En el bosque

martes, 19 de junio de 2012

En el bosque los habitantes del lugar disfrutan observando a los animales. En el bosque los cazadores del lugar disfrutan cazándolos. En el bosque los animales del lugar no saben que son observados e intentan no ser cazados. En el bosque los políticos del lugar disfrutan del sexo e intentan no ser observados. En el cuento no hay tecnología. En la vida real hay cámaras sofisticadas en el bosque. En el bosque de Carintia, en los Alpes austríacos, la Sociedad de Caza ha instalado cámaras con sensores, que detectan el movimiento de los animales, e infrarrojos, que detectan sus andanzas nocturnas. Pero, las cámaras han detectado también las andanzas de un político local que retozaba, inconsciente y reiteradamente, en tal ecosistema ecológico. Los ecologistas quieren conservar a los animales. Los cazadores quieren que la caza sea conservada. Los políticos quieren conservar su intimidad. ¿El bosque es de todos o es para quien lo trabaja? ¿Quién lo trabaja: el ecologista, el cazador, el político? ¿Cuestión de legitimidad o de privacidad? ¿Cuestión pública o privada? El bosque es público, la vida sexual del político es privada, la identidad del político es pública, la identidad de quien acompaña al político en sus andanzas es privada. La vigilancia forestal choca con el sexo forestal. Los defensores de la protección de datos personales piden una mayor y mejor señalización de las cámaras. El abogado de los cazadores no entiende el revuelo provocado por los affaires boscosos del político, porque "la gente rara vez se aventura a entrar en el bosque por la noche y está prohibido caminar en la zona señalizada, en un radio de cuatrocientos metros monitorizados". Dirá el político que una cosa es caminar y otra diferente copular. Como diría Caperucita, ¡qué complicada es la vida en el bosque!

7 comentarios:

CALATRAVA dijo...

¿Y DEL BOSQUE QUÉ?

DEJAD QUE DECIDA DEL BOSQUE

estrella dijo...

Pero poner cámaras en el bosque para detectar los animales es trampa, no? Donde ha quedado el encanto e estar inmóvil y en silencio para dejar que la presa se confíe? donde ha quedado el ensayo previo de los ruidos característicos de las presas para atraerlos? Copular en zonas señalizadas para cazar tiene algo de metafórico y poético.
Copular en el bosque debe ser muy romántico, aunque pasado el calentón, bichos, hierbitas y barro deben de ser insoportables, ... en general, pasado el calentón, hasta los besos pueden llegar a ser insoportables.
bss

Rebe dijo...

Debe ser incómodo el sillín así sin nada.

Siro dijo...

Las hojas no dejan ver el bosque.

Belén dijo...

Felipe, Fauno del Bosque Frondoso, si no entras tú, nosotras tampoco, ¡y mira que alguna podría contar mil experiencias en el bosque!

Tus tres BB + B
(Bea, Belén + Berta)

FUNCIO dijo...

¡RESUCITÓÓÓÓÓÓÓÓ
DE ENTRE LOS MUERTOOOOS,
RESUCITÓÓÓÓÓÓÓÓ
DE ENTRE LOS MUERTOOOOS,
ÉL ES NUESTRA SALVACIÓÓÓN,
NUESTRA GLORIAAAAAAAA
PARA SIEEEEEEEMPRE!

Nario dijo...

Funcio, tú me engañas, TÚ VAS A MISA!