La mirada feminista o femenina

miércoles, 2 de mayo de 2012

Es más importante la mirada femenina que la mirada feminista. La mirada feminista es conveniente para las mujeres machistas. La mirada feminista es indiferente para los hombres machistas. La mirada femenina es imprescindible para todos los hombres y mujeres. "Fue hermoso llevar la mirada feminista al 15-M", declara una indignada, una indignada cualificada, Carmen Toledo, sexóloga, treinta años, feminista de La Mancha emigrada a Malta (porque España era "un país que me estaba haciendo mucho daño"), que participó en el 15-M "organizando talleres sobre la estructura patriarcal y su importancia en el mantenimiento de las estructuras de poder". Indignada por la anestesia colectiva y los modelos machistas opresores, consideraba fundamental un "cambio de valores, donde primen la cooperación, el consenso, lo femenino (entendido como energía creativa, expansiva y horizontal)". La mirada femenina, focalizada. La mirada feminista, desenfocada. Indignada por la pasividad de los partidos y la estupidez de la clase política, asume que los principales errores del 15-M derivaban de las "luchas de poder... no me parecía una pérdida de tiempo estar tres horas discutiendo un tema, lo que me parecía una pérdida de tiempo era comprobar que sólo estábamos discutiendo por los egos y el dominio del discurso". En España, el 15-M se enfrentó a un gobierno progresista, que había hecho de la política y ley de apoyo a la mujer una de sus estrategias prioritarias, aunque no había pretendido "transversalizar la mirada feminista con perspectiva asamblearia", sino que había tenido en cuenta la mirada femenina con perspectiva revolucionaria. Creer que la revolución siempre está en las plazas es olvidar que a veces "la revolución se produce en callejones sin salida", como decía Bertolt Brecht.

7 comentarios:

Siro dijo...

Ella los hacía callar con la mirada.

Felipe dijo...

A mi jefe la mirada femenina de la encargada le importa un carajo, lo que le importa es la boca.

Berta dijo...

Felipe, Ciego de la ONCE, solo tienes ojos para tu chico y así te pierdes la posibilidad de mirarnos a nosotras y descubrir las bellezas de tres cuerpazos de escándalo (sobre todo uno).

Tampoco quieres que te miremos, aunque te tenemos más visto de lo que piensas, gracias a un pajarito que nos pasa fotos e información de por donde andas.

En la playa nudista pudimos ver que es normal que mires tanto a tu chico, que tiene más que mirar que tú, pero no debes avergonzarte, que se supone que crece cuando tiene que crecer.

Tus tres BBB
(Bea, Belén & Berta)

estrella dijo...

La mirada miope te impide ver claramente de lejos, pero de cerca se aprecian todos los detalles de las cosas,la feminista miope se pierde los avances conquistados y magnifica los aconteciminetos anecdóticos puntuales. La mirada hipermétrope desdibuja los contornos de cerca, pero mantiene la nitidez a larga distancia, la feminista hipermétrope no valora el cambio efectivo del papel de la mujer y revive continuamente lo que pasó en otras circunstancias.
Es cierto que las gafas bifocales son horrorosas, lo mejor un poco de ejercicio ocular, que también lo hay, prescindir de lentes correctoras, relativizar las cuestiones que tenemos encima y considerar la historia como historia.
En cualqueir caso, las causas monolíticas tienden a ser aburridas, tienden a sobrevalorarse y nos conducen al sectarismo y la disfución.
bss.

FUNCIO dijo...

POLA TÚA MIRADA, UN BICO.
POLA TÚA MIRADA, UN MUNDO.
¡QUE NON DARÍA EU POLA TÚA MIRADA!
¡QUÉ NON DARÍA EU POLA TÚA MIRADA, CONSELLEIRO, DA ALMA, CONSELLEIRO!

Nario dijo...

Funcio, hay amores que matan, hay miradas que matan.

P.D. Arregla lo de las teclas, que por escribir en mayúsculas no disimulas.

Lulú dijo...

Los argumentos que contraponen femenino o feminista son tan falsos como viejos. No son contrapuestos esos conceptos, son complementarios o incluso sinónimos.

En las mujeres está la felicidad y el placer. Lo de ellos es como mear, normalmente fuera del tiesto o de la taza.