrella dijo...

El acceso a la función pública se realiza mediante concurso-oposición libre y garantizando las condiciones de igualdad, mérito y capacidad, esos son los funcionarios. Otra cosa son las comisiones de servicio, cargos de confianza, puestos de libre designación, asesores, directores técnicos de confianza, etc, etc, que los políticos asignan a dedo, que pueden ser o no funcionarios (recuérdese que Mariano es registrados de la propiedad) y que son los verdaderos zánganos, aprovechados, parásitos y cáncer de la Administración. Una caterva de inspectores educativos o inspectores médicos, directores de área o jefes de servicio, directores generales o secretarios generales, que no suelen tener ni puta idea de lo que hablan, que casi nunca tabajaron en los puestos a los que deben coordinar y que se dedican a ser el brazo ejecutor de políticos incompetentes. Eso sí, no tienen que atender al público, ni a pacientes ni a adolescentes, no tienen que dar explicaciones a los ciudadanos.
No hay besos.