Aquí hay tomate

lunes, 11 de junio de 2012

Los eufemismos del Gobierno conservador español para no reconocer el rescate financiero del país son objeto de chirigota internacional. La revista Time publica "Tú dices tomate, yo digo rescate". La frase "You say tomato" es trending topic en Twitter. El Gobierno duda, los demás dudan del Gobierno. Dicen los del Time: "conociendo como los rescates condenaron a los gobiernos de otros países, el español insiste en que ha aceptado un gran préstamo para recapitalizar sus bancos; doce días después de que insistiera en que no necesitaría un rescate, y aproximadamente 24 horas después de que mantuviera con vigor esa decisión, el Gobierno español solicita el rescate". Rajoy hace doce días: "no va a haber ningún rescate de la banca española". Rajoy hace unas horas: "soy yo el que ha presionado para conseguir este gran préstamo en condiciones favorables". ¿Hay rescate o no hay rescate? El economista Edward Hugh es tajante: "Por supuesto que hay rescate... Si no puedes financiar tu deuda y tienes que pedir a alguien que te la financie, es un rescate". El catedrático de Economía Aplicada Juan Torres es contundente en Público: "Primero los gobiernos les crearon las condiciones para que financiaran una burbuja de crédito sin precedentes y con la que han ganado docenas de miles de millones de euros. Dictaron leyes de suelo para que los promotores les pidieran préstamos que financiaran construcciones en todas las esquinas de España, que irían quedándose vacías y sin vender cada vez en mayor número. Aumentaron las facilidades fiscales para promover las ventas y desincentivaron el alquiler y el consumo colectivo de servicios de ocio o residencia... No contentos con los beneficios que les daba el negocio inmobiliario que condenaba al monocultivo a la economía nacional, impusieron políticas de bajos ingresos y recortes salariales para que las familias y pequeños empresarios vivieran en el filo de la navaja y tuvieran que endeudarse hasta las cejas. Pero no contentos con obtener beneficios normales, los bancos utilizaron a sus tasadores para aumentar artificialmente los activos sobre los cuales iban a dar créditos, para así generar más deuda y cobrar comisiones más suculentas, y recurrieron a todo tipo de prácticas comerciales predatorias para fomentar el consumo: manejaban a su antojo los índices de referencia, incluían la abusiva cláusula que autoriza al banco a vender el piso en subasta notarial si se produce el impago de la deuda, reclamaban importes elevadísimos por cuentas que creían canceladas, cobraban comisiones leoninas (más que en cualquier otro lugar de Europa) por cualquier cosa, giraban una y otra vez un recibo no atendido por el cliente generando múltiples gastos de reclamación por una misma deuda, embargaban saldos en cuentas corrientes sin respetar lo establecido en la ley... Y eso por no hablar de las estafas estrella, que han podido suponer un auténtico robo de entre 12.000 y 15.000 millones de euros, si no más, mediante las participaciones preferentes, las cláusulas suelo, etc. Mientras sucedía todo esto, las autoridades dejaron hacer, consintieron las tropelías bancarias y permitieron que se inflase la burbuja sin cesar, haciendo oídos sordos a todas las advertencias... Pero gracias a todo ello, los bancos españoles se convirtieron en los más rentables del universo, justo, eso sí, en la misma medida en que situaban a nuestra economía entre las más vulnerables... Luego, cuando el sistema saltaba por los aires porque a los alemanes les consumía el ansia de cobrar los préstamos que con la misma compulsión habían dado a los bancos españoles, todos se concitaron para negar que piden un rescate... Nos han engañado a todos cuando dicen que van a rescatar a España cuando lo que van a hacer es hundirla para años. Nos han engañado los bancos, nos han engañado los gobiernos del PSOE y del PP. Nos han engañado los dirigentes europeos que están borrachos de ideología neoliberal y no se dan cuenta de que las medidas que toman llevan al desastre a los países que las aplican... Y nos engañarán esta tarde el presidente Rajoy y el Príncipe Felipe si es que definitivamente se han ido a ver el partido de fútbol cuando griten ¡España, España!, porque lo que están demostrando es lo contrario: España, los españoles de abajo, les importamos un pepino"... o un tomate... porque aquí hay tomate.

6 comentarios:

CALATRAVA dijo...

¡SOLO HAY QUE VER EL PRECIO DEL TOMATE PARA COMPROBAR QUE VAMOS DE CULO!

Nicolás dijo...

Hablar de eufemismo es un eufemismo. Lo de Rajoy y sus ministro es de juzgado de guardia.

Felipe dijo...

El culo de la encargada son dos sandías de las grandes y las tetas dos melones manchegos.

Berta dijo...

Felipe, Culo de Mandril, después de los azotes de ayer tu chico se quedaría flipado con tu culito rojo pimentón, seguro que se puso como una mona.

Ven a por más, vicioso del azote.

Tus Tres BBB
(Bea, Belén & Berta)

FUNCIO dijo...

O TOMATE GALEGO POUCO TEN QUE VER CÓS TOMATES CANARIOS, CHERRY OU RAF. O TOMATE GALEGO É GRANDE E DURO... ¿GRANDE E DURO?...

¡COMO OS CÚS GALEGOS!

Nario dijo...

Funcio, meto WRONG en el ordenador y me sale ERRADO, ¿qué pasa?, ¿significa algo prohibido?, ¿tiene que ver con el culo de algún cargo?