Malos tiempos para los mohicanos

jueves, 17 de mayo de 2012

El último de los mohicanos cae antes que el último rey. Está lejos el final de las monarquías. Entretanto, no está mal lo de buscarles ocupación a sus altezas. Decía Fenimore Cooper, autor de El último de los mohicanos, que "la monarquía es la más costosa de todas las formas de gobierno". No está mal que hagan algo productivo. El heredero del trono británico presenta el boletín meteorológico en un telediario de la BBC. Carlos de Inglaterra explica los efectos de la profunda borrasca que se posa sobre un mapa sinóptico en el que se indican, además de los territorios reales de las Islas Británicas, las residencias reales de Mey Castle, Dunfries House y Balmoral. Con humor y autoridad, cuando al improvisado hombre del tiempo le toca anunciar "posibles ráfagas de vientos sobre Balmoral", añade: "¿quién demonios ha escrito esto?". El realismo real del príncipe sin duda le permite competir con otros presentadores más agraciados físicamente. Los que ven al heredero de la monarquía hereditaria presentando el tiempo no se cuestionan si la monarquía es una forma de gobierno o de estado; como no se cuestionan si el heredero es elegido por cooptación, selección o porque sí; como tampoco se cuestionan si la soberanía popular está en el pueblo o en la monarquía. Sin ser telespectador, John Milton sí se lo cuestiona, cuando afirma que "no cabe duda que la gente tiene que estar loca o extrañamente obcecada para cifrar la principal esperanza de su fidelidad o seguridad común a una sola persona, que, caso de ser buena, no puede hacer más que otro hombre y, caso de ser mala, tiene el poder para hacer más daño que millones de otros hombres". Sin embargo, Samuel Johnson liga la conveniencia de la monarquía a la dimensión del país, asume que "el gobierno de un solo hombre puede no ser adecuado para una sociedad pequeña, pero es el mejor para una gran nación". Schopenhauer, en una línea naturalista, considera que "la forma monárquica de gobierno es natural a los hombres como lo es a las abejas, a las hormigas, a las aves migratorias, a los elefantes, a los lobos y a otros animales, todos los cuales designan a unos de ellos para que dirija sus actividades". La monarquía y los elefantes. Los elefantes están en peligro de extinción. Los mohicanos se extinguen. Los monarcas cazan elefantes y mohicanos. El tiempo preocupa más a los súbditos que a los monarcas. Son malos tiempos para los mohicanos... ¿y para los monarcas?

7 comentarios:

Milucho dijo...

Rojillo, os mohicanos son ancestros dos moinantes pero fan máis o indio.

estrella dijo...

Porque las cosas han mejorado un montón, que lo que el prícipenuncaserérey quería decir era: "qué le corten la cabeza al osado que se atreve a predecir viento en mis posesiones más queridas". Pero los súbditos ya no son lo que eran, ya no sobreentienden los deseos del monarca, ni ejecutan sus órdenes sin pensar.
Y totalmente de acuerdo con Milton, pobre de aquel que cifre su bienestar en solo una persona, hay que hacerlo en un@ mism@ y asi poder disfrutar de los demás sin exigirles nada.
bss

Orzogüei de Conil dijo...

¿Los Mojinos Escozíos vienen de los mohicanos?

Felipe dijo...

La encargada dice que prefiere al jefe mohicalvo que mohicano. Es su mejor chiste, es que es la encargada.

Bea dijo...

Felipe, Penúltimo de los Homohicanos, la Pocahontas de la foto tiene un aire con Belén en el pelo y con Berta en las tetas y las caderas, pero no van a hacer la india para llamar tu atención, si tú no espabilas y te haces un guerrero mohicano de verdad y solo te sigues fijando en el culo de los navajos, los cheyenes, los soldados federales o cualquier boy scout de excursión por la reserva.

Tus tres BBB
(Berta, Belén y Bea)

Funcio dijo...

Por eiquí chamámoslles "os últimos dos mohicanos" aos funcionarios históricos que entraron con aquel goberno tripartito, que foron sendo laminados discretamente dos seus postos na era fraguiana, que non foron repostos nos seus postos na era bipartita e que son mirados como pezas de museo na era da eficacia.

As veces pasan as señoras da limpeza e lles quitan o polvo. As veces... vexo mortos.

Nario dijo...

Funcio, mi madre me dice que, aunque yo entré con Don Manuel, no lo diga muy alto ahora.