Camisa blanca

viernes, 11 de mayo de 2012

La camisa blanca dicen que es "lo must de lo must" en la moda de esta temporada, por su versatilidad entre la formalidad y la informalidad. Frivolidad al margen, importan letra y fondo. Es cierto, querida Ana, que España, esa camisa blanca de mi esperanza, sufre otra vez la reseca historia que nos abraza con acercarse sólo a mirarla. Vuela raso esa paloma buscando cielos más estrellados, donde entendernos sin destrozarnos, donde sentarnos y conversar. En esa España, camisa blanca de mi esperanza, otra negra pena nos atenaza y deja plomo en las alas. Tengo, como tú, la impresión de que, aunque quisiera arrimar el hombro, pongo sólo palabras, que casi siempre acaban en nada cuando se enfrentan al ancho mar. Y es que en esa España, camisa blanca de mi esperanza, a veces madre, siempre madrastra, que, sobre el barro, tanto empuña clavel como navaja o espada, la muerte nos acompaña en nuestras cosas más cotidianas, y sólo ella nos hace a todos iguales, porque la igualdad cotidiana ha pasado a peor vida. Esa España, camisa blanca de mi esperanza, ya no es de fuera o dentro, pues se desprecia a los de fuera; ya no es dulce o amarga, es sólo amarga; ya huele más a incienso, otra vez a incienso, que a cal y caña. En esa España, camisa blanca de mi esperanza, otros, o los mismos perros con otros collares, ponen el desasosiego en nuestras entrañas, dicen que nos hacen libres pero sin alas, nos dejan el hambre y se llevan el pan. Aún así, esa España, camisa blanca de mi esperanza, como a ti, querida Ana, me tiene aquí y, aunque nadie me manda, quererla tanto me cuesta el alma. Asumo que en esa España, hecha a nuestra imagen y semejanza, hay bueno y malo en su estampa de peregrina a ningún lugar. Sin embargo, seguiré poniéndome la camisa blanca de mi esperanza, frente a los que vayan con la camisa negra, parda o azul, al estilo fascista, nazista o falangista, y frente a sus herederos con camisa blanca para traje de alta costura, que engañan sólo a los que se dejan engañar. Además, seguiré con la camisa blanca de mi esperanza, informal, sin esperar golpes de suerte, porque, como decía Nietzsche, "la esperanza es un estimulante vital muy superior a la suerte".

7 comentarios:

CALATRAVA dijo...

DESABOTONAR... ¡QUÉ VERBO!

Fan de Ana dijo...

Para mí lo que diga Ana Belén va a misa porque soy muy católico-practicante como ella, Víctor Manuel y su abuelo que fue picador allá en la mina.

estrella dijo...

"Tengo la camisa negra
hoy mi amor esta de luto
Hoy tengo en el alma una pena
y es por culpa de tu embrujo
Hoy sé que tú ya no me quieres
y eso es lo que más me hiere
que tengo la camisa negra
y una pena que me duele
mal parece que solo me quedé
y fue pura todita tu mentira
que maldita mala suerte la mía
que aquel día te encontré
por beber del veneno malevo de tu amor
yo quedé moribundo y lleno de dolor
respiré de ese humo amargo de tu adiós
y desde que tú te fuiste yo solo tengo…
tengo la camisa negra
porque negra tengo el alma
yo por ti perdí la calma
y casi pierdo hasta mi cama
cama cama caman baby
te digo con disimulo
que tengo la camisa negra
y debajo tengo el difunto
tengo la camisa negra
ya tu amor no me interesa
lo que ayer me supo a gloria
hoy me sabe a pura
miércoles por la tarde y t ú que no llegas
ni siquiera muestras señas
y yo con la camisa negra
y tus maletas en la puerta."
Porque las cosas y las camisas no son blancas o negras, sino qu

Felipe dijo...

Mi jefe usa camisas de sastrería de calle céntrica porque no hacen la talla 72 en ropa normal, las suele encargar de rayas también gordas, a veces parece el niño con el pijama de rayas pero del tamaño de una cebra preñada.

Belén dijo...

Felipe, Objeto del Poema, la Berta, que volvió zen y reconvertida a la fe después de pasar el fin de semana follando en una casa de turismo rural, leyó el post y pide que te enviemos este verso:

POR QUITARLE A FELIPE LA CAMISA
SOY CAPAZ YO DE VOLVER A IR A MISA

A nosotras nos parece un ripio horrible pero ella insiste.

Besos de Tus Tres BB + B
(Bea, Belén + Berta)

Funcio dijo...

Narito, la camisa blanca de la esperanza es como la de la foto, no como esas almidonadas duras que te pone tu santa madre, que, no es por faltar, pero pareces un funcionario del siglo pasado no, del anterior.

Nario dijo...

Funcio, siempre llevas los pantalones con la raya torcida y nunca te he dicho nada, eh!