Respetar a los vientos y a las vírgenes

miércoles, 30 de mayo de 2012

Hay que respetar a los vientos y a las vírgenes. No es máxima de oráculo, es sentido común. Tarifa, punto más meridional de España, entre África y la Península Ibérica, entre el Mediterráneo y el Atlántico, es tierra de vientos y playas vírgenes. Un alcalde conservador no quiere conservar esa virginidad. Propone un plan urbanístico que autoriza la construcción de 350 viviendas y 1.400 plazas hoteleras en el entorno de la playa de Valdevaqueros, hasta ahora un paraíso para los amantes del mar y del viento. El modelo de crecimiento inmobiliario, apoyado sobre el ladrillo, se impone al modelo de desarrollo sostenible, apoyado sobre la gestión de los recursos naturales, entre ellos los vientos y las playas vírgenes. Los vientos, el levante y el poniente, pueden ser aprovechados industrialmente, como sucede en el Parque Eólico de Tarifa, uno de los que generan más energía entre los españoles. Las playas, como Los Alemanes, Bolonia o Valdevaqueros, son aprovechadas para la práctica de deportes acuáticos, ligados al mar y al viento (windsurf, kitesurf). Las playas, las mejor conservadas de la Costa de la Luz, cuentan con complejos dunares espectaculares, como las dunas de Bolonia o Valdevaqueros. Desde las playas pueden avistarse delfines, calderones, orcas, rorcuales o cachalotes. El turismo constituye la base de la economía tarifeña, pero la decisión de duplicar sus plazas hoteleras con una actuación constructiva intensiva en un paraje singular es una apuesta por el modelo de turismo masivo, desplazando el modelo de turismo alternativo, más acorde con el desarrollo sostenible de territorios susceptibles de fuertes impactos ambientales. El alcalde conservador no quiere conservar la naturaleza y promueve una gran urbanización entre dos parques naturales, el del Estrecho y el de Los Alcornocales. El alcalde conservador se defiende con perogrulladas, como que "se trata de una actuación urbanística de carácter moderno, actual y en la línea de un desarrollo blando e integrado en el medio físico, pues contempla una baja densidad de construcción, ya que, de los más de 700.000 metros cuadrados de superficie disponible, sólo podrán urbanizarse unos 84.000". ¡Qué alivio! No importa que el paraje forme parte de una Reserva de la Biosfera, declarada por la UNESCO. Importa que los conservadores quieran llevar el proyecto adelante... y que los socialistas y andalucistas les respalden. Se olvidan de que, incluso en épocas de crisis, hay que respetar a los vientos y a las vírgenes.

7 comentarios:

CALATRAVA dijo...

¡QUEDAN MENOS PAYAS VÍRGENES QUE PLAYAS VÍRGENES!

Milucho dijo...

Pois eu, xa van aló unhos anos, pilléi unha virxe nunha praia virxen de Fisterra e aínda que viña un nordés do carallo nunca esquecín a experiencia.

Ela, que agora vive na Coruña, tampouco se olvida. Seguimos tendo contacto de vez en cando pero xa sin vento, máis ben telefónico.

Siro dijo...

A veces hay que ir contra el viento y la marea.

Felipe dijo...

Mi jefe ha convencido a la encargada de que, si se la chupa todos los días, prácticamente recuperará la virginidad. Ella traga.

BERTA dijo...

Felipe, Eolo de las Dunas, deja ya de corretear entre ellas y de darle al vicio con los tuyos una y otra vez.

¡RESPETA LOS VIENTOS, LAS VÍRGENES TE IMPORTAN UN CARAJO!

Nosotras ya hace tiempo que nos olvidamos de eso de la virginidad, pero sí que te pedimos un poco de respeto y sobre todo un poco de cariño a las que intentamos darte lo que esos amigos tuyos no pueden darte. Si te ponen las dunas, no tenemos inconveniente en darte el gusto allí, aunque lo de la arena a veces es un poco incómodo según por donde se meta (la arena se entiende).

TUS TRES BBB
(BEA, BELÉN & BERTA)

FUNCIO dijo...

RESPETO AO VENTO DO CABO VILÁN
RESPETO Á VIRXE DA BARCA DE MUXÍA
RESPETO AO VENTO DA CAPELADA
RESPETO Á VIRXE DO CARME DE CORME
RESPETO AO VENTO DA PRAIA DA LANZADA
RESPETO Á VIRXE DA FRANQUEIRA
RESPETO AO VENTO DO CABO TORUIÑÁN

RESPETO A TODAS AS VENTOSIDADES DO PAÍS

Nario dijo...

Funcio, el cabo derradeiro lo tienes mal, es Cabo Touriñán, que me lembro yo del concurso-oposición.