El celo y el celo recaudatorio

viernes, 18 de mayo de 2012

Hay confusión con el celo. El celo en las hembras mamíferas es un periodo cíclico de la ovulación, cuando son receptivas sexualmente y por ello aceptan al macho o a los machos mamíferos. Durante el celo en las hembras se observan cambios fisiológicos y conductuales. El celo en las mujeres es diferente, pues, afortunadamente para los hombres, y para ellas mismas, la receptividad sexual no se limita al periodo de ovulación. Durante el celo en las mujeres se observan cambios fisiológicos y conductuales. En cualquier caso, el celo en las mujeres permite la procreación, la procreación permite el nacimiento de un contribuyente y aumenta el celo recaudatorio de Hacienda. El celo de la Agencia Tributaria, entendido como ahínco o afán recaudatorio, la ha llevado a remitir un borrador de la declaración de renta, no solicitado, a un bebé catalán de año y medio. El organismo estatal no lo hace ahora para recaudar inmediatamente, pues, según el borrador, al bebé habría que devolverle medio euro por unos intereses de menos de tres euros generados por una cuenta de ahorro abierta por sus padres al nacer el contribuyente; Hacienda lo hace para que el contribuyente sepa que está fichado y se vaya acostumbrando a que "Hacienda somos todos". No obstante, los tutores constatan un error tributario: "La cuenta genera intereses, pocos, pero los genera; en todo caso le tendría que salir a pagar, no a devolver, porque al ser un bebé no cotiza y no tiene retención alguna; no entendemos por qué le devuelven cincuenta y tres céntimos; en todo caso le tendría que salir a pagar; suponemos que será un simple error y que los intereses de esa cuenta los tendremos que declarar nosotros y no él, de manera que no tendremos la obligación de hacer su renta cada año; esperamos que se quede en una anécdota más, que el niño podrá contar cuando sea mayor; por el momento el papel del borrador le ha servido para hacer un bonito dibujo". Con el celo recaudatorio de este gobierno conservador, ¡qué se preparen los nasciturus!

2 comentarios:

estrella dijo...

Las mujeres, como hembras mamíferas que somos, tenemos ciclo y tenemos celo, y mientras antes lo asumamos, mejor para todos. Es la única forma de controlarlo, de no acostarnos con el primero que se nos pone por delate, de no enamorarnos como colegialas si nos susurran un te quiero, de no pegar gritos y repartir broncas por cosas que otros dias no nos harian reaccionar, de no tener que buscar excuss a las lágrimas fáciles de algunos dias, de retrasar o al menos racionalizar, las decisiones importantes. En definitiva, es reconocer la biología.
bss.
P.D.La mujeres celosas pueden ser muy peligrosas, y como dice Antonio Gala, si no hay motivos, actúan irracionalmente, y si hay motivos, no son celos, que son cuernos.

Rebe dijo...

El celo solo para envolver regalos.